Edición Impresa

Un domingo sin margen de error

 Como era previsible, Argentina perdió el punto de dobles y está abajo 2-1 la serie con Brasil. Hoy se define con Mayer ante Souza y Delbonis frente a Bellucci.

Domingo 08 de Marzo de 2015

Ninguna sorpresa, lejos muy lejos de un batacazo. Daniel Orsanic cambió la pareja para intentar el milagro, pero fue en vano. Carlos Berlocq ingresó en lugar de Federico Delbonis y aunque jugó un gran partido fue limitado lo que el equipo argentino pudo hacer ante la jerarquía de Marcelo Melo (número tres del mundo) y Bruno Soares (12º). Podrán buscarse atenuantes, como el flojo debut de Diego Schwartzman en estas lides, pero la argumentación del resultado de ayer tiene sus puntos sustentables, fundamentalmente, en la clara superioridad previa de la dupla brasileña, que hace 5 años que no pierde y sólo cayó una vez en diez presentaciones. Melo y Soares derrotaron a Berlocq y Schwartzman por 7/5, 6/3 y 6/4, y Brasil se impone ahora a Argentina 2 a 1 en los octavos de final de la Copa Davis. Hoy, a las 11 (televisa TyC Sports), Leonardo Mayer se enfrentará a Joao Souza y a segundo turno Delbonis luchará por lo que se supone será el punto decisivo de la serie ante Thomaz Bellucci. Eso, claro, siempre y cuando el Yacaré Mayer cumpla con los pronósticos y venza a Souza en un partido que aparece como de desenlace favorable.

   El dobles era el punto más desigual de los cinco. Se sabía que sólo un batacazo de proporciones podía entregarle el triunfo a Argentina frente a una dupla casi invencible que, como antecedente más impactante, tiene haber vencido a los mellizos Bryan en Estados Unidos.

   Salvo la paridad del primer set, en el que a los brasileños les costó acomodarse al clima externo y a la cancha (muy lenta para ellos) y el inicio del segundo set, cuando Berlocq y Schwartzman quebraron por única vez el saque rival (a Soares) para ponerse 2-0 arriba, no hubo equivalencias. Simplemente, como se preveía, todo dependía de Melo y Soares; lo bueno y lo malo.

   Pasado el dobles, sin lamentos ni exageraciones porque no sucedió nada que no fuera previsible, los partidos de singles de hoy asumen el protagonismo, que en realidad ya habían adquirido al final de la jornada del viernes, y suponen una lucha mano a mano y con margen cero en el quinto punto.

   Si todo es convencional, Mayer debería igualar la serie porque es superior y porque su rival arrastra un desgaste significativo después de batallar cinco horas con Berlocq. De hecho, el brasileño jugó el viernes el primer partido de su carrera con semejante extensión y tantos sets.

   Traspasado ese escalón, aparecerán en escena un combo de situaciones que deberían alejar los aspectos meramente tenísticos para darles paso a los temperamentales. Se sabe que en el tenis la cabeza es tan importante como el juego mismo y hasta el más pintado se vio en apuros e inclusive perdió partidos en los que era favorito, pero en los que existieron componentes externos que entorpecieron sus capacidades.

   Y ahí es donde aparecen especulaciones de todo tipo que ya quedaron expresadas el viernes tras la floja tarea de Berlocq ante Souza. Si Charly no hubiera perdido un partido ganable y prácticamente ganado en el cuarto parcial cuando se imponía por dos sets a uno, 3/1 y 15/40 con el saque de Souza, aquí se estaría escribiendo que Argentina tendría todas las chances de cerrar la serie con el primer choque de esta mañana y el dobles se habría transformado en un dato meramente estadístico. Pero no, no es tan sencillo, más bien es complicadísimo.

   En el quinto punto, Delbonis, sin rodaje en la serie y con la necesidad de afrontar un partido mentalmente estresante, se la jugará ante Bellucci, que no es un tenista que sobresalga por su temperamento, pero supera escandalosamente a Delbonis en experiencia.

   Mientras el zurdo de Tiete tiene una foja de 28 partidos individuales por la Ensaladera de Plata, el zurdo bonaerense jugará su primer partido en singles en la Davis.

El único antecedente de Delbonis en la Davis fue el dobles por la permanencia de 2014 frente a Israel. Junto a Horacio Zeballos perdieron con Jan Erlich y Andy Ram en cinco sets.

   En lo que va de 2015, Federico perdió más de lo que ganó: 4 victorias contra 5 derrotas. Y a Bellucci le va peor: 3 triunfos y 6 caídas. Entre ellos, el argentino aventaja al brasileño por 3 a 2, pero el paulista ganó los últimos dos (ver infografía). Siempre jugaron partidos bastante parejos, pero esta será una historia totalmente diferente.

   El dato que los diferencia y preocupa, por ahora, es la experiencia de Bellucci, pero nada mejor que ponerse el traje de héroe en la Copa Davis justo el día del debut.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario