Edición Impresa

Tres incendios en el basural agotaron la capacidad y la paciencia de los bomberos

Fueron el domingo, lunes y martes. Los voluntarios desistieron de seguir trabajando. Concejales piden acción a las autoridadesde Villa Gobernador Gálvez.  

Jueves 31 de Enero de 2013

Los Bomberos Voluntarios de Villa Gobernador Gálvez dijeron basta. Después de tres incendios consecutivos el domingo, lunes y martes, y viendo el deterioro de los equipos y el agotamiento del personal, el cuerpo dio por finalizado su trabajo y desistió de seguir combatiendo el fuego. Los mismos focos generaron la reacción de los concejales, que en una reunión de urgencia pidieron al municipio medidas para terminar con el problema a corto plazo, y solucionar a mediano el tema del basural mismo.

En rigor, el fuego se desató en una suerte de anexo al basurero municipal, que está ubicado al oeste de la autopista en el cruce con el arroyo Saladillo. Ocurre que con los años se fue formando al este de la conexión con Buenos Aires ese otro depósito irregular. Allí se arroja basura clandestinamente, y después de que las últimas tormentas anularan el paso al relleno oficial, este otro creció exponencialmente.

El jefe del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, Alfredo Valor, contó a LaCapital que el domingo se desató el primer incendio, aproximadamente a las 17, y que debieron trabajar sin cesar hasta las 3 de la madrugada del lunes. Pero ese mismo día, también a las 17, el lugar volvió a arder, lo que los obligó a combatir el fuego hasta las 22. Cuando creían que todo había terminado, el martes las llamas y el humo volvieron con asombrosa puntualidad, igual que los días anteriores, y una vez más se trabajó hasta las últimas horas de la noche. "Fue entonces que desistimos. No podemos seguir trabajando más, el personal está agotado, las unidades, deterioradas. Es imposible controlarlo. El martes había más de 30 focos, para la salud del personal es un riesgo muy grande, y hay que tener en cuenta que los bomberos voluntarios vivimos cada uno de nuestro trabajo", razonó.

 

Encuentro. Ante esta situación, el presidente de la Comisión de Ecología del Concejo Deliberante, Carlos Dolce, llamó a una reunión de urgencia a sus colegas para buscar consenso y elevar un pedido de acción urgente a las autoridades.

Del encuentro, al que asistió también el secretario de Obras y Servicios Públicos, Sixto Domingo Alba, surgió la idea de trabajar en lo inmediato para frenar estos focos, y después en la erradicación del basural.

"Le pedimos a las autoridades que no se tire más nada en ese lugar, que cerquen el espacio para impedir el libre acceso, presencia policial para garantizar que esto se cumpla, y una cámara de seguridad en el ingreso al relleno para visualizar todos los movimientos de ingreso y egreso, porque ahí van empresas particulares y tiran la basura sin pagar ningún canon al municipio", enumeró Dolce.

Otra medida propuesta es la colocación de una bomba de agua en el arroyo y una perforación que garantice la asistencia a las autobombas, porque si no, los coches tienen que volver a la base.

"Esto es en lo inmediato, pero pedimos también un programa de trabajo a mediano plazo para la solución definitiva, que es la erradicación del basural anexo y la adecuación a la normativa sobre recolección, tratamiento y disposición final de los residuos", señaló el concejal.

Descartan sabotaje. Aunque no descartaron la intervención humana en la generación de algunos de los focos, tanto Dolce como Valor desestimaron la posiblidad de un sabotaje y desvincularon estos hechos del conflicto que mantiene un grupo de contratados del municipio, y que afecta a la recolección olrecolectores (ver aparte).

El jefe de bomberos explicó que "hay mucho cirujeo, algunos por ahí pueden generar un foco, pero este problema va más allá de eso. La basura que se entierra sigue ardiendo y acumula muchísimos gases, el fuego vuelve a propagarse, y aunque parezca mentira, los mismos roedores, que los hay en cantidad, se prenden fuego y salen corriendo llevando las llamas de un lado a otro".

Lo que sí les consta a ambos es que en estas condiciones los bomberos no pueden seguir trabajando. "El domingo hubo cinco dotaciones, tuvieron que venir efectivos de Zapadores de Rosario, gente de Pueblo Esther, Aguas Santafesinas debió asistir con cubas. Se gastaron 260 mil litros de agua durante los tres días. Yo mismo estuve dos horas respirando ese humo, es insalubre. Se rompieron mangueras, botas y trajes. Esto tiene que solucionarse", remató.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS