Edición Impresa

Tres rosarinos se meten en la elite del paracaidismo argentino de trabajo relativo

Integran el selecto equipo de 44 personas que batió el récord de salto en grupo, actividad para nada sencilla. Ahora van por más: se tirarán en Estados Unidos junto a otros 247.

Domingo 17 de Noviembre de 2013

Cuarenta y cuatro personas a seis mil metros de altura. Saltan en un orden milimétricamente calculado y se encuentran dos mil metros más abajo a doscientos veinte kilómetros por hora en posiciones practicadas cientos de veces. Se agarran entre todos y hacen el récord nacional de trabajo relativo. Suena una alarma y abren los paracaídas.

Fernando Di Sipio, Marcelo Vives y Arturo Julio son los tres rosarinos que integraron el selecto grupo que hace aproximadamente un mes se juntó en Montevideo y durante cuatro días estuvieron saltando de unos aviones Hércules uruguayos (la Fuerza Aérea Argentina no facilitó los suyos para alquiler y por eso tuvieron que ir a Uruguay) intentando conseguir el récord, hasta que lo consiguieron. Habían probado ya tres veces pero problemas climáticos y con los aviones se los habían impedido.

Dentro del paracaidismo esta disciplina se conoce como "trabajo relativo" y consiste en saltos grupales que se encuentran a medio camino, se agarran y forman una figura (formación) predeterminada. Es una disciplina muy técnica que requiere muchísima práctica en tierra, ya que todos los pasos están preestablecidos. Para llegar a saltar con tantas personas, el paracaidista tiene que practicar en tierra entre pocas personas e ir aumentando lentamente. El trabajo relativo es muy peligroso por los peligros de choques entre los paracaidistas.

Fernando Di Sipio, que con 6.000 saltos es uno de los más experimentados, relató la experiencia. "Fue muy emocionante. No todos tienen la posibilidad de saltar de un Hércules, desde esa altura, así que estábamos todos muy entusiasmados. La emoción de conseguirlo es enorme, una cosa muy linda. Si bien durante el salto no te divertís porque necesitás estar 100 por ciento concentrado, la satisfacción de lograr una formación tan difícil y peligrosa se disfruta muchísimo".

Di Sipio contó además cómo es el proceso de selección. "Hay un capitán que convoca y los que quieren saltar se van postulando. Se elige una cantidad de saltadores posibles y van a las prácticas. En esas prácticas van viendo tu nivel y tenés que estar muy atento porque estás mal un día y te bajan. Es demasiado peligroso como para arriesgarse con paracaidistas que no estén bien afilados".

Di Sipio, a su vez, es el instructor jefe del Aeroclub Rosario, ubicado en Alvear, que mantiene el mayor volumen de paracaidistas a nivel nacional en la actualidad. Allí, sábados y domingos, desde las 9 de la mañana hasta la puesta del sol, realizan saltos de bautismo con los que se acerquen. Además, y como principal actividad, se dedican a instruir a los aspirantes a paracaidistas. "Es lo que más nos interesa, los saltos en tándem los hacemos, pero lo que queremos es que la gente se sume al deporte y aprenda a saltar sólo", contó.

Récord mundial. Di Sipio junto con Marcelo Vives y un argentino más, están clasificados para intentar un récord mundial de trabajo relativo que se tratará de hacer en Arizona, a fin de mes. El récord no estará dado por la cantidad de paracaidistas (400 fue lo máximo y aquí serán 250) sino por el grado de dificultad.

En esta oportunidad, cuando estén todos agarrados y en formación, se soltarán para cambiar de posición y volver a juntarse, es lo que se conoce como "trabajo relativo secuencial". "Es tremendamente difícil, vamos a estar una semana entera saltando para ver si lo podemos lograr. Yo estuve cuando se hizo el récord europeo, que fue de 108 personas, y fue difícil. Así que 250 personas es un gran desafío. El año que viene, estoy clasificado para el récord mundial de trabajo relativo puro que se intentará hacer con 500 paracaidistas", explicó satisfecho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS