Edición Impresa

Ucrania: casi mil muertos desde la firma de un armisticio en septiembre

El acuerdo, sellado por las partes en guerra, Rusia y la Osce, no impidió que continuaran los combates, incluso con armas pesadas. La situación en el este de Ucrania empeora.

Viernes 21 de Noviembre de 2014

La situación en el este de Ucrania empeora pese a un armisticio firmado en septiembre. Ayer la ONU informó que casi 1.000 personas han muerto desde que ese mes se proclamara formalmente un alto el fuego firmado por las partes en conflicto. Mientras, el presidente ucraniano Petro Poroshenko pidió a las naciones occidentales que refuercen la presión sobre Rusia y el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, llegó a Kiev y prometió ayuda material para Ucrania, pero de tipo "no letal". Rusia es acusada por la Otán y Kiev de armar a los rebeldes prorrusos, e incluso de haber invadido con sus tropas la zona en conflicto. A la vez, los inspectores europeos que deben vigilar el cumplimiento del armisticio fueron tiroteados por desconocidos.

"En el mejor de los casos el alto el fuego se respeta esporádicamente", admitió el alto comisionado de la ONU para Derechos Humanos, el jordano Zeid bin Raad al Hussein, al dar a conocer la cifra de un millar de muertos desde septiembre. Desde el inicio del armisticio, firmado por todas las partes en conflicto el 5 de septiembre en la capital bielorrusa, Minsk, hasta el 18 de noviembre pasado, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha contabilizado 957 muertes. En total, desde mediados de abril, cuando estalló el conflicto armado separatista, han perdido la vida en Ucrania 4.317 personas y han resultado heridas 9.921, según la ONU.

A un año del comienzo de las protestas masivas en Kiev, el presidente Poroshenko instó a Estados Unidos y la Unión Europea (UE) a que continúen con su política de sanciones contra Rusia. "Enfrentamos una agresión externa desde Rusia. Las tropas rusas invadieron Ucrania", recordó el mandatario durante una visita a Moldavia, nación que también se siente amenazada por Moscú por contar con una minoría rusa. Rusia envia armas —portátiles y pesadas— a los separatistas ucranianos, pero últimamente comenzó a enviar tropas propias a través de la frontera. Aunque Moscú rechaza estas acusaciones, imágenes satelitales de la Otán parecen demostrar lo contrario, así como videos y fotos tomadas en la zona. Ayer, cuando se cumplía un año del inicio de las protestas antirrusas que derrocaron al anterior presidente prorruso, Poroshenko se reunió con el vicepresidente estadounidense Joe Biden. Este acordó el envío de "ayuda no letal". Horas antes Rusia advirtió a Estados Unidos que no entregue armas a Ucrania.

El 21 de noviembre de 2013, el gobierno ucraniano del prorruso Viktor Yanukovich congeló un acuerdo de asociación con la UE y firmó en forma sorpresiva otro que ponía a su país dentro de la órbita del Kremlin. Esto provocó una ola de manifestaciones masivas en Kiev y todas las ciudades del oeste y centro de de Ucrania, con epicentro en la plaza de la independencia (Maidan) para reclamar una política proeuropea y derivó luego en la salida del poder de Yanukovich, quien se refugió en Rusia. Las mansiones y otras riquezas malhabidas de Yanukovich fueron tomadas por los manifestantes y estas imágenes devinieron emblemáticas de la rebelión civil contra el régimen prorruso. En represalia, Moscú decidió anexionarse por las armas la península de Crimea, y poco después, en abril, estallaron los combates con los separatistas en el este de Ucrania que siguen hasta hoy.

El líder separatista Andrei Purgin dijo que la solución al conflicto pasa por conversaciones directas con Kiev, así como con Rusia y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, OSCE. Los separatistas rechazaron nuevamente una mediación de Estados Unidos y la UE. Rusia también rechaza la presencia occidental, pero el gobierno de Kiev sí la desea.

La Osce lamentó que se abriera fuego contra sus observadores en el este de Ucrania. Un uniformado sin identificación disparó en dos ocasiones contra dos vehículos de la Osce, denunció el organismo. Nadie resultó herido. Rusia acusó al gobierno ucraniano por el incidente, mientras que Kiev habló de "provocación. Hemos dicho que los terroristas colocan las marcas de las fuerzas ucranianas en sus vehículos para llevar a cabo provocaciones", señaló el coronel Andrei Lyssenko.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario