Edición Impresa

"Todavía queda gente decente que devuelve el dinero que otros robaron"

Lo dijo Miguel Aun, el empresario baleado el viernes en una salidera en Corrientes y Córdoba. Ayer a la mañana un taxista fue al sanatorio donde se repone y le devolvió los $ 100 mil robados.

Domingo 18 de Marzo de 2012

Miguel Aun, el empresario cordobés baleado en Corrientes y Córdoba la tarde del viernes en una sangrienta salidera, está en el primer piso de un sanatorio céntrico. Sus hijos lo rodean y su mujer sigue al borde de las lágrimas y muy asustada. Pero el dice que está "hecho un puma". Los dos delincuentes armados que lo abordaron cuando salía de una casa de cambio y le dispararon en las piernas le llevaron "unos 100 mil pesos", confiesa. Aunque, para sorpresa de él y de los pesqusas policiales, el dinero le fue devuelto ayer a la mañana por un taxista que fue a buscarlo al sanatorio: "Todavía queda gente decente que te devuleva la guita", reflexionó el exitoso y verborrágico hombre de negocios de la ciudad de Leones mientras desgranó lo sucedido ante el cronista de La Capital.

Miguel tiene un balazo en cada pierna y en la derecha el proyectil le rompió el fémur, con lo que le aguardan al menos seis meses de rehabilitación. "Deben entender que yo soy la víctima", dice en un momento, nervioso tras mencionar que por orden judicial le secuestraron algunas pertenencias y que ahora comienza un largo derrotero.

Acerca de la misteriosa devolución del dinero, Aun y su mujer contaron su versión: "La noche del viernes mi mujer, asustada como estaba, se quedó conmigo en el sanatorio. Dormí bien por los sedantes y cerca de las 8 de hoy (sábado) vino un tipo a la puerta del sanatorio y le pidió a la guardia hablar con nosotros. Mi mujer bajó y el tipo, creo que era un taxista o un remisero que no se identificó, le entregó la plata y se fue". El dinero "estaba completo", confirmó.

La historia, que parece simple como sumar dos más dos, generó dudas entre la policía, que no puede dar cuenta de este "acto de honradez" y sigue tejiendo distintas teorías sobre lo que pasó para que un hombre que recoge un bolso con muchos pesos y dólares de la calle lo devuelva 16 horas después, confirmando lo que varios testigos sostuvieron la tarde del viernes. Que los ladrones se desprendieron del botín en la huida y que un taxista detuvo su auto y levantó el maletín con la plata.

Sorprendido. El violento hecho del que fue víctima Aun, según la policía, ocurrió a las 16 del viernes cuando el empresario cordobés salía de una reconocida casa de cambios ubicada en la peatonal Córdoba. Cuando caminaba por Corrientes al 800, llevando un maletín con el dinero, fue interceptado por dos maleantes que se movilizaban en una moto Honda Tornado. Enseguida uno de los malhechores se abalanzó sobre él y empezaron a forcejear. Para vencerlo, el delincuente le efectuó dos disparos en las piernas y Aun cayó al piso.

Entonces, el ladrón se alzó con el maletín y la bolsa con la plata, se subió a la moto de su cómplice e iniciaron la fuga cubriéndose a los tiros. Uno de los proyectiles alcanzó a Alicia Castillo, una empleada de la Bolsa de Comercio que esperaba el colectivo y que resultó herida en el abdomen. En tanto, la acción de los malhechores fue respondida por un custodio de la casa de cambios que disparó su arma e hirió gravemente a Matías Doldán, de 25 años, quien escapaba en la moto registrada a su nombre y pocos minutos más tarde apareció muerto y abandonado por su cómplice junto a ese rodado en Alvear y Santa Fe, a diez cuadras de donde empezó el sangriento episodio. El muchacho sólo contaba con un antecedente penal por amenazas.

Preocupados. "No sé que pasa, parece que soy yo el responsable. A mi mujer la hicieron declarar y la tuvieron ya dos veces en la comisaría, habría que buscar al cómplice del choro", dijo Aun con la aridez y la bronca que le dan sus heridas. Y agregó: "Tengo mucho respeto por la policía porque nos cuidan. Pero no se puede generalizar, hay excepciones. En este caso se comportaron muy bien. Estoy hecho un puma, enojado, pero no con ellos" deslizó y, contradictoriamente, después sentenció: "Pero no nos cuida nadie a nosotros, no me pueden balear donde me dieron".

El hombre está vulnerable, estuvo al borde de la muerte y agradece a quienes lo ayudaron. "Horacio, un colectivero, dejó su colectivo parado, se bajó y me hizo un torniquete. Una mujer me atendía el celular, otros se cruzaron para ayudarme, no tengo palabras", dice y algunas lágrimas brotan de sus ojos.

¿Qué hacía este empresario cordobés con 100 mil pesos en la calle? Aun respondió: "El 4 de mayo teníamos programado un viaje con otras dos parejas a Estados Unidos. Fui a la agencia a pagar y después me iba a ver presupuestos para el cumpleaños de 15 de mi hija. El costo de los pasajes, estadía y otras cuestiones ronda el dinero que me robaron".

Y, en ese marco, el empresario recuerda el hecho del cual fue víctima. "Llevaba la plata desde una agencia con la cual suelo hacer negocios a otra para pagar el viaje. Estoy caminando por Corrientes y se acercan estos tipos. Yo me había alejado del custodio de la agencia, que venía atrás. Se bajó un muchacho de la moto, el que iba atrás y me tiró, en eso me escapo y veo que me apunta y me tira de nuevo. Acá me limpian pensé, y el tipo se agachó y agarró el bolso azul en el que tenía el dinero". Después llegaron las sirenas, las ambulancias, la gente y la solidaridad.

El abogado de Aun, Javier Vidal, estuvo más de tres horas reunido ayer con autoridades policiales. "El tema está resuelto, el dinero intacto, un ladrón muerto, el otro está siendo buscado y la víctima viva ¿No sé cual es la duda por la que la policía está inquieta?", piensa en voz alta.

Ahora el juez Javier Beltramone deberá investigar y lograr la verdad judicial. El fiscal Esteban Franichevich aportará lo suyo y el cerrojo al sumario avivará dudas y certezas. Miguel Aun seguirá agradeciendo las muestras de solidaridad de los rosarinos y postergará su viaje al exterior. Es seguro que este hecho pasará a la historia como el día que balearon a un hombre en Corrientes y Córdoba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario