Juegos Olímpicos

Tokio 2020: Impaciencia, malhumor y un DNU en espera

Los atletas olímpicos argentinos para Tokio recibieron el OK para volver a entrenar, pero sin decreto nacional no pudieron. La dirigencia toma recaudos

Sábado 13 de Junio de 2020

La paciencia de los atletas no se corresponde con el tiempo de espera que demandan los protocolos, la burocracia y los trámites. Quedó claro. Y eso mucho menos ocurre en el medio de una pandemia en la que cualquier horizonte, inmediato o no, es incierto. Los atletas olímpicos tienen bronca. Porque hace más de una semana les comunicaron que podían volver a entrenarse en el alto rendimiento y en vistas de los Juegos de Tokio 2020, postergados para 2021 a raíz del Covd-19, pero no lo hicieron. El OK definitivo, el aval necesario, estará marcado por un DNU del Gobierno Nacional. Ese DNU aún no llegó y si bien los deportistas están impacientes, desde el seno de la dirigencia advierten que cada paso “es lento” y se basa en la “precaución”.

   Cuando el viernes 5 de junio dirigentes del gobierno nacional, entre ellos Matías Lammens, Ministro de Turismo y Deportes; del Comité Olímpico Argentino (COA) con el presidente Gerardo Werthein a la cabeza y atletas de élite se reunieron de manera virtual para “decidir” sobre la posibilidad de que los olímpicos o los que tuvieran posibilidades de serlo para Tokio pudieran entrenarse, surgió cierto alivio y sensación de camino allanado. El resultado fue el visto bueno.

Pero eso, que parecía ser una realidad el mismísimo lunes siguiente no llegó de inmediato y creció el malestar. Tanto Lammens como la secretaria de Deportes Inés Arrondo ratificaron esa decisión y allí quizás haya quedado instalado el quid de la cuestión y el origen de la antipatía con la que en los últimos días se mostraron los atletas, en público o en privado. Lo que nadie advirtió fue que el tiempo era clave y la burocracia mucha. Por eso hasta anoche se seguía aguardando por el respectivo decreto.

   Tras aquel cónclave virtual se determinó que las federaciones iban a elaborar sus protocolos para volver a las prácticas y también a determinarse los lugares en los que se llevarían a cabo. Por caso, incluso, El Cenard seguirá cerrado amén de alguna autorización por pedido exclusivo para algún atleta el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo de Buenos Aires (Cenard) seguirá cerrado amén de alguna autorización por pedido exclusivo para algún atleta. Cada deporte fue y es un caso a analizar. Además se aletargó la vuelta porque no todos los protocolos fueron aprobados por Salud en su primera presentación. Hubo federaciones que debieron volver a revisarlos. Se insiste y se resalta, más allá del visto bueno en la Secretaría, a su vez dependiente del Ministerio de Deportes, el aval debe caer de más arriba. Otra cosa: la habilitación llegará para todos al mismo tiempo. Nadie entrenará antes que nadie.

   El malestar aumentó y la ansiedad, a esta altura de la pandemia, se hace insostenible. Creció entre deportistas y dirigentes, entre dirigentes y deportistas. Porque más allá del objetivo en común y del sueño olímpico, hay quienes sostienen, pese a la necesidad de entrenar, que esta no es una prioridad en un país y en un mundo sumido en una crisis tan profunda, especialmente en lo económico. Hay otro dato del que poco se habla en voz alta: hay mucho miedo en torno a la decisión Hay otro dato del que poco se habla en voz alta: hay mucho miedo en torno a la decisión. La misma también implica tener que asumir la responsabilidad en caso de que algún atleta se contagie o contagie a los suyos.

Por condiciones físicas y por estar permanentemente monitoreados por equipos médicos, es probable que si alguno de ellos de contagia, no tenga mayores riesgos, pero sí sus entornos, incluidos cuerpos de trabajo. Encima, la mayoría de los deportistas que necesitan volver a entrenar lo hacen en Buenos Aires, la provincia más afectada y foco de la pandemia en Argentina, con un promedio de 800 casos por día.

   En Rosario, en tanto, los deportistas que podrían ser olímpicos en Tokio 2020 (y también en los Paralímpicos, porque esta realidad afecta a todos por igual), se muestran algo más mesurados al respecto. Es que la provincia de Santa Fe, pese a tener a la mayoría de sus ciudades sin circulación comunitaria no puede “cortarse sola” y depende de ese DNU del gobierno que esperan mientras revisan protocolos y locaciones posibles. Si finalmente el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, publicaban anoche el decreto, el lunes saldrá el sol para los atletas de selección. Sino deberán seguir intentando cultivar la paciencia algunos días más. Les guste o no.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario