Edición Impresa

Ucrania y Rusia están en el umbral de una gran guerra

Lo alertó el ministro de Defensa de Kiev, quien afirmó que el conflicto dejaría miles de muertos. Las tropas oficiales siguen replegándose.

Martes 02 de Septiembre de 2014

El ejército ucraniano abandonó ayer el estratégico aeropuerto de Lugansk (este del país) tras combates con los separatistas prorrusos, en momentos en que Kiev advertía de una "gran guerra" con Rusia que podría causar decenas de miles de víctimas. Representantes de Ucrania, de Rusia y los separatistas del este ucraniano se reunieron ayer en Minsk, la capital de Bielorrusia, un día después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, esbozara por primera vez la idea de darle un estatuto de "categoría de Estado" a las regiones separatistas prorrusas del oriente ucraniano. Ucrania y los occidentales acusan a Rusia de desplegar tropas en el este de Ucrania, lo que Moscú desmiente. En un nuevo revés militar para Kiev, los militares ucranianos, sometidos a disparos de artillería, se retiraron del aeropuerto de Lugansk, declaró el portavoz militar ucraniano Andrei Lysenko a la prensa. "Debido a la precisión de los disparos (sufridos), se trata de artilleros de las fuerzas armadas rusas", afirmó.

 

Advertencia. El ministro de Defensa ucraniano, Valery Geletey, afirmó ayer que, "desde la Segunda Guerra Mundial, no se ha visto en Europa una gran guerra como la que ha llegado al umbral de nuestra puerta. Desgraciadamente, las pérdidas en una guerra así no se medirán en cientos, sino en miles y decenas de miles" de víctimas, agregó. El conflicto armado en el este de Ucrania ya dejó cerca de 2.600 muertos desde mediados de abril.

En torno a Donetsk, se multiplican en tanto las señales de retirada de las fuerzas gubernamentales ucranianas. En efecto los insurgentes prorrusos han recuperado la iniciativa y parecen preparar una gran ofensiva en las zonas separatistas, para las que Putin sugirió un estatuto que les dé "categoría de Estado". En este contexto, el presidente estadounidense, Barack Obama, viajará mañana a Estonia, ex república soviética, con un objetivo: advertir a Putin contra cualquier tentación de atacar a un país de la Otán, por pequeño que fuera. Obama irá luego el 4 y 5 de septiembre a la cumbre de la Otán en el Reino Unido, donde se reunirá con el presidente ucraniano.

La Comisión Europea por su parte trabaja en la elaboración de nuevas sanciones contra Rusia, tras la cumbre del sábado, en la que la UE exigió a Moscú que "retire sus fuerzas militares" del territorio ucraniano en el plazo de una semana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario