Edición Impresa

Un centenar de adolescentes sembró pánico y tensión en plena peatonal

Cuarenta jóvenes fueron detenidos por la policía tras irrumpir en varios locales comerciales del microcentro, revolear sillas, arrojar proyectiles y romper la vidriera de un bar.

Sábado 27 de Abril de 2013

Momentos de pánico y tensión se vivieron ayer en la peatonal Córdoba por el Día de la Chupina. La jornada dejó un saldo de 40 detenidos, desmanes en locales comerciales y la rotura de la vidriera de un bar.

Cerca de las cuatro de la tarde, cerca de un centenar de chicos de entre 14 y 16 años irrumpieron en varios locales céntricos, arrojaron objetos contra las vendedoras y arrebataron mercaderías en varios quioscos. Los comerciantes bajaron inmediatamente las persianas y reclamaron la presencia policial.

Diez minutos más tarde la peatonal volvió a ser la habitual. Pero los dueños de los comercios de la cuadra de Córdoba entre San Martín y Sarmiento quedaron apostados en la puerta de los negocios con actitud vigilante. Por allí había pasado una horda de más de cien chicos que al parecer se juntaron en Córdoba y Laprida y comenzaron a caminar rumbo a Paraguay. "Se acercaban aplaudiendo y cuando nos dimos cuenta nos estaban pateando la entrada", dijo todavía asustada una de las vendedoras de la bombonería Royal.

Primero intentaron entrar a la casa de deportes que está junto a la bombonería. "Eran más de 100 y se quisieron meter en el local. Nos empezaron a tirar con botellas de plástico y con otras cosas más duras. En ese momento intentaron sacar algo de la mercadería", relataron las vendedoras mientras intentaban reponerse del tenso momento vivido.

Una de ellas reaccionó y les arrojó un calzador a los chicos, pero nada los hizo retroceder. El grupo se alejó sólo cuando bajaron la persiana del local. En tanto, una mujer que estaba comprando se escondió en el depósito y salió pálida minutos más tarde.

 

A las patadas. Del local de ropa deportiva el grupo partió hacia la bombonería. Los vendedores y los cajeros se asustaron. "Uno de los chicos reaccionó rápido y bajó la persiana, pero quedó medio metro abierto y nos dio pánico de que se metieran por ahí", expresó la encargada del local. Los pibes reaccionaron con furia. Patearon y golpearon las rejas del local.

A los pocos minutos los negocios de la peatonal estaban cerrados. La chica que atendía un puesto de tarjeta Naranja frente a una librería corrió a refugiarse allí. "Eran un montón, más de 100 y se empezaron a cerrar todos los locales. A mí me dio miedo y me encerré en la librería", contó la promotora.

Momentos más tarde, el mismo grupo provocó desmanes en un bar de Entre Ríos y Córdoba, frente a la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR, donde revoleó las sillas. El inspector de zona de la policía Claudio Peralta indicó que un grupo de chicos había roto vidrios en un bar de Corrientes entre Córdoba y Santa Fe. También se registraron arrebatos de mercaderías en los quioscos de Corrientes entre Córdoba y Santa Fe.

Operativo. "La policía apareció 10 minutos más tarde", expresaron furiosos los comerciantes de la peatonal Córdoba. "¿Cuánto tendremos que esperar, tiene que suceder una desgracia? Prometen y no cumplen, dijeron que iban a hacer un megaoperativo de control por el Día de la Chupina y estamos viviendo lo mismo que el año pasado", expresaron ayer y hasta se lo dijeron al mismo jefe de la Guardia Urbana Municipal (GUM), Gustavo Franco.

Luego de los desmanes, la GUM apostó una camioneta y agentes en cada cuadra de Córdoba, desde Laprida hasta Paraguay. Desalojaron el parque España y el Monumento y pusieron orden en el centro.

Lo mismo hizo la policía. Se dispuso que hubiera dos policías en cada esquina y la vigilancia se concentró en el centro.

El balance."No encontramos ni armas blancas ni armas de fuego, además no tuvimos que lamentar heridos", comentó Peralta. Por su parte, Franco evaluó como "muy bueno" el operativo, "más allá de este incidente (por lo ocurrido en la peatonal) todo estuvo tranquilo", declaró y señaló que este año no se incautó alcohol.

Muy distinto fue el balance que hicieron los vecinos.

Cuando apareció el jefe de la GUM fueron varios los que lo insultaron abiertamente. "Nos custodiamos entre nosotros, porque ellos (por la GUM y la policía) aparecen tarde, cuando los hechos están consumados. Eso sí, cuando pueden te ponen una multa", manifestaron.

"Si las cosas siguen así vamos a lamentarlo, porque alguno se va a descontrolar y va a empezar a pegarle a estos pibes y esto va a terminar mal", enfatizaron. Los funcionarios también se quejaron por el Día de la Chupina y señalaron que hay quienes se aprovechan y provocan desmanes. Al final, poca gente está contenta con la "celebración" de este día.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS