Edición Impresa

Tres al hilo: Central se llevó un triunfazo por el espíritu utilitario y una mayor eficacia

Central se llevó el clásico por 2 a 0, sin dejar dudas. Se adueñó del triunfo por inteligencia práctica. Se impuso por utilidad, predisposición y eficacia. Porque fue el único de los dos que estuvo cerca de lo que debía jugar.

Lunes 20 de Octubre de 2014

Central se llevó el clásico, sin dejar dudas. Se adueñó del triunfo por inteligencia práctica. Se impuso por utilidad, predisposición y eficacia. Porque fue el único de los dos que estuvo cerca de lo que debía jugar. Porque supo abroquelarse, y además mostró una gran capacidad de concentración para elaborar respuestas rápidas. Estuvo atento a su libreto, pegó en momentos justos y pudo haber ampliado la diferencia si hubiera contado con más serenidad en el pasaje de cierre. El 2 a 0 sobre Newell’s en el Gigante fue una victoria inobjetable, forjada desde la determinación, la neurona y el corazón. Otra vez desde el pizarrón. Y en esta ocasión estableciendo amplias diferencias sobre el césped.
  El equipo leproso finalizó atado, confundido, con dos hombres expulsados y sin chances de reacción. Y ese fue un enorme mérito colectivo del elenco canalla.
  El encuentro arrancó con bajo vuelo. La ansiedad y las imprecisiones ganaron la pulseada. Un pase largo de Bernardi y una pifia de Becker se conformaron en válidas pinturas de las vacilaciones iniciales. Sin claridad en los intérpretes, el trámite quedó a merced de algunas cuestiones instintivas. Y en ese marco, Central siempre se mostró más respetuoso de su libreto. Más dispuesto a cortar y salir con velocidad de contra.
  Lo de Newell’s no pasaba del terreno de las intenciones. Bernardi estaba torcido, y Maxi Rodríguez y Scocco no aparecían para desnivelar en ofensiva. Se quedaba estacionado en un toqueteo demasiado lejano y estéril.
  Con este escenario, los errores comenzaban a multiplicar su valor. A los 18’, Niell habilitó a Abreu que impulsó un tiro libre en el borde del área que desperdició Donatti.
  El partido se focalizaba en un duelo de acciones aisladas, que no necesitaban mucho sustento en el juego para irrumpir. Por eso no extrañó cuando apareció Ferrari, a los 28’, envió un centro venenoso desde la derecha, y Niell se agigantó en el área, anticipó a Coty Fernández y decretó la apertura.
  Newell’s trató de contestar rápido con una apilada de Scocco que se estrelló en el caño derecho y Maxi tiró a las nubes el rebote, pero no generó más que eso.
  Central quería sacarle rédito a su envión y, a los 36’, después de un lateral, Ustari rechazó corto (acusando un golpe de Abreu en el salto) y Nery Domínguez convirtió en oro esa pelota con un remate que se clavó a la izquierda del portero leproso.
  En el segundo tiempo, el cuadro de acción no varió. Newell’s no lograba inquietar al fondo local, ni siquiera con los ingresos de Víctor Figueroa y Fydriszewski. Adelante sus intenciones se esfumaban en un estatismo llamativo. Y atrás exhibió groserías que lo dejaron  caminando peligrosamente por la cornisa de la goleada. Asimismo, las expulsiones de Scocco y Leandro Figueroa lo dejaron a kilómetros del descuento. Con el correr de los minutos, el dueño de casa le fue sumando razones y merecimientos a su gesta. Con firmeza defensiva, Barrientos suelto adelante de los volantes y Valencia luchando contra todos en solitario, pudo aumentar la cuenta. El colombiano tuvo un par de chances pero le faltó tiza en el toque final.
  De esta manera quedó evidenciado que Central fue más. De principio a fin. Aprovechó mejor sus recursos y la asombrosa levedad de su rival. Russo ratificó que tiene la llave para ganar este tipo de partidos y el equipo se regaló un triunfazo inolvidable.

Síntesis:

Rosario Central 2-Newell´s 0
Estadio: Gigante de Arroyito.
Árbitro: Patricio Loustau.

Rosario Central: Mauricio Caranta; Paulo Ferrari, Tomás  Berra, Alejandro Donatti, Rafael Delgado; Hernán Encina, Nery  Domínguez, Damián Musto, Pablo Becker; Franco Niell y Sebastián  Abreu. DT: Miguel Ángel Russo.

Newell´s: Oscar Ustari; Cristian Díaz, Leandro Fernández,  Víctor López, Milton Casco; Horacio Orzán, Hernán Villalba,  Lucas Bernardi; Mauricio Tevez, Ignacio Scocco y Maximiliano  Rodríguez. DT: Gustavo Raggio.

Goles en el PT: 28m Niell (C) y 36m Domínguez (C).
Cambio en el PT: 30m José Valencia por Niell (C).
Cambios en el ST: 5m Francisco Fydriszewsky por Tevez (N) y  Víctor Figueroa por Díaz (N), 12m Fernando Barrientos por Abreu  (C), 24m Jonás Aguirre por Becker (C), 38m Leandro Figueroa por  Villalba (N).
Incidencias en el ST: 30m expulsado Scocco (N), por  protestar, y 47m Leandro Figueroa (N), por juego brusco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario