Edición Impresa

Un mapa de la ciudad hecho a mano alzada

El dibujo a mano alzada es una de las primeras tareas que deben sortear los alumnos que, de a cientos, ingresan cada año a la Facultad de Arquitectura de la UNR. Históricamente las producciones no tenían más destino que el archivo, sin embargo a partir de 2011 un grupo de profesores llevó otra propuesta. "La idea siempre fue unir el dibujo analógico con la reflexión sobre el patrimonio arquitectónico de la ciudad, pero a partir de un convenio con la Secretaría de Planeamiento del municipio empezamos a relevar distintos sectores de la ciudad para armar un archivo, una especie de mapa de sectores emblemáticos de la ciudad", cuenta Santiago Pistone, titular de Expresión Gráfica I de la facultad.

Sábado 27 de Septiembre de 2014

El dibujo a mano alzada es una de las primeras tareas que deben sortear los alumnos que, de a cientos, ingresan cada año a la Facultad de Arquitectura de la UNR. Históricamente las producciones no tenían más destino que el archivo, sin embargo a partir de 2011 un grupo de profesores llevó otra propuesta. "La idea siempre fue unir el dibujo analógico con la reflexión sobre el patrimonio arquitectónico de la ciudad, pero a partir de un convenio con la Secretaría de Planeamiento del municipio empezamos a relevar distintos sectores de la ciudad para armar un archivo, una especie de mapa de sectores emblemáticos de la ciudad", cuenta Santiago Pistone, titular de Expresión Gráfica I de la facultad.

Así nació "Pintá tu aldea", un proyecto de extensión de la cátedra integrada por Patricia Barbieri, Hermán Ghilioni y Pistone con los trabajos de los alumnos de primer año y de la materia optativa Urban Sketch realizada junto con el arquitecto mejicano Norberto Dorantes López.

La iniciativa busca que los alumnos puedan investigar, promover y representar el patrimonio edilicio rosarino a partir del boceto exterior. Y, con tres años de desarrollo, ya se alcanzó un bellísimo relevamiento de distintos fragmentos urbanos y tramos patrimoniales de la ciudad.

En grandes piezas panorámicas o en pequeños cuadernitos poblados de detalles, con los grises que permite el grafito o coloreadas con acuarela, la colección suma una innumerable cantidad de dibujos del barrio Inglés, el pasaje Monroe, el pasaje Pam, los alrededores del viejo edificio de la Aduana, el parque Independencia, el Monumento a la Bandera o la iglesia catedral.

Las producciones ya se expusieron en la facultad, en el centro municipal de distrito Antonio Berni y también se ensamblaron en formato de video para ser utilizadas como fondo de pantalla en los monitores de los espacios de espera de las oficinas.

A fin del año próximo, la apuesta es poder montar en formato de producción web un o una galería de imágenes un gran mapa de sectores emblemáticos de la ciudad dibujados a mano alzada.

Pistone defiende con énfasis el proyecto. "Muchos de nuestros alumnos no son de Rosario y no conocen el patrimonio de la ciudad y muchos de los que nacieron aquí tampoco. Con esta experiencia no sólo adquieren destreza en el manejo de una herramienta como el dibujo manual, sino que pueden revalorizar esos edificios cercanos por los que quizás han pasado a diario. No se trata de salir a dibujar ingenuamente".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario