Edición Impresa

Tras el estallido, dos mil efectivos de Gendarmería fueron a Córdoba

Capitanich y De la Sota dialogaron sobre la situación en la provincia. Berni se reunió con el gobernador para coordinar acciones

Sábado 07 de Diciembre de 2013

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dialogó con el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, para coordinar el envío de unos dos mil gendarmes y el secretario de Seguridad, Sergio Berni, viajó a la provincia para reunirse con el mandatario.

Tanto la comunicación entre Capitanich y De la Sota, como la visita de Berni y el agradecimiento del gobierno cordobés por el envío de las fuerzas federales descomprimieron la tensión que quedó de manifiesto durante la horas siguientes a los saqueos del último martes.

Capitanich confirmó que recibió un llamado del gobernador cordobés con un "requerimiento" para el envío de gendarmes a esa provincia y afirmó que tuvo "muchas comunicaciones" con De la Sota para concretar el envío, en una primera etapa, de 400 gendarmes, que luego ascendieron a 1.200 y luego a 2 mil.

En declaraciones formuladas en la Casa de Gobierno, el funcionario buscó dar por cerrada la polémica generada con Córdoba y destacó que ahora hay una situación de "diálogo" y "comunicación". Capitanich insistió en que el gobernador no había realizado el pedido formal para que la Gendarmería concurriera a la provincia en la noche del martes y que el gobierno, "de acuerdo a la Constitución nacional", no podía en ese caso enviar a los uniformados.

Por otra parte, el funcionario subrayó que no existe en ningún punto del país "una situación equivalente" a la que se dio el martes pasado en Córdoba y volvió a atribuir los saqueos a "grupos determinados", al tiempo que consideró que "todos" los sectores deben apuntar a "garantizar la paz social".

En tanto, a través de un comunicado, el gobierno provincial señaló que los integrantes de las fuerzas federales "actuarán junto a la Policía de Córdoba en tareas de prevención de episodios de vandalismo, o acciones que puedan alterar la paz social en la ciudad, que se está recuperando después de los recientes saqueos".

"El gobierno de Córdoba valora y agradece la decisión tomada por el Ejecutivo nacional", agregó el comunicado de la administración de De la Sota. Por su parte, Berni arribó a Córdoba cerca de las 13 para mantener una reunión con De la Sota y aseguró que se quedará allí "hasta que se levante el comité de crisis" convocado tras los incidentes del último martes.

El secretario de Seguridad evitó alimentar la polémica que se dio entre la Nación y Córdoba, pero ratificó la postura esgrimida por Capitanich y aclaró: "Yo no vengo acá a hacer debates, vengo a ponerme a disposición del Gobierno de la Provincia y garantizar los derechos constitucionales".

"Venimos a ponernos a disposición del comité de crisis, con dos mil efectivos de la Gendermería nacional, para complementar las tareas de la policía", afirmó Berni a la prensa en el aeropuerto cordobés. Por otra parte, el jefe de la Policía de Córdoba, César Almada, aseguró que la situación es "normal" en el barrio Argüello de la capital cordobesa y salió al cruce de versiones sobre nuevos saqueos.

"No hubo ningún tipo de saqueo o acto de violencia", señaló Almada, al tiempo que informó que hasta el momento hay 136 detenidos por los saqueos en la capital provincial.

Paralelamente, un relevamiento difundido por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) señaló que los comercios cordobeses perdieron más de 313 millones por los saqueos y robos.

Según ese trabajo, del cual también participó la Federación Comercial de la capital cordobesa, más de mil comercios de la ciudad de Córdoba fueron afectados por la ola de saqueos y robos ocurridos entre el martes y el miércoles pasados, que derivaron en perjuicios económicos de 313.250.000 millones.

Ese monto incluye sólo los hurtos y daños sobre mercaderías, dinero efectivo y mobiliario, y no las pérdidas por los días de inactividad, aclaró Came, en un comunicado. La entidad empresaria advirtió que la cifra "podría ser incluso bastante superior, en la medida en que los comercios afectados van confirmando que los costos de reparación o reposición son mayores a lo estimado".

Por ese motivo, alertó que la situación que vive el comercio minorista de Córdoba "es dramática: el 99 por ciento de los empresarios de la ciudad no tiene seguros que cubran este tipo de desastres". "El vandalismo arrasó con todo lo que tuvo a su disposición: desde alimentos, bebidas y fármacos hasta electrodomésticos, indumentaria, calzados, instrumentos musicales, muebles y maxi kioscos", añadió. Y puntualizó también que Hubo locales "que tenían altos niveles de stock previstos para las Fiestas, y no les quedó nada".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS