Edición Impresa

Un nene de cinco años recibió una fuerte descarga tras tocar una caja de luz

La instalación de la EPE no tenía tapa, como lo exigen las normas. Esa falta se reproduce peligrosamente en varios sectores de la ciudad.  

Miércoles 01 de Octubre de 2014

Un niño de cinco años sufrió quemaduras graves por la explosión de una caja eléctrica que no estaba tapada en la puerta de un domicilio de Pellegrini 1214. Si bien sus familiares aseguraron que el niño está lúcido y compensado, por precaución se encuentra internado en terapia intensiva en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela.

La presencia de tapas de la luz abiertas, con cables al aire y en estado de total abandono, es una postal bastante frecuente de encontrar en las calles de la ciudad. Es más, una recorrida realizada ayer por La Capital en el área central detectó más de una decena de ellas. Como si esto fuera poco, enfrente del Hospital de Niños Zona Norte y a metros de juegos infantiles, la caja de luz que alimenta una columna de alumbrado público lucía ayer completamente abierta.

El accidente que tuvo como víctima al pequeño Mateo se desató en la madrugada de ayer, cuando el niño se encontraba junto a su familia en un bar.

"El estaba jugando con otros chicos afuera mientras nosotros cenábamos. Al parecer, introdujo un autito en la caja de luz, que se hallaba abierta y tocó un cable, lo que provocó una llamarada de fuego que lo quemó, lo pateó y lo dejó tirado en el piso. La descarga eléctrica se produjo en su mano, por lo que fue la parte del cuerpo más afectada", relató la madre del niño, Sabrina Olivero, en diálogo con La Capital.

"Mateo tiene un 15 por ciento del cuerpo quemado. Se trata de quemaduras profundas de grado B. Las zonas afectadas fueron el rostro, cuello, mano y antebrazo izquierdo", detalló la directora del Hospital Vilela, Stella Binelli.

. La profesional detalló que "las vías respiratorias no fueron dañadas por la inhalación de humo, ya que se trató de un fogonazo. El hecho de que el niño no requiera asistencia respiratoria mecánica es una buena señal. De igual manera, las primeras horas de internación son críticas, por lo que debe ser controlado de cerca", expresó Binelli.

Asimismo, agregó que ayer se le realizó en el quirófano una toilette quirúrgica bajo anestesia, a través de la cual se procuró limpiar los tejidos dañados. "Ahora estamos esperando que pasen las horas para ver cómo evoluciona y a partir de allí se analizará si es necesario proporcionarle una cirugía especial", manifestó.

Por su parte, la madre de Mateo recordó que "su hermano y su prima, que estaban junto a él en el momento del hecho, también sufrieron heridas, pero afortunadamente no fueron graves. Gracias a Dios Mateo está vivo. En ningún momento perdió el conocimiento. El mismo le preguntó al doctor qué le había pasado", dijo la mujer conmovida.

Acerca de a quién pertenecía la caja de luz a la que le faltaba la tapa, Olivero contó que "la dueña del bar aseguró que el comercio no tenía conexión con la misma y dijo que ésta formaba parte de la construcción de un geriátrico. La verdad es que nadie vino a hacerse responsable", detalló.

Aclaración de la EPE. A pesar de que en un momento se dijo que el accidente se había producido por el estallido de un transformador de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), la vocera de la empresa, Diana Antruejo, aclaró que "la EPE no posee un transformador en esa cuadra. El inconveniente se habría producido en la vinculación de la red de baja tensión con la instalación domiciliaria".

"La noche del accidente recibimos un llamado del sistema de emergencias 911 en el que se nos informó lo ocurrido. No es común que una caja de ese tipo ande explotando todos los días. Por norma vigente, éstas deben permanecer tapadas. Se está realizando un peritaje técnico, el cual llevará alrededor de 72 horas, para conocer con profundidad las circunstancias del incidente", señaló Antruejo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario