Edición Impresa

Un chico internado y una tumbera incautada tras una pelea escolar

Un juez pasó casualmente por el lugar, intervino de inmediato y frenó el enfrentamiento. Doce jóvenes fueron demorados en la comisaría 7ª y el herido sigue en observación.

Viernes 06 de Julio de 2012

Un adolescente hospitalizado, doce más demorados en la seccional 7ª y el secuestro de un arma de fuego casera popularmente conocida como tumbera fue el resultado de una violenta pelea entre alumnos de dos colegios históricamente enfrentados. Se trata de adolescentes de la ex Técnica Nº 1 (Nº 463 Gregoria Matorras de San Martín), ubicada en Córdoba 2635, y la ex Técnica Nº 2 (Nº 464 Manuel Bahía), de Tucumán 2483. La contienda tuvo lugar ayer al mediodía en la esquina de Catamarca y Pueyrredón, a metros de uno de los colegios. Y, casualmente, mientras un grupo le daba una paliza a un jovencito de 14 años, pasó por el lugar el juez de Instrucción Nº 9, Javier Beltramone, quien intervino junto a varios vecinos para poner fin a la agresión.

"Presencié cómo le pateaban la cabeza a un niño de forma salvaje. Corrimos a pararlos, hace años que no veía esto", dijo el magistrado luego de actuar como testigo y denunciante al dar aviso del caso a la jueza de Menores Nº 3, Carolina Hernández.

Al cierre de esta edición, el menor de 14 años accidentado se encontraba fuera de peligro, pero en observación, en el hospital Centenario adonde había arribado con un traumatismo facial y un corte en el cuero cabelludo. En tanto, los menores demorados en la comisaría seguían esperando junto a sus padres las instrucciones de la magistrada que lleva el caso. "Se les tomará declaración en presencia de sus padres. Acá hay dos temas en juego: lesiones, por un lado, y portación de arma de fuego, por otro. Quien llevaba el arma es un menor de 16 años, penalmente responsable y con posibilidad de ser detenido; habrá que ver qué dispone la jueza", explicó el comisario, Guillermo Morgans.

Según el relato de fuentes policiales y del Ministerio de Educación, todo comenzó en la calle, pasadas las 13.30, cuando un grupo de alumnos de la ex Técnica 2 comenzó a pegarle a uno de la ex Técnica 1. Ante la intervención de los adultos, los agresores —de entre 16 y 17 años— huyeron corriendo hacia su colegio y se refugiaron en su salón de 4º año, con intenciones de dar clase. Pero a los pocos minutos se hizo presente el juez Beltramone, quien había visto la pelea, y ordenó la requisa de las mochilas de los chicos. En una de ellas se encontró una tumbera calibre 12 (un caño en forma de "T" con percutor, uno más que se introduce en el anterior para disparar y dos cartuchos de escopeta).

"Accioné como ciudadano, me cuesta creer que no podamos, como adultos, interactuar y juntar a los padres de ambos colegios para explicarles lo que significa, más allá de lo penal, llevar el colegio una tumbera", dijo el juez en declaraciones a la prensa.

El enfoque escolar. Beltramone no fue el único adulto que entró en acción ayer durante la trifulca, algo que rescató el coordinador del programa socioeducativo del Ministerio de Educación, Fernando Tavella. Varios vecinos llamaron al Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) y a la policía, lo que posibilitó de inmediato la internación del muchacho herido y, además, advirtieron que las peleas entre ambos colegios se vienen dando desde hace tiempo.

"Hay que destacar la intervención del juez, porque a veces sucede que los adultos sólo se quedan mirando estas peleas. Los mayores debemos intervenir y enfrentar esta problemática, ocurra o no dentro del colegio", dijo Tavella.

A la vez, aseguró que desde el Ministerio se pusieron en contacto con los padres, les pidieron que busquen a sus hijos en la comisaría y los acompañen. Y también se habló con los directivos de ambos colegios.

"Les recomendamos que mañana (por hoy) los estudiantes que estuvieron en la gresca no vayan a clase hasta tanto se calmen los ánimos y se vea qué resuelve la Justicia. Y que se hable del tema en cada colegio", remarcó Tavella.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario