Edición Impresa

Tras protestas policiales y saqueos, vuelve la calma a Catamarca y San Juan

Los gobiernos tuvieron que dar respuestas de urgencia a las demandas. Se levantaron los reclamos de efectivos en esas provincias. Siguen los problemas en Río Negro y Neuquén.

Domingo 08 de Diciembre de 2013

Las protestas de los efectivos de la policía de Catamarca y de San Juan se levantaron ayer luego de acuerdos con los gobiernos provinciales, pero continuaban los reclamos salariales de uniformados en Neuquén y Río Negro. Situaciones paralelas a las de la provincia de Santa Fe, donde ayer el gobernador, Antonio Bonfatti, salió a hacer anuncios sobre mejoras salariales a los efectivos policiales. Eso ocurrió en sintonía con la llegada de efectivos de Gendarmería y Prefectura a la ciudad de Rosario (ver sección Ciudad).

Luego del acuartelamiento cordobés, que fue el disparador para los reclamos de fuerzas de otras provincias, mandatarios de varios puntos del país lidiaron este sábado con las manifestaciones de sus policías, a pesar de que no se registraron graves incidentes, teniendo en cuenta que no había en ningún caso retención total de tareas.

En Neuquén se producía sin embargo la situación más complicada, ya que, a pesar de que el gobierno provincial otorgó un aumento salarial, los policías rechazaron la propuesta y continuaban acuartelados en la Jefatura local. Durante esta mañana, el subsecretario de Seguridad provincial, Gustavo Pereyra, advirtió que, luego de que se elevaran los salarios de los efectivos, se iba "a trabajar de acuerdo a la legislación vigente" y se aplicarían "sanciones administrativas y judiciales" a aquellos que continúen con las protestas.

"Se empezará a judicializar mediante las denuncias penales correspondientes todo hecho que configure un delito como bloqueos de rutas, de acceso a edificios, de daños a bienes del Estado, de impedir la libertad de trabajo y otros", aseguró el Ejecutivo provincial, a cargo de Jorge Sapag, a través de un comunicado.

Por su parte, el jefe de la Policía de Neuquén, Raúl Laserna, se refirió a la medida de fuerza de sus subordinados y consideró que, ante el aumento otorgado, "la gente que está acuartelada tiene que volver a su lugar de trabajo".

"Día no trabajado va a ser día no cobrado", concluyó Laserna, quien consideró que el comunicado de la Gobernación se debió a que "no se ha visto nada del otro lado, ni siquiera han liberado la Jefatura".

Por su parte, tras las primeras protestas iniciadas en la noche del viernes en San Juan, donde hubo saqueos, durante la jornada se reunieron funcionarios de la Gobernación con representantes de los efectivos policiales y, luego de arduas negociaciones, finalmente alcanzaron un acuerdo.

Al conocerse la concentración que realizaron algunos miembros de la fuerza provincial frente al Comando Radioeléctrico en la noche del viernes, se produjeron intentos de saqueos en algunos comercios de la ciudad capital y en Rawson que concluyeron con un centenar de detenidos.

A pesar de que el reclamo no incluyó un acuartelamiento, el vicegobernador en ejercicio del Ejecutivo, Sergio Uñac, había pedido el envío de gendarmes a la provincia y aclaró que la solicitud era "para que, actuando coordinadamente con los efectivos policiales, se asegure la convivencia de los sanjuaninos".

En Río Negro, el gobernador, Alberto Weretilneck, aseguró que hasta el momento "no se produjeron hechos de vandalismo", ya que —aseguró— el trabajo del personal policial "se desarrolla con normalidad". Tras los primeros reclamos, el jefe de Policía, Fabián Gatti, había acordado sentarse a dialogar con un grupo de efectivos, aunque otro sector de la fuerza provincial, principalmente en Bariloche, Cipolletti y Viedma, amenaza con acuartelarse.

Durante el sábado por la mañana, los ministros de Gobierno, Luis Di Giácomo, y de Justicia, Oscar Albrieu, se reunieron con la facción que aún protesta, quienes se retiraron descontentos con las propuestas oficiales, según indicó el portal Río Negro.

La provincia de Chubut no es ajena a los reclamos de la policía, por lo que el gobernador, Martín Buzzi, convocó a los efectivos a una reunión que se llevará a cabo este lunes para tratar de arribar a una salida cordial frente a los pedidos de aumento y evitar un acuartelamiento. Mientras tanto, los miembros de la policía de Catamarca volvieron a sus funciones, tras los incidentes entre esa fuerza y la Prefectura Naval, cuando ésta última desalojó a los manifestantes que habían irrumpido en la Gobernación y sitiado a la mandataria, Lucía Corpacci.

Durante la madrugada, el secretario de Seguridad provincial, Juan Pablo Morales, el jefe de Policía, Julio Gutiérrez, y representantes de los manifestantes firmaron el documento por el cual se fijó el nuevo salario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS