Edición Impresa

Un cambio que era inevitable

Viernes 14 de Febrero de 2014

La construcción del nuevo índice de precios mantuvo en vilo a los especialistas en estadísticas durante mucho tiempo y hasta ayer fue un misterio cómo sería la metodología utilizada. Hugo Oscar Ambrosi, doctor en estadísticas y ex director del Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec), explicó que es natural que el cálculo se modifique con el tiempo y se actualicen los consumos, varíe el alcance de la población incluida y se perfeccionen las fórmulas aplicadas. "Como cualquier técnica evoluciona", indicó.

Pero Ambrosi advirtió que "la diferencia entre ese proceso natural de mejora, y lo que ocurre en el país, es el tono beligerante que se le da a la información estadística". Y se refirió a los dichos del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien dijo calificó de "mamarracho" al índice Congreso. "No hay duda de que el valor anunciado del 4,6 por ciento de aumento en enero inspira la descalificación de Capitanich. Que tampoco se priva de dictar cátedra sobre los defectos de las fuentes utilizadas para calcular su promedio, que es consecuencia directa de la falta de un índice oficial técnicamente actualizado y socialmente aceptado", apuntó.

Ambrosi señaló que la cuestión de la aceptación social no es un tema menor en el terreno de las estadística públicas. "La alta complejidad de los procesos de producción estadística contienen distintas fases que deben merecer confianza en su ejecución y posibilidad de auditoría de las mismas", detalló.

Aunque Ambrosi confía que se hagan públicos ciento por ciento los métodos, puntos de control y responsables del nuevo índice, advierte que "algo se ha hecho mal y no tiene remedio". Así criticó que no se consultaron los centros de excelencia en estadística y profesionales y que no hubo consultas públicas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS