Edición Impresa

Terroristas islámicos masacran a 39 personas en un shopping de Nairobi

El grupo somalí Al Shabaab, vinculado a Al Qaeda, se atribuyó el feroz ataque. Hay más de 150 heridos. Tras disparar a mansalva, algunos insurgentes seguían atrincherados dentro del centro comercial con rehenes.

Domingo 22 de Septiembre de 2013

Al menos 39 personas murieron y 150 resultaron heridas cuando atacantes enmascarados entraron a los tiros en un centro comercial de la capital de Kenia, Nairobi, en el peor atentado terrorista en el país desde el perpetrado contra la embajada estadounidense en 1998. El grupo militante islamista somalí Al Shabaab, con vínculos con Al Qaeda, se atribuyó la acción en represalia a la presencia de tropas de Kenia en territorio somalí, en la que emplearon ametralladoras machetes y granadas, mediante un mensaje de Twitter. "Los mujaidines entraron en el centro comercial Westgate hacia el mediodía" y "mataron a más de 100 infieles kenianos y la batalla continúa", afirmó el grupo militante somalí. El tiroteo en Nairobi, donde también se reportaron 150 heridos, continuó por horas después del asalto inicial mientras las tropas rodeaban el lujoso centro comercial de Westgate. Policías y soldados peinaron el edificio, buscando a los atacantes, que tendrían rehenes, tienda por tienda. Un rescatista voluntario al interior del centro comercial dijo que los asaltantes se habían escondido en el supermercado Nakummat, una de las mayores cadenas de Kenia.

Blanco atractivo. Testigos dijeron que al menos cinco personas armadas —entre ellas al menos una mujer— atacaron primero un café al aire libre en el nuevo centro comercial, un elegante espacio que cuenta con tiendas de Nike, Adidas y Bose. El centro comercial es de propiedad israelí, y expertos de seguridad habían dicho desde hace mucho que la estructura resultaba un atractivo blanco para atentados terroristas.

Manish Turohit, de 18 años, dijo que dentro del centro comercial vio hombres armados con fusiles AK-47 y chalecos de los que colgaban granadas de mano. Afirmó que escapó después de esconderse dos horas en el estacionamiento. Rob Vandijk, que trabaja en la embajada holandesa, dijo que almorzaba en un restaurante dentro del centro cuando los atacantes lanzaron granadas en el edificio. Agregó que comenzaron entonces los disparos y la gente empezó a dispersarse y tirarse al suelo.

En el centro comercial, clientes aterrorizados se ocultaron en los pasillos traseros y oraron para que los extremistas, que lanzaban granadas y disparaban con fusiles, no los encontraran. Cuando la situación pareció calmarse, madres que lloraban y se aferraban a sus hijos, así como hombres salpicados de sangre, salieron huyendo del centro comercial de cuatro pisos.

Según testigos, los atacantes preguntaban a las víctimas si eran musulmanes: si la respuesta era afirmativa, contaron, podían marcharse. Pero no así los que contestaban negativamente. "Nos mostraban escritos en árabe. Si podías leerlos, estabas a salvo. Si no sabías leerlos, te mataban", relató un testigo.

Al Shabaab, que ha lanzado una campaña insurgente contra las tropas de paz africanas y kenianas en Somalia, había amenazado reiteradamente con perpetrar ataques en suelo keniano si Nairobi no retiraba sus tropas de la nación del Cuerno de Africa. "El gobierno keniano está rogando por sostener negociaciones con nuestros mujaidines (guerreros) dentro del centro comercial", dijo el grupo en su cuenta oficial de Twitter. "De ninguna forma habrá negociaciones", agregó. Otro tuit publicado por Al Shabaab dijo: "Por largo tiempo hemos librado una guerra contra los kenianos en nuestra tierra, ahora es momento de cambiar el terreno de batalla y de llevar la guerra a su suelo".

Se trata del mayor ataque ocurrido en Kenia desde que una célula de la red Al Qaeda perpetró un atentado con bomba en la embajada estadounidense en Nairobi en 1998, causando más de 200 muertos.

Atacante abatido. El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, quien según reveló perdió familiares directos, dijo que el ataque buscó intimidar y dividir al país, pero prometió que los "terroristas" serían derrotados. El gobierno informó además que uno de los hombres armados había sido arrestado, pero que murió en el hospital.

Los pisos del lujoso centro comercial estaban manchados con sangre y había cientos de casquillos de balas, mientras que numerosas ventanas estaban rotas. Un efectivo policial arrastró el cuerpo de una adolescente por una parte del centro comercial y la colocó sobre una camilla. Estaciones de televisión reportaron que se habían tomado algunos rehenes, pero no hubo confirmación oficial.

Las fuerzas kenianas ingresaron por primera vez en Somalia hace dos años con la misión de reducir las incursiones de los militantes de Al Qaeda. Al Shabaab había amenazado antes con atacar el centro Westgate, popular entre los extranjeros de la capital, además de otros puntos como clubes nocturnos y hoteles conocidos por recibir siempre a occidentales.

Estados Unidos repudió el ataque. "Condenamos este acto de violencia sin sentido que resultó en la muerte y en heridas de varios hombres, mujeres y niños inocentes", dijo la portavoz del Departamento de Estado Marie Harf. "Nuestras condolencias para las familias y amigos de todas las víctimas". El Departamento de Estado dijo había ciudadanos estadounidenses heridos.

Barrio elegante. El barrio de Westgate es uno de los más acomodados de Nairobi y viven allí muchos trabajadores de la ONU y diplomáticos, que suelen visitar el centro comercial los fines de semana. El shoping cuenta con más de 80 tiendas, un cine con varias salas y un casino. En su página web se describe como un lugar "seguro y tranquilo". La criminalidad es uno de los principales problemas de Nairobi. Más del 60 por ciento de sus 3,5 millones de habitantes viven en suburbios empobrecidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS