Edición Impresa

"Tuve una crisis de nervios, me tembló todo el cuerpo, pensé que me infartaba", dijo el gasista

Así lo declaró ante la Justicia el gasista Carlos Osvaldo García, que trabajaba en el edificio de Salta 2141 al momento de la explosión que provocó 21 muertos y decenas de heridos.  

Domingo 18 de Agosto de 2013

Carlos Osvaldo García, el gasista imputado por estrago culposo agravado por 21 muertes, contó ante la Justicia cómo explotó el edificio de Salta 2141. "(Hubo) una explosión en el caño (...) El impacto del gas me pega en el pecho y me tira para atrás. Con esa misma presión de gas se hizo una nube de tierra que no se veía nada y una sordera por el zumbido. Ahí comprobé que no lo iba a poder detener, salí corriendo a la calle para darle aviso a la gente porque había una fuga muy grande de gas", relató en el expediente judicial que se conoció ayer. "Tuve una crisis de nervios, parecía que me iba a dar un infarto", agregó. Por la tarde la Justicia ordenó su liberación.

La indagatoria a García fue tomada el 7 de agosto por el juez correccional Juan Carlos Curto, quien tuvo la causa hasta el jueves pasado. "En su exposición, dejó en claro que actuó correctamente, siguiendo los procedimientos técnicos correspondientes, y remarcó que no fue el primero en trabajar en el lugar", remarcó Hugo Bufarini, abogado defensor.

En sede judicial García narró: "El primer procedimiento que hago es cerrar la válvula de entrada y voy hasta el subsuelo, hasta una de las llaves candado para verificar si se había cortado o disminuido la presión. Como eso no sucedió pensé que era la carga que tenía el edificio, o que la válvula no funcionaba. Entonces cerré la llave candado dentro del subsuelo, de uno de los medidores, para que no se acumulara gas en ese recinto, consideré que era peligroso", según reprodujo ayer el diario Perfil.

"Fui nuevamente a la cabina de entrada —continuó— para poder aflojar la unión superior que está en el regulador, porque en esa sale menos presión. Cuando voy a tocar la válvula estaba floja, estaba puesta con la mano. Desenrosco la unión doble e intento hacerle una palanca con el destornillador para hacerle el venteo. Cuando estoy haciendo eso, hace una explosión el caño, el regulador y la unión doble se desprende de la cañería".

Luego describió: "El impacto del gas me pega en el pecho y me tira para atrás. Con esa misma presión de gas se hizo una nube de tierra que no se veía nada y una sordera por el zumbido. Ahí comprobé que no lo iba a poder detener, salí corriendo a la calle para darle aviso a la gente".

También aludió a los llamados efectuados a Litoral Gas y al 911 para pedir ayuda. "Todos incorporados al expediente, ya que su celular fue ofrecido como prueba", destacó la defensa.

Cuando regresó al lugar del siniestro buscó a su ayudante. "Estaba con una crisis de nervios, me temblaba todo el cuerpo, me parecía que me iba a dar un infarto. Me fui a mi casa y estuve desesperado, no le dije nada a mi familia, no sabía qué hacer, estaba desequilibrado", agregó.

En otro tramo contó que la administración del edificio le confirmó que agentes de Litoral Gas habían ido al inmueble. "Habían encontrado fuga en la válvula de entrada y en otros lugares. Interrumpieron el servicio, arreglaron e hicieron una marca afuera porque tenía fuga, marcaron con pintura amarilla en el piso de la vereda", detalló.

Respecto al estallido dijo: "Hay dos formas de explicarlo, una que el regulador esté roto y la descarga del tubo superior venga hacia abajo, y la otra que la válvula de entrada no corte".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS