Edición Impresa

Ucrania: dimitió el primer ministro y el Parlamento derogó leyes represivas

Es el primer paso del gobierno para abandonar su intento de alejarse del bloque de la Unión Europea y recostarse en Rusia.  

Miércoles 29 de Enero de 2014

El primer ministro ucraniano, Mykola Azarov, dimitió ayer cuando diputados leales al presidente Viktor Yanukovich, en un intento de calmar las violentas protestas en la calle, revocaron la legislación antimanifestaciones que habían aprobado hace 12 días. Es el primer paso del gobierno ucraniano para abandonar su intento de alejarse de la Unión Europea y recostarse en Rusia.

Azárov dijo que había renunciado al puesto por el bien de Ucrania. Con él, dimitió también todo el gabinete. Provisionalmente actuará como primer ministro en funciones el viceprimer ministro Serguéi Arbúzov.

"He tomado la decisión de pedir al presidente de Ucrania que acepte mi dimisión del cargo de primer ministro, con el ánimo de propiciar mayores posibilidades de un compromiso político para resolver el conflicto pacíficamente", dijo Azarov en un comunicado.

"Lo más importante ahora es conservar la unidad y la integridad territorial. Esto es mucho más importante que cualquier plan o ambición personal", señaló en su carta de renuncia Azárov, mano derecha de Yanukóvich.

La primera concesión concreta de Yanukovich desde que hace dos meses estalló la crisis, desató la algarabía de miles de manifestantes en la plaza de la Independencia, de Kiev, el principal lugar de las protestas.. Pero los líderes de la oposición dijeron que continuarán usando el poder de la calle para obtener más concesiones de Yanukovich.

La situación en Ucrania también dominó la cumbre en Bruselas entre la Unión Europea y Rusia, en la que el presidente ruso Vladimir Putin pidió a los europeos que no interfieran en el conflicto.

"Creo que el pueblo ucraniano es capaz de resolver esto por su propia cuenta. Rusia nunca interferirá", dijo Putin en una rueda de prensa junto al presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

El primer ministro, Mykola Azarov, será sustituido temporalmente por el vice primer ministro Sergiy Arbuzov, otro fiel a Yanukovich.

El actual ejecutivo seguirá gestionando los asuntos corrientes hasta que se nombre un nuevo gobierno, según un decreto de la presidencia.

Uno de los líderes de la oposición, Vitali Klitschko, acogió con satisfacción esta renuncia. "No es la victoria, pero sí un paso hacia la victoria", declaró el ex boxeador.

Pocas horas después, el parlamento ucraniano derogó las leyes aprobadas el 16 de enero que castigaban casi todas las formas de manifestación, y contemplaban penas de cárcel para cualquier participante.

La nueva legislación había sido denunciada por Occidente y había motivado un recrudecimiento del movimiento de protesta, nacido en respuesta a la decisión de Yanukovich de no firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE), y privilegiar un acercamiento a Rusia, lo que muchos vieron como una traición.

El parlamento ucraniano, donde el Partido de las Regiones de Yanukovich tiene mayoría, debatirá también hoy la cuestión de la liberación de los manifestantes encarcelados.

La Unión Europea (UE) y Estados Unidos han redoblado la presión sobre Yanukovich para que acometa una serie de reformas que pongan fin al enfrentamiento que convirtió partes de Kiev en zonas de guerra patrulladas por manifestantes enmascarados y dejó varios activistas muertos.

Europeos y rusos, que se acusan mutuamente de injerencia en los asuntos internos de Ucrania, se encontraron ayer en una breve cumbre en Bruselas.

En su comparecencia junto a los líderes europeos, Putin dijo que no podía imaginarse cómo respondería la UE si "en medio de una crisis en un país como Grecia o Chipre, nuestro canciller se presentara públicamente en un mítin anti europeo".

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, tiene previsto viajar a Kiev para reunirse con el presidente ucraniano y los líderes de la oposición.

Por parte estadounidense, el vicepresidente Joe Biden advirtió el lunes por teléfono al presidente Yanukovich que "declarar el estado de emergencia o aplicar otro tipo de medidas de emergencia podía avivar más las tensiones y limitar el margen para una resolución pacífica".

Las calles de Kiev estaban tranquilas ayer tras días de enfrentamientos.

Sin embargo, seguían en su lugar las barricadas erigidas por los manifestantes con sacos de arena que dividen claramente la ciudad entre las zonas controladas por los opositores y las de las fuerzas de seguridad.

Arseni Yatseniuk, líder parlamentario de Patria, la formación de la opositora encarcelada Yulia Timoshenko, rechazó formalmente la noche del lunes el cargo de primer ministro.

Klitschko, líder de la formación Udar (Golpe), dijo que no se podía imaginar en un gobierno bajo el mando de Yanukovich.

Pese a la renuncia de Azarov, el futuro político del presidente sigue siendo un punto de fricción en las negociaciones entre la oposición y Yanukovich.

La oposición quiere verlo fuera del poder antes del final de su mandato el año que viene, y los manifestantes radicales tratan de expulsarlo lo antes posible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS