Edición Impresa

Un cuerpo de elite fantasmal para hacer cumplir la ley a los muertos

Cine: "R.I.P.D. Policía del más allá". Jeff Bridges y Ryan Reynolds encabezan el reparto de esta singular comedia que se estrena mañana en los cines rosarinos.  

Miércoles 18 de Septiembre de 2013

Un purgatorio futurista fuerza a dos actores tan distintos como Jeff Bridges y Ryan Reynolds a compartir las misiones del "R.I.P.D. Policía del más allá", un escuadrón póstumo a la caza de alienígenas en el que el humor, la acción, la ciencia ficción y el western tienen cabida bajo la dirección de Robert Schwentke.

El contraste actoral y generacional entre el veterano y prestigioso Bridges y el sex symbol Reynolds es la gran atracción con la que cuenta este filme, una suerte de cruce entre "Hombres de negro" y "Ghost". Basado en el cómic de Peter M. Lenkov, tiene como protagonistas a dos policías enviados por el R.I.P.D, el Departamento de Policía del Más Allá con la misión de proteger al mundo de los vivos de una serie de almas destructivas que se niegan a marcharse pacíficamente al otro mundo.

El veterano sheriff Roy Pulsifer (Jeff Bridges) ha dedicado su vida al Departamento de Policía del Más Allá, siempre siguiendo la pista de seres monstruosos disfrazados de personas comunes y corrientes. Su objetivo es detener y llevar ante la justicia a unos delincuentes muy especiales que intentan escabullirse del Juicio Final escondiéndose entre los incautos habitantes de la Tierra.

Desde el momento en que el Roy se ve obligado a trabajar con el prometedor y nuevo detective Nick Walker (Ryan Reynolds), los dos compañeros deberán superar sus diferencias laborales para lograr el objetivo del R.I.P.D. Pronto descubren un plan que podría acabar con la vida en el planeta y tendrán que ocuparse de restablecer milagrosamente el equilibrio cósmico.

Pero, ¿qué gana el novato involucrándose en semejante aventura post mortem? Es que Nick descubre con horror que en realidad ha muerto en la flor de su edad y su carrera. Su ingreso al singular cuerpo de policía, donde deberá permanecer al menos cien años, se permitirá descubrir quién fue su asesino, pero también deberá soportar a Roy y sus métodos, que está en la fuerza desde el 1800. Claro que en el mundo real todo tiene su costo: a los ojos de los mortales Roy tendrá el aspecto de una detective rubia y despamanante y Nick, el de un oscuro y anciano detective.

Según contó Bridges a medios estadounidenses se comprometió con este trabajo por varias razones, especialmente por la sorpresa que le provocó el guión y porque se trataba de una comedia, un género en el cual se siente cómodo. "Me encanta hacer comedia cada vez que tengo una oportunidad. Esta propuesta fue un golpe y un poco loca desde el principio, así que pensé que sería algo divertido. Y casi sentía que podía hacer lo que quería desde el principio. Esa fue mi motivación, es decir, ir a trabajar en algo que realmente te estimula de una y otra manera",

En ese sentido añadió: "Recuerdo que cuando alguien me alcanzó el proyecto, no terminaba de entender de qué estaban hablando. Luego leí el guión y tenía que releer una o dos páginas y me preguntaba «¿Acabo de leer lo que leí?» Es muy extraño, y me atraen las cosas que son extrañas. Esas el el tipo de películas que me gusta ver", confesó.

La reunión en el set con Reynold no podría habar sido mejor. De acuerdo a Bridges entablaron inmediatamente una relación de empatía con el joven intérprete. "La química es un poco difícil de falsificar. Y se puede ver que nos llevamos bien de verdad tan pronto como nos conocimos y pasamos muy buenos momentos juntos haciendo esta película. El hace un gran trabajo en esto, y tiene no sólo lo necesario para hacer una comedia, sino también el timing necesario para el romance, el drama y la acción".

Una vida en el cine. Bridges comenzó a trabajar en cine en 1970 y a lo largo de los años filmó más de ochenta películas. Algunas fueron verdaderos tanques como "Los fabulosos Baker Boys" o "Temple de acero", con "El gran Lebowski", en el medio que lo ubicó en un tipo de personaje singular y complejo. Con todo ese bagaje el actor opinó que hoy el cine está necesitando algunas películas de presupuesto medio, además de destacar la influencia de la tecnología.

"El gran cambio es que ya no están haciendo cámaras de película. Panavision (la marca tradicional de la industria) así que se actualmente se impone lo digital. Y por alguna razón, parece que están haciendo más de estas películas con 200 millones de dólares de presupuesto. Recuerdo que hace unos años me quedé muy impresionado con «Once». Me gustó mucho eso. Creo que la hicieron que por alrededor de 100 mi dólares y pensé que habían utilizado muy bien su dinero. Lo que falta ahora, sin embargo, es ese tipo de películas de presupuesto medio que son un poco difíciles de conseguir".

El actor, que se destacó en infinidad de filmes con los más diversos personajes, declaró que sus planes para el futuro son bastante simples, casi como él mismo prefiere definir su perfil de actor. "No tengo demasiados planes estipulados. Sé que quiero seguir haciendo más música. Tengo temas para un par de álbumes con canciones que me gustaría compartir. En cuanto a las películas, sólo quiero continuar lo que he estado haciendo hasta ahora: trabajar con personas estupendas está sin dudas en mi agenda, y por supuesto hacer historias que me interesan. No soy uno de esos tipos que piensan «Tengo que hacer de George Washington». Yo no pienso de esa manera, yo soy más de un contra golpeador", definió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS