Edición Impresa

Ucrania le arruinó la cumbre del G-20 a Putin, que se retiró antes de su cierre

Secesionismo en la ex URSS. Las críticas por la intervención militar rusa en su vecino llovieron sobre el jefe del Kremlin, que puso una excusa para adelantar el retorno.

Lunes 17 de Noviembre de 2014

El presidente ruso, Vladimir Putin, abandonó antes de tiempo ayer la cumbre de dos días del G-20 en Australia, al parecer por su malestaron con las críticas frontales que recibió de los líderes occidentales sobre la intromisión militar de Rusia en Ucrania.

Putin fue el primer mandatario en marcharse de Brisbane ayer por la tarde, mientras sus homólogos del G-20 compartían una comida antes de publicar un comunicado para cerrar la cumbre anual. La salida por adelantado de Putin se produjo poco antes de que el presidente, Barack Obama, y los líderes europeos celebrasen una reunión sobre Ucrania, donde Rusia presta apoyo a los rebeldes en la zona este del país tras anexionarse la ucraniana península de Crimea en marzo. En julio, un avión de Malaysia Airlines fue derribado cuando volaba sobre una zona bajo control rebelde en el este de Ucrania, matando a las 298 personas que viajaban a bordo.

Putin explicó que se había ido antes porque quería descansar antes de volver hoy al trabajo. El presidente comenzó su rueda de prensa de media hora elogiando a su anfitrión, el primer ministro australiano Tony Abbott, por ofrecer "una atmósfera de trabajo buena, agradable y de bienvenida. El lunes debo ir a trabajar. Espero tener cuatro o cinco horas de sueño. Se lo expliqué a Tony, que fue muy comprensivo, así que no le di más vueltas", argumentó Putin poco antes de abandonar Brisbane.

Diarios de Australia informaron que Putin había considerado el día anterior irse antes de tiempo en respuesta a la frialdad con la que fue recibido por los líderes mundiales. Australia, Japón y Estados Unidos emitieron en Brisbane un comunicado condenando a Rusia por sus acciones en Ucrania, y cuando Putin tendió la mano para estrechársela al primer ministro canadiense, Stephen Harper, éste respondió diciendo "Supongo que le estrecharé la mano, pero sólo tengo una cosa que decirle: Tiene que salir de Ucrania''. Moscú arma e incluso envía tropas para reforzar a los rebeldes prorrusos, según acusaciones documentadas de la Otán y EEUU. El sábado, Obama acusó sin tapujos a Rusia de incumplir el alto el fuego en Ucrania, aunque remarcó que no habrá nuevas sanciones contra Moscú. El presidente de Estados Unidos ofreció una rueda de prensa tras reunirse con el presidente francés, Francois Hollande, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, para comentar el conflicto. Sobre la posibilidad de aumentar las sanciones contra Rusia, Obama dijo que Washington y sus aliados europeos siempre están en busca de nuevas sanciones, pero que las ya introducidas están "pegando bastante bien''. Rusia ha sufrido fuertemente las sanciones, que dañaron su actividad bancaria.

El australiano Abbott fue especialmente directo en sus críticas a Rusia desde el crimen del vuelo malasio el 17 en julio, en el que Australia perdió 38 ciudadanos. Cuando se le preguntó tras la cumbre cómo fue su diálogo con el ruso, Abbott dijo que habían tenido una discusión "muy fuerte'' sobre Ucrania. Putin admitió que Ucrania apareció en todas las otras reuniones que mantuvo en Brisbane. "Esas conversaciones fueron muy francas, significativas y muy útiles'', dijo Putin. En una entrevista emitida anoche en horario central, Putin dijo a la televisión alemana que está convencido que es posible encontrar la forma de resolver la crisis en Ucrania, pero agregó que estaba preocupado por una limpieza étnica y el uso de símbolos nazi en el bando ucraniano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario