Edición Impresa

Tras los carteles de neón

En esta ocasión fueron determinantes los aportes de Mateo, Casco, Figueroa y Muñoz.

Lunes 24 de Febrero de 2014

Newell's suele sustentar sus victorias y sus logros en el vital aporte de los referentes, en esos nombres propios que arriman certezas y señalan senderos cuando hay que sortear encrucijadas. Pero en el fútbol, todas las reglas tienen excepciones. Como la de ayer en el Coloso. Es que la goleada rojinegra sobre Rafaela estuvo cimentada en varios carasucias, en esos jugadores laboriosos que no suelen levantar carteles de neón, pero que también son muy importantes al momento de encontrarle explicaciones al desarrollo de un partido.

El funcionamiento colectivo local se apoyó en el corazón y el temperamento que ofrece Mateo como marcador central, un auténtico león que mantiene los dientes apretados los 90'. También en el desequilibrio que recuperó Newell's con los laterales. Cáceres aportó por derecha, y Casco se lució con un ida y vuelta muy significativo por la banda izquierda. Además convirtió el gol que fue la llave del partido con un zurdazo demoledor. Nada menos.

El juego leproso se construyó a partir del pase que entrega Villalba cuando se enciende. Cuando el Mudo encontró el partido, el equipo se tranquilizó y condujo sus impulsos rumbo a la goleada. Y arriba, Figueroa mostró que es inquietante cuando encara con potencia y pelota al pie al área rival. Y esta vez consiguió claridad para definir de forma magistral en el tercer gol, con un disparo de tres dedos, de alto contenido estético, que aplaudió todo el estadio.

Y Muñoz arrimó lo suyo. El Morterito otorga más certezas al juego colectivo. Si bien no es nueve, hay un compromiso mayor con las tareas de presión, rotación y de descarga. Desde ese rol, el pibe no se escondió nunca y además pudo anotar un gol clave, de cabeza.

Fueron ellos entonces, los carasucias, los que pintaron con razones la goleada.

Tonso volvió al equipo después de tres meses

Martín Tonso reapareció en el equipo de primera. Después de recuperarse de la fractura que padeció el año pasado (18 de noviembre de 2013) y que lo alejó de las canchas por tres meses, el jugador de Godeken jugó días atrás en reserva y marcó un gol. Ayer Berti lo mandó a la cancha a los 85’ para reemplazar a Figueroa y fue protagonista de un contraataque letal que terminó con un gol de Maxi para cerrar la goleada leprosa.

La Fiera Rodríguez, el de mayor desgaste físico

La cuestión física es un punto a tener en cuenta, aunque siempre los especialistas sostienen con buen tino que todo queda archivado cuando hay buenos resultados. Los titulares leprosos tuvieron un desgaste importante ya que jugaron el jueves y ayer, por eso llegarán al partido con Nacional de Montevideo con cierto agotamiento. Y de todos los rojinegros el que más recorrido tiene es Maxi Rodríguez, quien jugó los 90’ de todos los encuentros del año.

Berti no se podía dar el lujo de armar un mix o preservar a algunos futbolistas pensando en la Copa Libertadores. El momento lo llevaba a pensar sólo en el presente y no más allá por las necesidades inmediatas que tenía. El equipo obtuvo la victoria buscada y eso entregó alivio para llegar al choque con el tricolor con un envión anímico más que importante.

Para la presentación del jueves, a las 21.45, todo indica que Berti repetirá la base del equipo que paró ayer y habrá que ver si se produce la vuelta de Víctor López. Ahí la cuestión pasará por saber quién dejaría el espacio para que ingrese. Mateo está firme y es un soldado intocable en la formación.

Igual, el DT irá siguiendo día a día la recuperación de sus jugadores después de la entrega física. Es por eso que hoy les dio descanso y mañana arrancará la preparación de cara al duelo con Nacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS