Automovilismo

Turismo Carretera: modelos y marcas con los verdaderos capó

El reconocido chasista del Turismo Carretera, Walter Alifraco, contó detalles de cómo cambiarán los modelos del TC para el espectáculo. "Es el camino", dijo

Sábado 30 de Mayo de 2020

Si algo le faltaba al Turismo Carretera para hacerlo cada vez más apasionante y espectacular en sus 82 años de existencia era devolverle la identidad a las cuatro marcas que marcaron el camino de la competencia en los últimos 50 años. Para ello, desde hace tiempo se piensa en amalgamar las siluetas de las trompas originales que identifican a Ford, Chevrolet, Dodge y Torino con los prototipos actuales. De esta manera, aquel fanático del TC podrá hacer realidad ese deseo de ver rugir en pista aquella cupé Dodge GTX, el Ford Falcon, la cupé Chevy y el nada menos imponente Torino 380 W, famoso por la “Hazaña de Nürburgring”. Y detrás del proyecto está el reconocido chasista del TC Walter Alifraco.

Si bien seguirán conservando el pontón de seguridad, el efecto de las trompas originales en las marcas del TC modificará la carga aerodinámica y eso hará un espectáculo más parejo y entretenido de principio a fin. Lo cierto es que en medio de los planes se coló la pandemia del coronavirus y eso obligó a postergar la iniciativa y también a la readecuación de los presupuestos de todos los equipos que integran la categoría.

El proyecto está encabezado por Walter Alifraco, expiloto y director del Alifraco Sport, que representa a Lionel Pernía, Julián Santero y Mariano Altuna en el TC, a Germán Todino en el TC Pista y a los hermanos Pernía y Juan Pablo Rossotti en el Turismo Nacional Clase 3, la competencia que más respeta el diseño de fábrica.

"Buscamos carreras más espectaculares, de modo que en una recta un auto que viene detrás del puntero pueda emparejar la línea" “Buscamos carreras más espectaculares, de modo que en una recta un auto que viene detrás del puntero pueda emparejar la línea”, le explica Alifraco a Ovación respecto a la modificación que prevé una menor penetración y carga respecto a las trompas actuales, que reducen la posibilidad de sobrepasos.

En ese sentido, Alifraco cuenta que se trata de “una propuesta que se presentó en la ACTC (Asociación de Corredores del Turismo Carretera) hace un tiempo y estaba pensada para 2021, pero con el parate de la pandemia de coronavirus seguramente quedará para el otro año, ya que a la vuelta tendremos que arrancar como estábamos en incluso bajar los costos”.

A la hora de saber cómo tomaron los equipos al proyecto que pretende introducir la ACTC, Alifraco detalla que “los testeos técnicos, en base a los cálculos teóricos, les resultó beneficioso a los equipos y son optimistas de que esto va a funcionar, sólo resta probar las trompas en pista para analizar detalles”.

Según admite, aún existe una pequeña diferencia que están trabajando para equiparar las trompas de las cuatro marcas. Y si bien los nuevos plásticos van a ser aerodinámicamente veloces, acotó que "La diferencia que existe entre equipos se va a acotar al entrar a la recta, seguramente" “la diferencia que existe entre equipos se va a acotar al entrar a la recta, seguramente”.

Por su parte, el presidente de la ACTC, Hugo Mazzacane se había mostrado entusiasmado en su momento con las modificaciones que tienen previstas en un futuro cercano para aportar identidad a cada marca. “Me parece correcto que cada marca tenga su trompa original para que los autos no sean todos iguales, es un tema ya analizado por la comisión directiva y es el camino a seguir en el Turismo de Carretera”, había destacado en una entrevista al ser consultado por este proyecto que aún era un bosquejo y una charla de café en la comisión directiva de la ACTC. “Va a haber un auto que gane y otro que pierda, y por eso tenemos que ajustar lo que sea necesario, pero sin lugar a dudas es una idea que me gusta”, agregaba.

El efecto pandemia

Walter Alifraco atiende el llamado de Ovación desde su taller ubicado en Lanús, provincia de Buenos Aires, donde reside y desde donde le provee las trompas actuales al 70 por ciento de los autos que integran la categoría, la más antigua del país y del mundo, según lo estableció el World Récord Guinness.

Desde allí, todos los planes que tiene en mente y los que estaban previstos para este año y el que sigue se encuentran automáticamente supeditados a lo que suceda con la pandemia de coronavirus, que desde principios de año se cobra miles de víctimas en todo el planeta. Por su puesto que el automovilismo no es la excepción. Y si bien hay protocolos presentados, por ahora hay que conformarse con la carrera virtual del Turismo Carretera, con los pilotos a bordo de un simulador desde sus hogares. Claro que a más de uno le gustaría estar en ese lugar, pero nada se compara con el rugido de los motores en pista, la adrenalina, los campamentos y el asado que suele disfrutarse entre amigos en las tribunas mientras se corre la carrera.

“Los equipos están complicados por la situación económica que se generó con el parate de la competencia. Para que tengas una idea, sólo en nuestro equipo somos entre 28 y 30 personas que atienden 8 autos (tres del TC, un TCP y cuatro del TN)”, describe Alifraco para dimensionar la coyuntura.

Para tener en cuenta lo que realmente cuesta estar a la altura de la carrera más importante y convocante del país, Alifraco detalla: “Hasta antes de que comenzara la pandemia estábamos hablando de entre 6 mil y 7 mil dólares por carrera, lo que incluye traslado, mantenimiento, equipamiento y todo lo que respecta a la puesta a punto del auto y la participación en la competencia”.

“Estamos hablando de la categoría más importante del país”, agrega. Sin dudas, detrás del fútbol el automovilismo es una pasión de multitudes. Y que, a diferencia de la redonda, aún cuenta con el folclore de las hinchadas que acompañan a sus marcas a todos lados. También se juega la fidelidad de cada piloto y es por eso que no se perdona a aquel que cambia de marca: es como pasar de Newell?s a Central o viceversa. Eso no cambia. Lo que sí cambiará será el aspecto exterior y los sobrepasos. Un cóctel que sin dudas el TC precisa para un mejor espectáculo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario