Edición Impresa

Un ex magistrado y otro martillero, acusados de desviar fondos judiciales

El martes pasado se produjo el llamado a indagatoria del ahora jubilado juez Jorge Scavone, quien fuera titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 1 de Rosario hasta 2010.

Lunes 26 de Agosto de 2013

Un ex juez civil y comercial de Rosario y otro martillero quedaron la semana pasada formalmente acusados de participar de la asociación ilícita a través de la cual se orquestaba el desvío de fondos judiciales inmovilizados del Banco Municipal de Rosario. Se trata de un desprendimiento del escándalo que salió a la luz a fines de 2012, donde otro magistrado del mismo fuero, su secretario, dos abogados y un martillero están procesados por varios delitos económicos tras hallarse pruebas suficientes de que pergeñaban procesos ejecutivos falsos y libraron oficios a través de los cuales absorbieron 1.050.000 pesos de la entidad crediticia.

El martes pasado se produjo el llamado a indagatoria del ahora jubilado juez Jorge Scavone, quien fuera titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 1 de Rosario hasta 2010.

Aunque se abstuvo de declarar, la jueza de Instrucción Nº 12, Mónica Lamperti, le notificó formalmente que está sospechado de integrar una asociación ilícita, de falsificar documentos públicos, de estafas reiteradas y defraudación, entre otros graves delitos.

También fue indagado e imputado de integrar el grupo y realizar maniobras defraudatorias el martillero David B., yerno de Oscar K., procesado de ser jefe del grupo y quien permanece como único detenido en la causa. Esta persona reconoció que cobró dos oficios, pero que desconocía su origen.

La acusación contra esas dos personas potencia la polémica y gravedad institucional del escándalo de las estafas por el desvío de fondos judiciales inmovilizados, que se ventiló cuando el Banco Municipal advirtió acerca de las maniobras se realizaban desde el Juzgado Civil y Comercial Nº 17, a cargo del Alejandro Pedro Martín (ver aparte).

No obstante, y frente a una ampliación de la denuncia del Banco Municipal radicada en diciembre, se sumaron datos que involucraron a los mismos protagonistas, pero que triangularon los desvíos de fondos a través del Juzgado Civil y Comercial Nº 1, a cargo de Scavone entre julio de 1984 y diciembre de 2010.

Esa denuncia hacía referencia a 18 oficios falsos librados en 2010 para el cobro del remanente de juicios ejecutivos, en los cuales luego se verificó que las órdenes de pago no coincidían con los expedientes en poder del banco, ya cerrados, y cuya deuda había sido saldada con el acreedor correspondiente.

En muchos de esos juicios quedaba un saldo que fue cobrado de manera irregular. Los oficios llevan, en su mayoría, la firma Scavone, que fue peritada y se confirmó su autenticidad.

Pero cuando éste se jubiló, también Martín y el secretario del juzgado vacante firmaron en suplencia uno de los oficios librados en marzo de 2011.

Con esos antecedentes, y luego de acumular documentos que sustentan las sospechas de maniobras parecidas a las perpetradas en el juzgado de Martín, ahora el ex magistrado fue llamado a declaración indagatoria junto a un martillero que trabajaba con Oscar K.

En el banquillo. Scavone llegó el martes a Tribunales tras ser citado a declaración indagatoria, se abstuvo de declarar porque no había designado un defensor particular y prometió ampliar la indagatoria esta semana, según pudo confirmar este diario.

Igualmente, quedó formalmente acusado de los delitos de estafa y falsificación de instrumento público, además de integrar la asociación ilícita.

En tanto, el martillero (yerno de Oscar K.), sí accedió a responder preguntas en la declaración indagatoria.

Dijo que se limitó a realizar la gestión para cobrar solamente dos oficios, que desconocía su origen y que entregó el dinero a su suegro, que le había encomendado la tarea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS