Edición Impresa

Un motín en una cárcel sacude a Venezuela: al menos 61 muertos

Las víctimas fatales se produjeron al chocar bandas rivales, según el gobierno. Familiares denuncian que fueron fusilados. El episodio se suma a otros anteriores similares.  

Domingo 27 de Enero de 2013

Al menos 61 presos murieron asesinados a tiros y golpes tras una requisa policial y una pelea entre bandas dentro de una cárcel del suroeste de Venezuela, en un nuevo episodio que evidencia la crisis del sistema penitenciario del país. La situación anoche en la prisión aún no estaba contralada, según admitió el propio gobierno. La versión oficial atribuye las muertes al choque entre bandas, pero familiares rechazaron esta información y aseguraron que los presos fueron acribillados luego de ser desarmados por militares y guardias penitenciarios. El gravísimo episodio se suma a varios anteriores muy similares. Las cárceles son uno de los puntos más oscuros de la Venezuela de Hugo Chávez, junto con la violencia criminal que azota al país.

El episodio ocurrió en el penal conocido como Uribana, ubicado cerca de la ciudad de Barquisimeto. Se desató en medio de una requisa en busca de armas. Aunque no había cifras oficiales de fallecidos, medios locales contabilizaban anoche al menos 61 muertos y 120 heridos, según datos del diario El Universal que cita a Ruy Medina, director del Hospital de Barquisimeto.

Aunque la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, no quiso dar una cifra de muertos, detalló que hubo heridos por armas blancas y muertes por armas de fuego y explosivos. Una fuente de esa dependencia agregó que entre los muertos "hay muchos muertos por cuchillo, es una guerra entre "pranes" (apodo de los cabecillas de bandas criminales)". La ministra Varela admitió que la situación dentro del penal no estaba aún controlada. "Falta por controlar toda el área de reclusión. El grueso del recinto es lo que falta aún por evacuar y es donde estamos concentrando el trabajo", indicó Varela. Familiares de los reos calificaron de "masacre" lo ocurrido y responsabilizan directamente a la ministra. La madre de uno de los reclusos muertos, María Duin, señaló que los internos fueron sorprendidos por los efectivos militares, quienes les dispararon a mansalva luego de haberles quitado las armas.

El penal de Uribana tiene una capacidad para 850 reos, pero su población activa era al momento del incidente de 1.427, según el sitio web del Observatorio Venezolano de Prisiones, una organización no gubernamental.

En las puertas del hospital de Barquisimeto, las autoridades anunciaban los nombres de los fallecidos para que los familiares pasaran a identificar los cadáveres. "Ellos no son perros, no son animales, son personas. Más animales son los señores de la Guardia Nacional", acusaba Angelia Ibarra de 42 años, mientras esperaba noticias sobre su hijo de 25 años.

La cárcel de Uribana es considerada una de las más violentas de Venezuela, que sufre motines y la muerte de presos cada año mientras muchos de sus penales se saturan cada vez más de reos que conviven en condiciones de extremo hacinamiento.

"Hubo una situación de confusión trágica que nosotros lamentamos, lamentamos mucho", dijo el vicepresidente Nicolás Maduro. "Internamente, en el gobierno hemos ordenado una investigación, un informe de manera inmediata de lo que allí aconteció", añadió.

Casi 50.000 reclusos se reparten en las 34 cárceles venezolanas, que fueron construidas para menos de un tercio de esa población, según grupos locales de derechos humanos. Las cárceles venezolanas son conocidas por la facilidad con la que los reos acceden a armas, drogas, teléfonos celulares e Internet.

"¿A quién le van a echar la culpa de esta nueva masacre en una cárcel de nuestro país? Gobierno incapaz e irresponsable", escribió el ex candidato presidencial opositor Henrique Capriles en Twitter. "Hemos estado conversando vía telefónica con algunos familiares de los presos, reina la confusión", agregó Capriles, y se preguntó "¿Cómo entran fusiles, granadas, armamento a una cárcel? Le mintieron al país diciendo que la crisis penitenciaria se había superado".

El coordinador del principal partido Primero Justicia, Julio Borges, informó que desde que Iris Varela asumió el Ministerio para Asuntos Penitenciarios 723 presos han sido asesinados. Varela tomó el cargo el 26 de julio de 2011.

A mediados de 2011, el gobierno tuvo que enviar unos 5.000 soldados para controlar un motín en la cárcel El Rodeo, cercana a Caracas. El motín duró varios días y los disparos podían escucharse en buena parte de Caracas. Un año más tarde las autoridades se vieron forzadas a cerrar una prisión en la capital. Sólo meses después, un enfrentamiento entre reos en una prisión al sur de Caracas dejó 25 muertos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS