Edición Impresa

Un grupo, un líder y un sueño cumplido

La ansiada vuelta olímpica llegó después del partido. Ese fue el momento en que los jugadores coparon la escena y comenzaron a tener un papel destacado en los festejos.

Lunes 24 de Junio de 2013

La ansiada vuelta olímpica llegó después del partido. Ese fue el momento en que los jugadores coparon la escena y comenzaron a tener un papel destacado en los festejos. Quince minutos antes del pitazo final de Carlos Maglio, ya se había dispuesto un importante dispositivo de seguridad que permitió que la celebración se desarrolle con tranquilidad y sin interferencias. Nadie cruzó la línea de los agentes de vigilancia y eso permitió una zona limpia para un acto químicamente puro en el que el plantel se unió con los hinchas para elevar un solo grito: “Dale campeón”.

   Una vez que la caída con Argentinos pasó al recuerdo, los futbolistas formaron una ronda como rito de inicio. Tras un par de giros, el grupo emprendió la vuelta olímpica entre risas, abrazos y felicitaciones. En medio de la marcha, se lo veía a Maxi Rodríguez colgarse arriba de Mateo y algo parecido hizo Bernardi sobre Heinze, que venía más atrás. Con Scocco, Urruti, Cristian Díaz y Villaba exponiendo sus pelos teñidos. Todo cada vez más descontracturado.

   Cuando llegaron a la altura del vestuario local, detuvieron el tránsito y los jugadores se colocaron unas camisetas blancas que rezaban “Orgullo + Gloria = NOB 2013”. Ahí mismo, salieron al campo de juego los hijos con otras casacas que exhibían: “Yo vi a mi papá campeón”. Las imágenes comenzaban a generar cada vez mayor intensidad emocional, con un fuerte acento familiar, sobre todo en los primeros minutos.

   Luego, el conductor de la ceremonia invitó a los jugadores a recibir las medallas de premiación y la Copa Juana Azurduy en el stand que armó uno de los sponsors del torneo. Fueron nombrando de a uno, y a las 17.25, cuando ya estaban todos arriba, un organizador le otorgó el trofeo a Bernardi, que lo levantó con sus brazos, con la emoción dominando su rostro y una lluvia de papelitos rojos y negros de fondo que cubría la acción.

   Lucas se acercó inmediatamente al resto de sus compañeros, que explotaron de alegría y en medio de cánticos que emanaban de las cuatro tribunas se fueron pasando el trofeo unos a otros provocando un delirio en el Coloso. Mientras tanto, Martino seguía todo con mucha atención desde el centro del campo de juego, junto a su cuerpo técnico.

   Ya con la Copa en las manos, terminaron la vuelta olímpica, cada vez más sueltos, cada vez más cómplices con los hinchas. En ese pasaje, lo fueron a buscar al Tata en el círculo central, y allí el estadio aplaudió de pie, a manera de señal de gratitud y merecida reverencia, y naturalmente salió otra vez: “No se va, el Tata no se va...”.

   Más tarde, los jugadores se subieron al travesaño del arco que se recuesta sobre la popular local y Bernardi, que se convirtió también en el capitán de la fiesta, tomó el micrófono y comenzó a caminar la cancha y buscar compañeros para establecer diálogos con los simpatizantes que habían abarrotado el estadio desde muy temprano.

   Entre chicanas y bromas, los jugadores se unieron para tirar hacia arriba a Bernardi, y luego hicieron lo mismo con Martino, quien no es muy proclive a estas cosas pero ayer se entregó a la felicidad que mostraban sus dirigidos. 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario