Edición Impresa

Tu equipo me suena

Real Madrid despachó a Barcelona 2 a 1 y se quedó con la Copa del Rey. El Tata Martino quedó al borde de su fin de ciclo en Catalunya.

Jueves 17 de Abril de 2014

No hay caso. Está torcido y perdido. Barcelona continúa en picada de la mano de Gerardo Martino. Esta vez mordió el polvo frente a Real Madrid en la final de la Copa del Rey, que se disputó en Valencia y se fue para suelo capitalino fruto del 2 a 1 del elenco blanco. El triunfo merengue dejó más esquirlas en las entrañas azulgranas. Si el Tata venía siendo cuestionado y puesto en duda en su función de entrenador tras la eliminación de la Champions League y de haber quedado tercero en la liga, ahora hay que agregarle que fue derrotado por el archirrival nacional ayer y su futuro quedó realmente incierto.

Atrás quedó la gran quinta de jugadores que solía mostrar Barsa. Atrás quedó el sueño de alcanzar la final europea o la corona del Rey. El azulgrana vive y sufre su temporada más triste de los últimos años. Tal es así que la amenaza de una temporada sin trofeos en sus cargadas vitrinas está al caer. En Catalunya están acostumbrados a otros objetivos. A ganar títulos y clásicos seguido. Este conjunto se mancó de la mano del DT rosarino, que parece no encontrarle la mano al delicado cuadro de situación.

Ayer perdió la final en Mestalla frente a un Real Madrid que mostró de entrada cuáles eran sus verdaderas intenciones, pese a no contar con su máxima estrella: Cristiano Ronaldo, quien está lesionado. Fue entonces que apareció Angelito Di María para poner la casa en orden con una gran conquista cuando iban apenas 11 minutos. El ex jugador de Central ratificó su gran presente con su golazo.

El derby era electrizante y estaba cargado de emoción, tanto por el espectáculo futbolístico como por el show que brindaban las parcialidades debido a que representan la máxima rivalidad deportiva y política. Y a pesar de la herida que tenía el conjunto azulgrana, Messi y compañía lograron acomodarse. Pero no podían lastimar a los blancos. Cada uno mostraba su estilo. Aunque lo llamativo era que Barcelona terminaba sus jugadas mayormente con centros al área, algo que no le convenía en absoluto, ante la solidez mostrada por la zaga merengue. Encima, sus hombres más sabios, Xavi, Iniesta, Messi y Neymar, no gravitaban.

En el segundo tiempo el partido volvió a cambiar. Y los de Ancelotti recuperaron otra vez el juego. Parecía que se venía el segundo. Pero en medio del aluvión merengue, Bartra se mandó al ataque en un córner y envío la pelota al ángulo. Aunque Modric al rato avisó que estaban vivos con un remate que pegó en el palo. Y cuando iban 85 minutos Real Madrid volvió a la carga. Esta vez vía Bale, quien en una gran jugada personal, por la derecha, se escapó, eludió a Bartra y terminó haciéndole un gol de caño a Pinto: 2 a 1 y a celebrar la 19ª corona de su historia. Si bien Neymar metió un disparo en el palo, lo cierto es que los capitalinos se llevaron un merecido triunfo y dejaron al Tata Martino realmente al borde del abismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario