Edición Impresa

Un colectivero está gravísimo tras ser atacado por dos pasajeros

La brutal agresión a un chofer de la línea 113 registrada en la madrugada de ayer desató un paro de diez horas de duración por parte de los colectivos que pertenecen a la Semtur (Sociedad del...

Viernes 24 de Mayo de 2013

La brutal agresión a un chofer de la línea 113 registrada en la madrugada de ayer desató un paro de diez horas de duración por parte de los colectivos que pertenecen a la Semtur (Sociedad del Estado Municipal para el Transporte Urbano de Rosario). El conductor, que permanece en la terapia intensiva del Sanatorio Laprida con pronóstico reservado, fue atacado a golpes de puños por dos jóvenes a los que, aparentemente, se negó a trasladar porque estaban alcoholizados. En la Secretaría de Servicios Públicos del municipio , por su parte, no recordaban otro antecedente de este tipo de situaciones violentas.

A pocos minutos del hecho, un móvil del Comando Radioeléctrico detuvo a los presuntos autores de la embestida, que quedaron a disposición del juez acusados de lesiones gravísimas.

De acuerdo al parte policial, eran las 2 de ayer cuando el interno 82 de la línea 113 llegó a Génova y Leguizamón, en barrio Arroyito. Al volante del coche iba Jorge Brex, de 57 años.

Según declararon dos testigos en la comisaría 9ª, el chofer detuvo el colectivo sobre la ochava frente a la seña de dos jóvenes y un momento después se encontró en el centro de una feroz pelea en la vereda. El colectivero cayó al piso y sus atacantes lo siguieron golpeando y pateando.

"Aparentemente, el conductor tuvo una discusión con uno de los chicos al que se negó a llevar. Hubo un entredicho de palabras y, después, lo tomaron a golpes de puño debajo del colectivo", confió una fuente policial que, además, negó rotundamente la hipótesis de un intento de robo como hecho desencadenante del ataque.

Entre los compañeros de Brex y los funcionarios de la Secretaría de Servicios Públicos circularon también otras versiones: un asalto frustrado, una discusión a bordo del ómnibus y que los atacantes habían subido y obligado a descender al chofer a empujones. Nada se descartaba.

Varias fuentes indicaron que, al momento del ataque, el colectivo no trasladaba pasajeros. Por lo cual, los pocos testigos del hecho apenas pueden dar cuenta de lo ocurrido en la calle. "El resto son sólo hipótesis", explicaron.

Lo que no deja lugar a dudas son las consecuencias de la golpiza. El colectivero llegó al sanatorio inconsciente, con múltiples fracturas en el rostro y posibles daños neurológicos.

El parte médico matinal enumeró, entre otros daños, fracturas en el seno frontal derecho, del tabique nasal y hundimiento del seno maxilofacial, además de traumatismos, múltiples, cortes y hematomas.

El responsable del centro asistencial, Raúl Piñesky, confió en que se necesitarán 24 horas para evaluar el daño neurológico, pero además demandará una cirugía facial reconstructiva. Al cierre de esta edición, el paciente continuaba estable en el área de terapia intensiva.

"Irreconocible". José Luis Merlach es uno de los cinco delegados de la Semtur.

Como Brex, ingresó a la firma hace poco más de 8 años, después de la quiebra de la empresa Las Delicias.

"Lo que le hicieron es indescriptible. Entré a verlo en terapia y no tengo palabras para describir su cara. Está irreconocible", comentó muy conmovido.

El chofer describió a su compañero como un trabajador experimentado (tenía 25 años de antigüedad en el transporte) y conocedor del servicio nocturno.

"No era un novato, trabajaba de noche hace mucho tiempo, por eso no entendemos cómo le pudo pasar una cosa así", apuntó.

Para el gerente de la Semtur, Héctor Zanda, la agresión sufrida por el colectivero tampoco tiene explicación. "No hay ningún antecedente de hechos como este. Hemos tenido agresiones de pasajeros, robos o piedrazos, pero nunca sufrimos acontecimientos de esta naturaleza, con tal grado de violencia", sostuvo.

Zanda apuntó que permanentemente hay reuniones con el gremio, la policía, el Ministerio de Seguridad provincial y las empresas para mejorar los controles en el transporte público.

"Semanalmente analizamos este problema. Vamos evaluando lo que ocurre en distintas zonas de la ciudad y tratando de incrementar el control policial, pero casualmente en el lugar donde se produjo esta agresión no es un sector en el que hayamos registrado problemas ni incidentes. Tampoco hechos de esta gravedad en otros barrios", reiteró el ejecutivo.

Detenidos. A poco tiempo del ataque, y a sólo tres cuadras del lugar donde se desató, un móvil del Comando Radioeléctrico detuvo a los presuntos agresores.

Dos jóvenes, de 19 y 20 años, que estaban en Génova y Joaquín V. González y que fueron apuntados por testigos como los autores del hecho.

Fuentes policiales indicaron que ninguno de los dos contaba con antecedentes y quedaron detenidos a disposición del Juzgado de Instrucción Nº 11, a cargo de Hernán Postma.

Por el momento, los dos están acusados de lesiones gravísimas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS