La Ciudad

Transporte: crece el movimiento pero hay 150 coches menos que en 2019

Según un relevamiento, en la calle hay 540 colectivos, un 22% menos que antes de la pandemia, más allá de que casi todas las actividades ya volvieron

Lunes 20 de Septiembre de 2021

La vida en la ciudad vuelve poco a poco a la normalidad de la mano del avance de la campaña de vacunación y la baja de casos, pero el sistema de Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) sigue funcionando en emergencia, con líneas fusionadas, menor frecuencia y barrios que quedaron aislados. Según un informe del Observatorio Social del Transporte (OST), actualmente por las calles de la ciudad circulan 540 coches, 151 menos que en 2019, lo que representa una caída del 22 por ciento.

Hay quejas de muchos usuarios, en especial de líneas del noroeste y sur de la ciudad, que deben hacer trasbordos que son engorrosos y a destiempo, sufrir una frecuencia bajísima entre coches y caminar muchas cuadras para poder tomar un colectivo, o al volver a su casa, justo en un momento en el que la inseguridad se cierne sobre la ciudad como una nube negra.

En enero de este año, el municipio puso en vigencia el esquema de adecuación a la pandemia, que redujo las líneas operativas de 65 a 57, eliminando la 101 Roja y 144 Roja (Rosario Bus); 112 Roja (El Cacique), y las Ronda del Centro, Ronda CUR-Sur, Enlace Irigoyen, Enlace Sur y Aeromovi (Movi). El descenso de servicios fue una consecuencia de esta modalidad, que luego fue incorporando frecuencias a medidas que se retomaba la actividad, hasta llegar a la foto actual. Por ejemplo, a principios de septiembre se puso en servicio la nueva línea Ronda Universitaria para acompañar la vuelta a la presencialidad al Centro Universitario Rosario (La Siberia).

El estudio tomó como referencia el último diagrama de la normalidad, correspondiente al período marzo-noviembre del 2019, comparado con los horarios oficiales exhibidos en el sitio web del Ente de la Movilidad de Rosario (EMR). En ese marco, El Cacique fue la empresa que quitó proporcionalmente más coches en servicio, con 43, pasando de 157 a 114, una caída del 27 por ciento; seguida por Rosario Bus, que sacó 74, de 336 a 262, un 22 por ciento menos. En tanto, la estatal Movi bajó de 198 a 164, con 34 unidades menos en circulación (17 por ciento).

Tras un año y medio de incertidumbre, se ha retomado en buena medida la movilidad ciudadana por la regularización de la mayor parte de las actividades administrativas, comerciales y educativas. Según datos de Google Mobility analizados por el sitio web Chequeado, el movimiento de personas ya está cercano a los niveles prepandemia. En la categoría transporte público, tras caer un 80 por ciento durante la primera cuarentena estricta de marzo de 2020, actualmente se ubica sólo un 8 por ciento menos de la movilidad de referencia.

Sin embargo, el relevamiento del Observatorio Social del Transporte muestra que en vueltas completas por día hábil que se realizan en el sistema, el total del TUP arroja una merma de 4.728 a 3.755, un 21 por ciento entre hoy y la misma altura de 2019. Movi es la que más cayó, de 1.579 a 1.159, un 27 por ciento; seguidas por El Cacique con 19 por ciento (de 1.166 a 940) y Rosario Bus de 1.983 1.656 vueltas, un 17 por ciento por debajo.

Desde el municipio argumentan que se está analizando cómo estabilizar la situación para mejorar un servicio que entró en emergencia el año pasado pero hoy está presionado por una mayor demanda. Para eso, es necesario recuperar pasajeros: según datos de Movilidad, recién ahora con presencialidad plena y con un alto nivel de actividad, se está llegando a 280 mil pasajeros por día, contra 450 mil que viajaban en la normalidad

Sin haber recompuesto la situación laboral a la anterior situación, los números ya están cerca, y la pandemia claramente modificó las formas de moverse. Hubo personas que se bajaron del colectivo y se subieron a la bicicleta, otros habrán cambiado su forma de trabajar a modo remoto, se quedaron sin empleo, o lo hacen más cerca de la casa y caminan.

Sin embargo, siguen siendo muchos los que siguen yendo a trabajar y estudiar usando el transporte público, gran parte de los cuales viven en zonas en las que caminar dos o tres cuadras más por la fusión de líneas (en el mejor de los casos) o esperar mucho tiempo en una parada es arriesgarse a un robo violento, fenómeno que está en claro crecimiento. Esos ciudadanos siguen aguardando una respuesta.

“Cuando tengamos una foto más clara del nivel de recuperación por normalización de actividades, vamos a tener que repensar un sistema diagramado para la cantidad que pasajeros que están usando el servicio hoy”, adelantaron desde el Palacio de los Leones. Pero aún no se conocen posibles anuncios ni medidas en ese sentido.

Rosario Bus, la que más recortó

Desde el punto de vista de las empresas operadoras de las líneas del TUP, la caída en la variación de cantidad de servicios por jornada -medida en días hábiles- fue distribuida de una forma relativamente homogénea, entre el 17 y el 27 por ciento según la firma. Sin embargo, el panorama cambia radicalmente en las variaciones de rango horario, es decir la ventana de operación entre el primer y último servicio del día, un hueco que se da durante las madrugadas, cuando cae la demanda y los coches circulan mayormente vacíos por las calles de la ciudad.

Mientras las empresas Movi -propiedad del Estado municipal- y El Cacique en mayor parte mantuvieron o aplicaron moderadas alteraciones a estos tramos sin servicio, en todas las líneas operadas por Rosario Bus se aplicaron recortes importantes, representando un grave perjuicio para los usuarios que utilizan alguna de las 24 líneas que explota esta empresa en la ciudad. Las variaciones se dan con una media de entre una y dos horas, pero alcanzan situaciones límite en el caso de la línea 125 con 2 horas 44 minutos, y llegan al extremo en la línea 146 Roja, que alcanzó 6 horas 19 minutos, sin que circulen coches de esa bandera.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario