Edición Impresa

Un cierre de listas con escasas novedades y nombres previsibles en Santa Fe

La puja electoral en la provincia. La única expectativa estuvo centrada en el Frente para la Victoria. El PJ disidente anotó a Salomón y Carignano va con 100 por ciento Santafesino.

Lunes 24 de Junio de 2013

El cierre de candidaturas con vistas a las internas del 11 de agosto no estuvo exento de novedades, aún cuando la sensación sea contraria. Que los nombres de los principales animadores de esa compulsa (Hermes Binner, Miguel Torres del Sel y Jorge Obeid) se conocieran de antemano —el último se terminó de confirmar el jueves mediante el desplante de la presidente que lo hizo bajar al ministro de Gobierno de su helicóptero y para subirlo, a modo de rehabilitación pública— anestesió las expectativas. Santa Fe, al fin y al cabo, se convirtió en el territorio más previsible de todos en cuanto a nombres. He ahí una primera novedad, si se quiere, aunque resulte parcial y sólo aluda a los estelares, ya citados.

El cierre de listas en el segundo distrito electoral argentino a la hora de los nombres que traccionan votos, y que por esa razón se los ubica al tope de las nóminas, puso en la competencia a dos ex gobernadores, Binner y Obeid, y a tres ex precandidatos a gobernador: Mario Barletta (segundo en la lista del FPCyS), Del Sel y Raúl Carignano (encabezando las listas del PRO y de 100 por ciento Santafesino, respectivamente). Esos antecedentes demuestran que, más allá de los discursos, los candidatos no se construyen de la noche a la mañana. Ni siquiera de una elección a otra, y que la tan mentada renovación en los partidos políticos es más fácil de declamar que de concretar a la hora de presentar ofertas al electorado.

Cargas pesadas. Quizás el caso extremo lo demuestre el de Carignano, quien como líder de la Renovación Peronista fue precandidato a gobernador en 1987 y perdió la interna de ese partido frente a Víctor Reviglio. Entonces junto a Carignano militaba en la juventud del sector Agustín Rossi. Es sintomático de esto la presentación oficial de su lista que hizo el partido que lidera el actual diputado nacional Oscar Martínez: "Estamos honrados con que el doctor Raúl Gringo Carignano encabece la nómina. Un dirigente peronista que fue parte de la etapa en la que el justicialismo ganaba en la provincia pero reconociendo la necesidad de integrar y dar espacios a las nuevas generaciones, escuchando a los compañeros y sabiendo que hay que poseer una visión amplia e integradora".

Esa suerte de admisión culposa, en el partido de Cachi que otra vez compite por fuera del PJ, que se suaviza pregonando la inclusión de rostros más jóvenes es más palmaria en la oferta del Frente para la Victoria que no sólo tuvo que recurrir a Jorge Obeid, desdiciéndose del veto que le impusiera hace cuatro años a modo de sanción por su posición contraria al gobierno nacional en el conflicto con el campo, sino que puso detrás a una dirigente de La Cámpora que podría ser su hija: Josefina Victoria González.

En Obeid recaerá la mayor responsabilidad de esta interna abierta en tanto anticipo de las generales de octubre. Deberá poner en juego todas sus artes y vasta experiencia para convertir las casi seguras críticas de que su nombre llegó a modo de descarte ante la defección obligada de Rossi y la voluntaria de María Eugenia Bielsa en su favor: al fin y al cabo, fue la única tabla de salvación para que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner pueda concretar en Santa Fe también su estrategia de llevar una única lista oficial del Frente para la Victoria, como en el resto de los distritos. Para ello el desafío es demostrar que Obeid no sólo juega para sacar segunda a la lista de la presidenta (es decir, ganarle a Torres del Sel) sino para ganarle a Binner, Barletta y compañía.

El portazo del Movimiento Evita, que enojado anunció que no participara de la interna, saca a la superficie las dificultades del Frente para la Victoria en la provincia de Santa Fe. Ese sector anunció que no trabajará para arrimar votos a la lista que encabeza Obeid y disparó la pregunta acerca de si lo harán otros sectores que también se consideran al margen del armado.

En esa situación está el rossismo que más allá de su discurso formal de que estarán allí donde la presidenta los necesite, hasta ahora la única instrucción que han recibido sus dirigentes es la trabajar por las candidaturas locales que los representan. Es decir, juntar votos en la interna provincial para concejales, presidentes comunales o intendentes en las distintas ciudades. Nadie confía, del mismo modo, que los seguidores de Bielsa militen la lista de candidatos a diputados nacionales del FPV.

PJ disidente. Otras noticias que decantó el cierre de las candidaturas a la medianoche del sábado fue que finalmente el peronismo disidente pudo presentarse. Su armado pareció el más arduo y demorado por eso no apareció en las crónicas de ayer. Unite cuenta con tres listas: A, B Y C. Se han presentado de la siguiente manera: lista B Unidos por el Cambio encabezada por Osvaldo Salomón, seguido por Claudia Mandrile, Sergio Rípodas, Tomás Gluk y María del Luján Telpuk; Lista A Unión por la Libertad y el Trabajo cuyo primer candidato el José Alejandro Bonacci, acompañado por Beatriz Ana Brouwer y Mario Antonio Martínez, y la Lista C Jóvenes en marcha, con Raúl Leopoldo Berizo y Nanci Vallejo.

Pero quizás la más inesperada de todas es que hiciera impactar la interna radical en el seno del gobierno provincial de Antonio Bonfatti. La lista del Frente Progresista con Binner y Barletta a la cabeza estaba cerrada desde antes que ninguna. Incluso también la oposición interna al líder radical había anunciado su intención de enfrentarlo el 11 de agosto y por eso presentó una lista encabezada por Fabián Palo Oliver y prohijada por el vicegobernador Jorge Henn.

Lo que no se esperaba era que ello irritara a Binner. El sábado, antes del cierre, le preguntaron a Binner cómo le cayó la lista de Oliver. "No bien, porque como parte de la integración la hemos logrado. Jorge Henn no tiene un cargo cualquiera en el gobierno provincial", sorprendió en su dureza, y no quedó ahí: "Entonces estar defendiendo (Henn) una cuestión de esta naturaleza sin hablar previamente ni comentarlo es una situación absolutamente desconsiderada con la amplitud y riqueza que se tuvo en el armado de la lista".

Otra novedad es que las aguas en el oficialismo no están tan quietas como parecen.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario