Edición Impresa

Tras violenta entradera, vecinos de Roldán se movilizaron al Concejo

Sucedió en Cotos de la Alameda, que está de sur a norte entre la ruta 9 y las vías del ferrocarril y de este a oeste desde el límite con Funes y dos kilómetros antes del cruce con la ruta A-012.

Jueves 02 de Abril de 2015

Medio centenar de vecinos de Cotos de la Alameda se movilizaron el martes hasta el Concejo para reclamar seguridad tras la violenta entradera sufrida el pasado 23 de marzo una familia de ese barrio.

   Cotos es uno de los loteos más antiguos de la ciudad. Está de sur a norte entre la ruta 9 y las vías del ferrocarril y de este a oeste desde el límite con Funes y dos kilómetros antes del cruce con la ruta A-012.
  El grave episodio de inseguridad fue trasladado al Concejo y se le pidió que trabajen para buscar soluciones. Los vecinos dijeron que los hechos delictivos ocurridos en el barrio son mayores a los denunciados y criticaron el accionar policial apuntando a que también sospechan de zonas liberadas.

   Además, pidieron que el municipio mejore “la escasa iluminación” en algunos sectores por “falta de poda” y que refuerce el patrullaje de la Guardia Urbana. El Concejo se comprometió a convocar a las autoridades de seguridad provincial, Fiscalía y del municipio para mantener una reunión con los vecinos y sostuvieron que por el aumento de hechos delictivos se podría conformar un comité de crisis.
Entradera. El hecho que desencadenó el reclamo fue relatado por Adriana C. a La Capital. La mujer, que estuvo en el Concejo, contó que su familia sufrió una violenta entradera el 23 de marzo en su casa de Humahuaca, a la altura de garita 6 de ruta 9, a 100 metros de las vías.

   Ocurrió a las 21.55 cuando regresaba con su hijo de comprar una pizza y fueron sorprendidos por cuatro sujetos fuertemente armados y con handys configurados con frecuencias policiales de varias localidades del sur provincial, según se verificó luego ya que los delincuentes olvidaron un handy.

   Los obligaron a entrar a la casa donde estaba su esposo, Carlos L. Bajo amenazas de muerte los hicieron tender al piso. Uno le dio un fuerte culatazo a Carlos, los restantes revolvían y tomaban dinero, joyas y artículos electrónicos. Cuando estaban por encerrarlos en el baño, la mujer que era amenaza con un cuchillo en el cuello, sufrió una descompensación cardiaca que le produjo un desmayo. Entonces, los delincuentes se fueron en un coche que esperaba con un quinto cómplice y se llevaron las llaves del auto de la familia y de la casa. La denuncia se radicó en la seccional 6ª como “robo calificado y privación ilegítima de la libertad”.

   La pareja de jubilados, que vive en Roldán desde hace más de ocho años, resaltó que “estaban armados hasta los dientes con una escopeta recortada, cuchillos y una pistola 45”. Los amenazaron siempre colocándoles la escopeta en la cabeza y les pedían joyas, dinero y armas.

Imagen. “Uno, de cerca de 50 años, tenía la cara descubierta. Era de gran contextura y con vestimenta y disciplina similar a un policía. Estuvieron sólo 15 minutos. El auto en el que desplazaba parecía un Renault 19 rojo con vidrios polarizado. Mi hijo salió a perseguirlos con su cuatriciclo y las cámaras de seguridad municipal registraron por donde huyeron”, detalló Adriana.

   “Vimos al auto sospechoso al otro día, avisamos al destacamento del Comando de ruta 9 y A-012, pero nunca se acercaron. En el barrio somos unos 70 los vecinos que estamos preocupados y comenzamos a reunirnos porque estamos desprotegidos”, dijo la víctima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario