Edición Impresa

Ucrania: los rebeldes mataron a un general y se profundiza la guerra civil

Los separatistas derribaron el helicóptero en el que viabaja el militar. Murieron al menos 12 hombres. Se extienden los combates.

Viernes 30 de Mayo de 2014

La guerra civil en el este de Ucrania sigue ganando terreno y escala cada día. Al menos 12 soldados ucranianos, entre ellos un general, murieron al ser derribado un helicóptero por separatistas prorrusos, cerca de la ciudad de Slaviansk, un bastión rebelde. El hecho evidencia el uso de armas avanzadas, como misiles portátiles, por parte de los separatistas. El episodio se sumó a la muerte, al inicio de la semana, de al menos 45 rebeldes prorrusos durante la toma de un aeropuerto, y antes, de 18 soldados ucranianos el 22 de mayo pasado, poco antes de las elecciones en las que fue elegido presidente el proocidental Petro Poroshenko. Este ha declarado una guerra sin cuartel contra "los terroristas" prorrusos. La espiral de violencia no parece hallar un freno.

Entre las víctimas del helicóptero derribado ayer se encuentra el general Serguei Kulchizki, explicó en Kiev el presidente interino Alexander Turchinov, quien agregó que los soldados caídos debían reemplazar a otros efectivos, como parte de una rotación de tropas en la convulsa zona este del país. El helicóptero en que viajaban fue alcanzado por los disparos realizados por los separatistas con un lanzamisiles portátil, arma que casi con seguridad es de fabricación rusa. Armas teleguiadas antiaéreas y antitanque avanzadas de origen ruso han sido fotografiadas en manos de las milicias prorrusas en forma repetida.

El autoproclamado alcalde de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, confirmó que el aparato fue derribado por sus hombres, aunque desmintió que el ejército ucraniano haya matado a los atacantes, como asegura Kiev. Según Ponomariov, los insurgentes derribaron varios helicópteros en Slaviansk en la última semana; con el de ayer sumarían ocho. Este número parece exagerado, pero resulta imposible hacer comprobaciones independientes sobre el terreno.

Más combates.En la zona de Slaviansk se produjeron ayer nuevos enfrentamientos entre separatistas y tropas ucranianas. Kiev está usando jets de combate y artillería contra posiciones separatistas en Slaviansk y Kramatorsk. En la ciudad de Lugansk —a 150 kilómetros de Slaviansk— irregulares de la autoproclamada república del mismo nombre habrían atacado un cuartel, donde se habría entregado un centenar de efectivos. Por otro lado, Ponomariov confirmó que sus fuerzas mantienen "retenidos" en Slaviansk a cuatro observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Los hechos de ayer y los precedentes, como el durísimo combate del lunes pasado en el aeropuerto de Donetsk, que se saldó con al menos 45 rebeldes muertos, indican que Ucrania oriental sigue hundiéndose en la guerra civil.

Estados Unidos mostró su preocupación por el derribo del helicóptero, y en especial porque significa que los rebeldes prorrusos "siguen teniendo acceso a armas" proporcionadas desde Rusia. "Noos preocupa que esto indique que los separatistas siguen teniendo acceso a armas avanzadas y a otra asistencia desde el exterior", dijo la Casa Blanca. Ucrania, Estados Unidos y Europa aseguran que Rusia envía material militar y toda clase de ayuda a los rebeldes, los que reclaman la independencia de Ucrania y su anexión a Moscú. Kiev denuncia también la presencia de mercenarios chechenos en el bando rebelde.

Desde el inicio del alzamiento separatista a fines de febrero, la violencia se ha posesionado de Ucrania oriental. Escenas de verdadera guerra civil se han vuelto cotidianas en el este de la ex república soviética. Por esto el presidente electo ucraniano, Petro Poroshenko, considera que el país ya está en "estado de guerra".

Bajas.El otro bando tampoco elude hablar de guerra. "Según nuestros datos, las fuerzas de seguridad (separatistas) sufrieron al menos 1.200 bajas", asegura Ponomariov, el autoproclamado alcalde de Slaviansk. Sus cifras suenan exageradas. Ponomariov habla incluso de unos 200 muertos y 300 heridos en sus filas. Pero lo que está fuera de duda es que los combates están dejando cientos de muertos en los últimos meses. Las noticias sobre victorias locales del gobierno ucraniano, como la recuperación del aeropuerto de Donetsk, son escasas. Las imágenes cotidianas de la zona de conflicto muestran sufrimiento y pobreza en ambos bandos. La población civil se ve duramente afectada. Slaviansk, por ejemplo, está rodeada. "El mando de la operación antiterrorista está lista para arbir un corredor que permita a los ciudadanos pacíficos salir en forma segura de Slaviansk", asegura el portavoz militar de Kiev Vladislav Selesniov, pero añade que hasta el momento nadie lo ha pedido desde la ciudad rebelde. Los separatistas aseguran por su parte que el ejército no permite que los civiles abandonen la zona y que incluso no se permitió el paso a un ómnibus con niños.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario