Edición Impresa

Tres jóvenes resultaron heridos por una descarga eléctrica

Estaban pasando la tarde en la Pelopincho de la casa de su abuela, a metros de Virasoro y Felipe Moré. Están internados en el Heca.

Jueves 06 de Febrero de 2014

La idea para sobrevivir a los 42,4 grados de sensación térmica de ayer era sencilla y doméstica. Los jóvenes de la familia pasarían la tarde en la Pelopincho de la casa de la abuela, en barrio Triángulo, al suroeste de la ciudad. Pero el plan terminó mal: con la perra de la familia muerta y dos hermanos y una prima de ambos hospitalizados en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Todo por la descarga eléctrica de un cable, tragedia que no privó al barrio de un momento de indignante tensión. Los vecinos le arrojaron una lluvia de insultos y cascotazos al móvil del Comando Radioeléctrico, luego de que los agentes se negaran a trasladar a los heridos.

Ayer, alrededor de las 16, toda la familia de Marta Berna estaba en el patio de su casona, una vieja construcción del ferrocarril, de ladrillos con patio y fondo, que quedó en medio de la villa y donde la mujer vive desde hace 34 años.

Como estaba nublado, los jóvenes permanecían fuera de la pileta y en patas, cuando el mayor de los nietos, Jorge Ojeda, de 21 años, quiso arreglar la parra del patio. El muchacho no se dio cuenta de que entre las ramas repletas de uvas verdes había un cable y lo tocó sin querer. Lo que siguió fue una potente descarga que lo tiró al piso completamente húmedo.

En el patio se encontraban el hermano del muchacho, Juan, de 17 años; y la prima de ambos, Camila Urrutia, de 18. Supuestamente ambos recibieron el coletazo de la descarga eléctrica por el piso. Pero la patada afectó trágicamente a Mili, la perra de la familia, que murió electrocutada en el acto.

El múltiple accidente provocó los gritos desesperados de la dueña de casa, la abuela de los chicos, y de otros familiares que estaban con ella. Los vecinos sentados en la vereda, a la vera de la vía que atraviesa el barrio, coparon de inmediato la casa, ubicada en Estación Triángulo S/N, a pocos metros de Virasoro y Felipe Moré.

Horacio y Marcelo, padre e hijo, cortaron el cable "pelado", según ellos, y trataron de resucitar al más gravemente herido de los tres jóvenes, Jorge. Según su abuela, el muchacho, padre de una nenita, "estaba completamente morado" tras la descarga.

La Capital encontró a la mujer desconsolada en su cocina y haciendo guardia junto al teléfono esperando que la llamaran sus parientes y le dijeran cómo estaban sus nietos. "No saquen fotos, por favor. Estamos muy mal. No lo puedo creer, yo vi cómo mi nieto se retorcía. Y que la perra está muerta; tampoco lo puedo creer: ella cuidaba de mi nieta que es discapacitada", comentó.

Cuando llegó el Comando Radioeléctrico, los vecinos les pidieron a los agentes que trasladaran a los heridos al hospital, y por la negativa recibieron insultos y piedrazos que les abollaron la luneta trasera del móvil.

Luego de eso llegó el personal del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies), pero terminó asistiendo a los familiares de los heridos, visiblemente conmocionados.

"La ambulancia no llegaba así que tuvimos que cargar a los chicos varios metros y llevarlos entre los vecinos. ¿Cómo van a negarse a trasladarlos, esto no fue producto de un acto criminal ni una balacera, fue un accidente horrible que puede suceder en cualquier casa", lamentó Jorge, el mismo vecino que había cortado el cable y que media hora después del accidente seguía con la pinza en su mano.

Parte médico. Al final de la tarde de ayer, el director del Heca, Néstor Marchetti, precisó que el cuadro más comprometido era el de Jorge, que había hecho "varios paros cardíacos" y se encontraba con asistencia mecánica respiratoria y en terapia intensiva. Su pronóstico es "muy inestable".

En cambio, según el médico, los partes clínicos de Juan y de Camila eran "más estables".

"El muchacho tiene quemaduras en las piernas y en el tronco pero está bastante bien", relató.

Mientras tanto, Camila se encontraba en la guardia. "Tiene quemaduras leves y está lúcida, su pronóstico es estable", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS