Edición Impresa

Un joven denunció que la policía le robó dinero al allanarle la casa

Buscaban a su hermano, implicado en un robo, pero no lo encontraron. Dice que le llevaron $ 1.290. Tras el operativo se encadenó a la comisaría 14ª para reclamar la devolución de la plata.

Sábado 10 de Marzo de 2012

Fernando Palacios se encadenó la mañana de ayer a las puertas de la seccional 14ª para que le "devuelvan la plata" que, según contó, le sustrajeron los uniformados que llegaron a su casa de Felipe Moré al 400 para realizar un allanamiento que describió como "irregular" y en el cual buscaban elementos presuntamente robados. Fue un grupo de policías "sin orden de allanamiento", según dice el muchacho, el que entró a su casa en busca de un "tal Pelado que yo no conozco", pero que luego admitió que es su propio hermano y que en ocasiones se hace presente en la vivienda para esconderse.

Palacios y su mujer Adelma viven junto a sus tres hijos en una de las tres casas del pasillo que se encuentra en Felipe Moré 475, en el barrio Ludueña Sur. Las otras dos viviendas del condominio son ocupadas por los padres del muchacho, cuya mamá vende ropa y tiene un kiosco al frente de la propiedad, y por un tío de la familia.

Encapuchados. La mañana de ayer, alrededor de las 8, Fernando volvía a su casa tras llevar a su hija menor a la escuela. Entonces se encontró con dos patrulleros y tres autos sin identificación en la puerta del pasillo. Momentos antes, al lugar ya habían entrado tres efectivos de la seccional 14ª y cuatro efectivos del Grupo de Infantería de Respuesta Inmediata (Giri) que no tuvieron en cuenta que dentro de la casa dormía Lucas, otro de los hijos de Palacios.

La orden de allanamiento había sido librada por la jueza de Instrucción María Luisa Pérez Vara y estaba enmarcada en la captura de un menor apodado Pelado al que buscaban como coautor de un robo a mano armada en perjuicio de una mujer y ocurrido en Fhür y Larrea el 25 de enero pasado. El chico, que es menor de edad, se desplazaba entonces con otro al que se conoce como Buba. Por "información recabada en la calle", los pesquisas supieron que el Pelado vivía en el pasillo de calle Felipe Moré, ante lo cual pidieron la orden judicial correspondiente para requisar el lugar.

Al entrar a la vivienda por la fuerza los efectivos se encontraron con el atemorizado niño que se despertó sobresaltado y a quien le preguntaron por el adolescente buscado: "Les dije que no estaba, que no vivía acá", dijo Lucas aún nervioso a este cronista. Y agregó: "No me apuntaron con el arma. Y cuando me vieron, una de las chicas policías dijo que yo era un niño y me levantaron de la cama para preguntarme muchas cosas".

El operativo había comenzado en la casa de María Angélica Leguiza, la madre de Fernando y el Pelado, quien vive en la parte de adelante del pasillo. "A las siete y media escuché unos ruidos de vidrios rotos, salí al pasillo y lo ví a mi hermano - que vive en otra de las casas del condominio- rodeado de tres encapuchados que lo apuntaban pero no le decían nada. Entonces entraron a mi casa y me revisaron todo, también me quisieron sacar la plata que yo tenía, unos 300 pesos, pero les dije que no la tocaran y me la devolvieron", dijo la mujer muy tranquila, como quien conoce sus derechos.

Todo dado vuelta. Luego del allanamiento en la casa del frente los uniformados entraron a la vivienda de Fernando Palacios. "Me rompieron todo y me vaciaron los cajones del ropero. Cuando se fueron busqué la plata que tenía y vi que faltaban 1.290 pesos que yo había ahorrado porque en el invierno no tengo mucho trabajo como jardinero y tengo que usar mi auto para trabajar como fletero o remís trucho. Pero como eso no me alcanza para vivir, esa era plata ahorrada para eso", contó el hombre encadenado en la seccional de Marcos Paz y Provincias Unidas.

"Hasta que no me devuelvan la plata, de acá no me voy", dijo enfurecido ante la presencia del mismo jefe de la comisaría, Ariel Zancochia. Fernando es flaco, esmirriado y está muy seguro de lo que hace y dice, tiene lejanos antecedentes penales de sus tiempos de menor de edad, pero actualmente dice que trabaja "a pulmón, todo el día", asegura y se golpea el pecho.

La cuestión es que al notar el faltante de dinero, el muchacho se dirigió a Tribunales a buscar un abogado que le habían recomendado. Pero no lo ubicó. De allí fue directamente a la comisaría y se quedó en una de las ventanas, rodeado por una gruesa cadena y un candado grande.

"¿Por qué no van a buscar a los que venden droga por Felipe Moré? No tienen nada que hacer que me buscan a mí, que trabajo todo el día junto con mi mujer. No tengo antecedentes y solo pienso en mi familia y trabajar y lo que tengo lo gané a pulmón y por derecha", vociferaba a quien pasara por la seccional. Y de paso tiraba un par de datos: "Siempre veo al Comando ahí, en mi barrio, cobrando la coima a los narcos".

La otra vez. No es la primera vez que la familia Palacios tiene problemas con los allanamientos realizados en busca del Pelado. En enero, María Angélica Leguiza soportó un operativo en el que la policía buscaba en su casa ropa robada. "Yo compro y vendo ropa, pero no es robada. Vino la policía y no me pudo hacer nada", dijo molesta.

Con el transcurrir de las horas, el comisario Zancochia envió las actuaciones del allanamiento realizado a la División Judiciales de la Jefatura para que se investigue el accionar de los uniformados de su seccional. Además, conversó con Fernando Palacios para que deponga su actitud.

La charla fue tranquila y el hombre encadenado reconoció que el joven buscado era su hermano. "Siempre tengo problemas por él, pero yo no tengo nada que ver con lo que el hace", confesó. Tras ello sacó de su bolsillo las llaves para abrir el candado y poner fin a su atadura a la ventana de la seccional. "La plata ya no va a aparecer, pero yo les voy a poner un abogado", dijo muy seguro Palacios.

Requisa

Fuentes de la División Judiciales de la Jefatura aseguraron ayer que tras la denuncia de Fernando Palacios se requisó a todos los policías que intervinieron en el allanamiento y los móviles usados y que no se encontró el dinero presuntamente robado. No obstante, el vocero dijo que la investigación sigue adelante.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario