Edición Impresa

Tiro Federal jugó mal y complicó su clasificación

Igualó 0-0 con San Jorge de Tucumán, por la 22ª fecha de la Zona A del Torneo Argentino A, y quedó a 5 puntos del 6º puesto con sólo 4 partidos por jugar.

Domingo 10 de Febrero de 2013

Tiro Federal perdió casi la última oportunidad de meterse en la lucha por clasificar a la fase final al no poder sumar los tres puntos en barrio Ludueña. Igualó 0-0 con San Jorge de Tucumán, por la 22ª fecha de la Zona A del Torneo Argentino A, y quedó a 5 puntos del 6º puesto con sólo 4 partidos por jugar.

Los tirolenses perdieron la brújula y así sus aspiraciones empiezan a desvanecerse. Con la llegada de Pedro Monzón como DT el equipo cambió de actitud y los resultados llegaron. Pero otra vez los nubarrores aparecieron en Ludueña y Tiro no jugó a nada. Hay jugadores que perdieron la memoria, están desconocidos y la falta de actitud es sorprendente.

Ahora le quedan cuatro encuentros por jugar y deberá ganarlos a todos para tener chances, de lo contario otra vez jugará en la zona del descenso.

Después de la dura derrota en Sunchales ante Libertad por 2-0, Monzón tuvo que mover el tablero. No tenía margen de error y para colmo quedó libre en la fecha pasada y los resultados le jugaron en contra. Pero a pesar de todo el plantel estaba confiado para ganar las cinco finales y lograr el objetivo de clasificar.

El primer escollo era San Jorge de Tucumán, equipo que llegaba tercero con la idea de llevarse un punto. Y fue así. Los tucumanos jugaron como quisieron. Vinieron con un libreto muy defensivo y al cabo de los 90’ hicieron su negocio.

¿Y Tiro? Fue un manojo de imprecisiones, poca actitud y nada de fútbol. En el primer tiempo jamás llegó con peligro al arco visitante. Y para colmo, en el final de la etapa inicial, Nicolás Amerise por querer rechazar le pegó una patada a Diego Véliz y el arbitro, de pésima actuación, le mostró roja directa.

En el complemento, el local con diez salió decidido en busca de la victoria sin ideas. Jugó al pelotazo y su jugador más importante Ezequiel Avila jamás gravitó. Tiro intentó por todo los medios para dar el golpe pero los minutos pasaron, los tucumanos no salieron de su libreto y la defensa sacó todo lo que le tiraron.

San Jorge, bien parado en todas sus líneas, en la primera y única llegada casi se lleva todo de El Fortín de Ludueña cuando el recien ingresado Martín Fernández capitalizó un balón por derecha, levantó la cabeza y sacó un perfecto centro a la cabeza de Abel Olmos, quien solo ante la salida de Bossio la tiró afuera.

En el final se vio al local muy nervioso. Fue por la heroica pero chocó con sus limitaciones. Volvió a jugar mal y se complicó solo en esta pelea que parece perder.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS