Edición Impresa

Ucrania anuncia una tregua en los combates con los separatistas prorrusos

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, advirtió a los rebeldes prorrusos que enfrentarán la muerte si no aprovechan el cese del fuego de una semana para deponer las armas.

Sábado 21 de Junio de 2014

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, anunció ayer un cese al fuego de siete días en los combates contra los separatistas prorrusos, pero también advirtió que los rebeldes se enfrentarían a la muerte si no utilizan ese tiempo para deponer sus armas. En Moscú, el Kremlin, cuyo apoyo es requerido por Poroshenko para su plan de poner fin a la campaña insurgente en el este ucraniano, denunció que la tregua es en realidad un ultimátum a los separatistas en lugar de un ofrecimiento de paz.

Plan de paz. Poroshenko, que apenas hace tres semanas asumió como presidente luego de siete meses de disturbios en la ex república soviética, ordenó a las fuerzas del gobierno que cesaran los enfrentamientos para que su plan de paz en la región se concrete.

Pero después de feroces enfrentamientos el jueves a unos 100 kilómetros de la frontera rusa, que aparentemente causaron numerosas bajas para los separatistas y varias muertes entre los soldados ucranianos, Poroshenko sumó a su declaración de tregua una advertencia para los rebeldes. La agencia de noticias Interfax reportó que el mandatario dijo a los oficiales militares en el este de Ucrania que el cese al fuego temporal les daría a los rebeldes solo una semana para abandonar sus armas, y que después ellos "tendrían que ser eliminados" si persisten en la lucha armada. El alto al fuego "no significa que no responderemos en caso de una agresión hacia nuestro ejército. Haremos todo lo que podamos para defender el territorio de nuestro Estado", indicó el presidente en su página web. La tregua estará vigente hasta el 27 de junio, agregó.

Ignoran anuncio. Tras el anuncio del cese al fuego, Poroshenko presentó un plan de paz de 15 puntos para terminar con la rebelión en el este ruso parlante, que emergió en abril luego de protestas callejeras en Kiev que llevaron a la destitución del líder Viktor Yanukovich, un aliado de Moscú.

Posteriormente Rusia anexó la península ucraniana de Crimea, en un acto no reconocido internacionalmente. Las nuevas autoridades de Kiev consideran que existe una fuerte influencia de Moscú en el movimiento separatista que ha tomado control de ciudades y edificios del gobierno en el este, declarando "repúblicas populares" y asegurando que desean unirse a Rusia.

En Donetsk, la principal zona industrial de la región, los rebeldes permanecían impasibles al anuncio de Poroshenko sobre la tregua y el plan de paz para la región.

En tanto, un portavoz de las fuerzas del gobierno de Kiev dijo que alrededor de 300 separatistas perdieron la vida en enfrentamientos el jueves en la zona este, a unos 100 kilómetros de la frontera, mientras que los combates seguían desarrollándose en el lugar. Las fuerzas ucranianas perdieron algunos efectivos, dijo. Las bajas entre los rebeldes no pudieron ser verificadas de inmediato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario