Edición Impresa

Un chico murió electrocutado y la familia arremetió contra el Samco

La tragedia tocó nuevamente a una humilde familia de Pueblo Esther, que hace tiempo perdió a uno de once hermanos y ahora al menor, de cuatro años, que murió electrocutado al parecer al...

Viernes 06 de Diciembre de 2013

La tragedia tocó nuevamente a una humilde familia de Pueblo Esther, que hace tiempo perdió a uno de once hermanos y ahora al menor, de cuatro años, que murió electrocutado al parecer al manipular una lámpara con una conexión eléctrica precaria. Los médicos del Samco intentaron reanimar al chiquito, pero ya había llegado sin vida al nosocomio. Ante la confirmación de su deceso, uno de los familiares, de unos 20 años, reaccionó violentamente ante la impotencia, y rompió una puerta del efector público.

El chiquito, Imanol G., de cuatro años, ingresó al mediodía al centro asistencial, luego de recibir una fuerte descarga eléctrica de una lámpara que, aparentemente, se había desprendido del techo y el niño intentó agarrar. Los esfuerzos del personal médico por reanimarlo fueron en vano, y la desgracia generó la furia de un familiar.

La subcomisaría 15ª de esta localidad intervino conteniendo al joven, que "por su estado, totalmente comprensible, no quedó detenido. Pero de todas maneras el hecho fue caratulado como daño calificado e interviene la Justicia", comentó a La Capital la sumariante del hecho, quien aclaró que el muchacho, que es hermano del nene fallecido, "no atentó contra el personal del hospital, sino contra las instalaciones". Además, clarificó que "el niño murió en la casa, al hospital ya llegó sin vida, aunque se le practicaron las tareas de reanimación".

Durante casi una hora. En este sentido, el director del Samco, Gastón Martos, confirmó a este diario ambos datos: "La mamá llegó con el chiquito en brazos y sin pulso como consecuencia de una descarga eléctrica. Fueron en vano las maniobras de resucitación que se le realizaron durante casi una hora".

Sobre el episodio de violencia, indicó que ni bien la pediatra que intervino les notificó el deceso, "los familiares que estaban presentes lo tomaron muy mal, comenzaron a pelearse entre ellos y después arremetieron a las patadas y golpes contra las instalaciones del centro de salud, pero no atentaron físicamente contra los profesionales, aunque sí los agredieron verbalmente".

"Se llamó a la policía, que los sacó fuera del hospital que estaba funcionando normalmente y había niños y adultos que se sintieron amenazados por tanta violencia que no justifico, pero creo que es comprensible porque esta familia está afrontando algo que los excedió. Le cuesta asimilar este momento que para ellos es muy complejo".

En el lugar. La Capital estuvo en el centro asistencial, ubicado en Colombia y San Luis, frente a un gran descampado. El Samco es uno de los prototipos que construye la provincia en distintas localidades, y funciona en ese lugar desde hace unos tres años, cuando fue construido.

Ayer a la tarde ya reinaba la calma en las instalaciones del efector, donde el silencio sólo fue alterado con el ingreso de una nena, también víctima de un accidente doméstico: se quemó el abdomen con agua hirviendo.

Si bien no estaba en el momento de la desgracia de Imanol, la médica de guardia Soledad Hernández contó que el chico entró aproximadamente a las 12.30 de ayer, víctima de una descarga eléctrica. "Se le practicó reanimación cardio pulmonar durante 45 minutos, pero ya había fallecido y no se pudo hacer nada. Incluso, se llamó al Sies, que vino inme diatamente, pero no hubo caso. Fue una desgracia", contó.

Allí, en la sala de enfermería, podía verse la puerta dañada, presumiblemente de un puñetazo. "Por favor, golpee y espere", reza el cartel en la abertura de madera.

Tanto la médica de guardia como la enfermera que estaba en el lugar restaron trascendencia al episodio violento, lo atribuyeron a la impotencia de la familia y aclararon en todo momento que no hubo agresiones al personal. También dijeron que muy raras veces ocurren episodios violentos, y que estos suelen ser más entre familiares de pacientes, y no con los profesionales que atienden el Samco.

Muerte dudosa. La policía actuó de oficio y levantó un acta de procedimiento a partir del testimonio de una hermana del nene, de 24 años, quien declaró que el chico habría tomado una lámpara que se cayó del techo a raíz de una instalación eléctrica muy precaria, quedando "pegado" a un cable pelado y al parecer por bastantes segundos, lo cual le provocó la muerte.

El caso fue caratulado como muerte dudosa y daño calificado. Al cierre de esta edición, la familia aguardaba la entrega del cuerpo del chiquito, que anoche se encontraba en la morgue del Instituto Médico Legal, donde le practicarían una autopsia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS