Edición Impresa

Tras el clásico, Central llega con un buen envión para lo que viene

La calma que entregó la victoria en el clásico le servirá al entrenador canalla Miguel Angel Russo para moldear el equipo en los próximos partidos de cara a la Copa Argentina.

Miércoles 22 de Octubre de 2014

Lo hecho, hecho está. Se pasó el clásico con cierta holgura, se le dio una alegría la gente y, sobre todo, se sacó un peso importante de encima. Nadie podrá quitarle ese mérito al plantel y al cuerpo técnico de Rosario Central, que ahora sí apuntarán todos los cañones al gran objetivo del semestre: la Copa Argentina. Y en este caso Miguel Angel Russo cuenta con una chance importante, que tiene que ver con ese futuro inmediato, pero que a la vez encierra parte de lo que acaba de suceder. Es que el entrenador tendrá un mes por delante para ir preparando el equipo con el que jugará en San Juan frente a Argentinos Juniors, con el compromiso de seguir progresando en el torneo local pero sabiendo que hay ciertas licencias.

   “Hay que seguir fuerte de la cabeza. Presión siempre habrá. Central es así. Por eso tenemos que mantener la capacidad para seguir por este camino porque hasta acá la estamos buscando. Le damos la importancia que se merece. Quedaron muchos equipos afuera, pero esta es una copa y para nosotros es importante porque es un torneo oficial”, fue la respuesta de Russo ante la consulta de Ovación sobre si la Copa Argentina pasaba a ser prioridad.
  Más allá de eso, el análisis fino por parte de los protagonistas ya está en marcha. Y si hay algo que caracteriza a este cuerpo técnico es la planificación de trabajo, amén de que después en los partidos pueda o no traducirse lo ensayado en la semana.

Por eso ya se empezaron a escuchar algunas voces respecto a la “ventaja” que puede ofrendar el hecho de que haya cuatro partidos por delante antes del desafío copero en tierras sanjuaninas.
  Por supuesto una cosa lleva a la otra. Esto es, cuanto más evolucione Central como equipo en los compromisos que tiene por delante más sencillo le resultará llegar a ese ideal que se tiene en mente.
  Y el aditamento de que viene de un triunfo en el clásico no es poca cosa. No se trata de un dato menor. Porque, se sabe, la confianza es una de las principales armas a las que suelen aferrarse los grupos en pos de un objetivo. Y Central sabe que el oxígeno que obtuvo el pasado domingo en el Gigante puede significar un espaldarazo vital. Si hubiera ocurrido lo contrario (una derrota ante Newell’s) podría haberse hecho la lectura de que el espíritu de superación debía emparentarse con ese objetivo que todavía hay por delante. Pero el escenario que hoy existe es el ideal y del cual debe sacarse provecho.

   Así como en la previa del clásico desde estas páginas se informó que Russo ya tenía el equipo para enfrentar a Newell’s antes del choque contra Boca, no sería descabellado pensar que el técnico canalla ya podría llegar a tener en la cabeza de qué forma jugarle a Argentinos, más allá de si el Bicho puede contar o no con todos sus protagonistas, entre ellos nada menos que Juan Román Riquelme.
  Por supuesto Russo tendrá lo suyo, y allí pueden aparecer suspensiones, lesiones y todos aquellos imponderables propios del fútbol.
  Claro que todo esto no deja de ser una conjetura a mediano y largo plazo y que en el medio pueden pasar muchas cosas, pero hay un escenario que quedó planteado y sin descuidar el torneo local ese escenario al menos hoy le está haciendo un guiño cómplice al Canalla de cara a la definición de la Copa Argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario