Edición Impresa

Un ladrillazo en el parabrisas

Gabriel es otro camionero de Casilda y recuerda a La Capital lo vivido tiempo atrás, una jornada, a las 9, en la que tuvo "un viaje de terror".

Martes 03 de Septiembre de 2013

Gabriel es otro camionero de Casilda y recuerda a La Capital lo vivido tiempo atrás, una jornada, a las 9, en la que tuvo "un viaje de terror".

"Me tiraron un ladrillazo al parabrisas y me lo rajaron todo. Esto fue subiendo a Circunvalación desde Ayolas, saliendo ya vacío desde la terminal VI, incluso antes ya me habían tirado piedras en esa misma semana", apunta Gabriel.

"De atrás de un volquete y justo después de un pozo un tipo de unos 25 años se me plantó de frente, mientras otros se me pusieron a la altura de las boquillas. En ese momento, me tiraron el ladrillo", destacó el conductor antes de marcar que "la policía brillaba por su ausencia".

"¿Si tenemos miedo de ir a playa Pérez? Sí, obviamente", resaltó. Las consecuencias quedaron a la vista: 1.500 pesos fue el costo de un parabrisas nuevo. Según los camioneros, el riesgo es mucho, tanto como el que la compañía de seguros o el dador de carga no les cubra lo que pierden con la apertura de las boquillas, ya que la cobertura es por la rotura del vehículo.

La playa de Servicios Portuarios tiene capacidad para 500 vehículos de gran porte. En la temporada de cosecha con pico entre abril y mayo, la rotación entre Pérez y la unidad VI hace que transiten por allí hasta 1.500 unidades diarias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario