Edición Impresa

Tras un año, llegó al Concejo el informe de la torre polémica

Con el expediente se profundizaron las diferencias entre el oficialismo y la oposición sobre si la altura está permitida o no.   

Sábado 07 de Septiembre de 2013

El Ejecutivo envió al Concejo el informe sobre la Torre Shopping Condo Hotel de Rondeau y Juan B. Justo, denunciada por estar fuera de norma. El expediente llegó al Palacio Vasallo casi un año después de que fuera pedido y a expensas de un emplazamiento: o lo enviaban o citaban a los funcionarios. De los cientos de pedidos de informes que el Legislativo manda a la Municipalidad, pocos dividieron de tal modo a oficialistas y opositores como la actual espina que atraviesa el tema: el permiso de edificación que posibilita construir diez pisos por encima de lo permitido para esa zona.

Pero aún con el expediente en el Concejo, las opiniones entre ambos sectores políticos, siguen a punto de un cisma. Para el oficialismo el permiso se ajusta a las normas. "No es verdad", continúa tronando la concejala por el Partido del Progreso Social (PPS), Fernanda Gigliani, que la semana pasada ventiló el tema. Según la edila, lo primero que hay que señalar es que los planos arribados el jueves al recinto son iguales a los que ella mostró para fundamentar la denuncia y por lo tanto no la contradicen.

¿Cómo puede una prueba objetiva tener dos miradas? La respuesta se encamina hacia otros terrenos, más allá de la verificación empírica. "No pueden admitir que el permiso fue mal dado porque debería renunciar la directora de Obras Particulares, María Cristina Funes", dijo Gigliani.

Para el concejal por el socialismo, Manuel Sciutto, Gigliani está equivocada. Y dijo que dentro del Código Urbano "existe una normativa que se llama retiro voluntario de la fachada con respecto a la línea de edificación, para poder sobreelevar el edificio formando un ángulo de 60 grados con la construcción, esto se llama retranqueo", dijo el edil para saldar el debate.

¿Dónde está? Nada más lejos para la joven edila del PPS. "El certificado urbanístico está mal otorgado", insistió. Además dijo que el retranqueo aludido para justificar la altura, no sólo no está explicitado en el plano de la torre de Rondeau y Juan B. Justo, sino que tampoco se puede realizar desde la fachada.

Para Gigliani, no hay otra explicación: el edificio se eleva diez pisos más de lo permitido, es decir 67 metros de altura, porque tiene un permiso de edificación mal otorgado, el 18 de abril de 2012. Además dijo que ese error fue detectado y señalado por las oficinas del Distrito Norte, desde donde pidieron instrucciones a sus superiores sobre el criterio a adoptar.

Desde el oficialismo, la concejala Viviana Foresi, desestimó la versión. "Según lo establecía el Código Urbano Municipal, al momento de presentar el expediente, la altura máxima permitida en Rondeau era de 36 metros sobre la línea de edificación. Sin embargo, la norma establecía que si la construcción se alejaba de dicha línea (es decir que se retiraba voluntariamente), podía ganar metros en altura respetando las proporciones", explicó.

"Lo más escandaloso fue el argumento con el que intentan cubrir las irregularidades", respondió Gigliani, Y anticipó que no piensa detener la denuncia. "Vamos a seguir planteando éstas y otras que se dan al interior de la Secretaría de Planeamiento y en la Dirección de Obras Particulares", aseguró. Además, sostuvo que es "incontable" la información que hacen llegar los vecinos que se ven perjudicados por arbitrariedades como la señalada, que el oficialismo responde con "agravios" en lugar de admitir.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS