Edición Impresa

"Todos se sienten identificados con el tango, es un lenguaje universal"

Tres días de clases de tango para todos los niveles. Tres noches de milongas con shows. Y un espectáculo con un verdadero seleccionado de artistas para disfrutar del baile y la música del dos...

Viernes 03 de Enero de 2014

Tres días de clases de tango para todos los niveles. Tres noches de milongas con shows. Y un espectáculo con un verdadero seleccionado de artistas para disfrutar del baile y la música del dos por cuatro. Esa es la propuesta integral de la segunda edición del Rosario Tango Festival que comienza hoy y se extiende hasta el domingo en dos sedes: la Plataforma Lavardén (Mendoza y Sarmiento) y el Club Sirio (Italia 965). Allí se concentrarán las actividades de un encuentro que reúne a público de distintos países y que el año pasado resultó un éxito.

"Estamos muy contentos con la reacción que hubo con el primer festival. Sabíamos que era necesario hacer un festival así, pero tampoco sabíamos lo que iba a pasar", dice la bailarina Marisol Morales, organizadora del evento junto a Aldana Mazzeo y Augusto Lagardera. "Este año la gente se inscribió con mucha anticipación. Y en las clases para principiantes hay muchísimos más inscriptos que el año pasado. Esas clases las dan profesores de Rosario, de manera que sirvan para ampliar la comunidad del tango en la ciudad, para que los interesados se contacten y puedan seguir estudiando", explicó.

Morales aseguró que se trata de una propuesta muy singular. "Normalmente este tipo de festivales se hacen en Buenos Aires y estamos acostumbrados a que tenemos que viajar a allá. En Italia, Alemania y otros países europeos hay un festival de tango en cada ciudad. En Argentina eso no venía sucediendo, hasta que el año pasado organizamos el primer festival internacional de tango fuera de Buenos Aires, en Rosario, con cinco parejas de baile de primer nivel, con orquesta y con la participación de mucha gente. Hay festivales de tango en otras ciudades del país, pero la mayoría son de música, el eje no está puesto en el baile", se explayó.

Las estrellas de este festival son cinco parejas de baile que representan a la Argentina a nivel internacional: Gustavo Naveira y Giselle Anne, Horacio Godoy y Magu Gutiérrez, Claudio González y Melina Brufman, Fernando Galera y Vilma Vega, y Alejandro Larenas y Marisol Morales. "Los maestros que visitan la ciudad son profesionales que viajan por todo el mundo enseñando y bailando", dijo la misma Morales. "Y en ese aspecto Buenos Aires está más lejos de Rosario que Italia, porque estos maestros enseñan más veces al año en Italia que en Argentina. En este festival la gente de Rosario y de distintas provincias tiene la posibilidad de verlos en vivo y tomar clases con ellos en lugar de verlos por YouTube", enfatizó.

La bailarina definió al festival como "una combinación de muchas culturas". "Viene gente de distintos países como Canadá, Italia, Francia, Portugal y Brasil. Hay gente de afuera que siempre va a bailar tango a Buenos Aires, y le interesó nuestra propuesta porque así puede conocer otra ciudad, puede pasear por un lugar diferente y al mismo tiempo seguir aprendiendo y bailando. También viene mucha gente de Buenos Aires que apoya esta movida. Nadie puede creer que los porteños vengan a bailar tango a Rosario", agregó entre risas.

En ese sentido, Marisol Morales opinó que es "muy difícil" desterrar la idea de que "todo sucede en Buenos Aires". "En Buenos Aires hay milongas que te transportan en el tiempo, podés ver un pedacito de historia cuando observás a los bailarines. Eso se perdió en el interior del país, sobre todo porque cuando llegó la dictadura se cerraron todas las milongas. Por eso a mí me encantaría que cada provincia de la Argentina tuviera su festival, para que los maestros que tuvieron la posibilidad de desarrollar su baile puedan llegar a todos", señaló.

Con respecto a la gran cantidad de gente joven que en los últimos años se ha acercado al tango como danza, la bailarina ensayó la siguiente explicación: "La comunicación que existe entre la pareja al bailar, el abrazo, es algo que no sucede en otro tipo de bailes. Eso hace al tango tan interesante e intrigante. Y también es una manera de sociabilizar. Cuando uno va a la milonga se generan un montón de situaciones de amistad y de compartir. El tango también tiene muchos elementos de la inmigración, y cada uno encuentra su tango en su cultura. En algún punto todos se sienten identificados con el tango, es un lenguaje universal", afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS