Edición Impresa

Tensión y acusaciones entre Siria y Turquía por un terrible atentado con 46 muertos

Conflicto entre países vecinos. El régimen de Assad utiliza armas pesadas contra la población civil, así como a recurrentes masacres de prisioneros y civiles para imponer el terror.

Lunes 13 de Mayo de 2013

El gobierno de Siria rechazó estar relacionado con los coches bomba que mataron a 46 personas en una ciudad fronteriza de Turquía este sábado. Sin embargo, el gobierno turco anunció que hizo varios arrestos y ratificó que el atentado está vinculado al régimen del presidente sirio Bashar Assad. Turquía está enfrentada con Assad y reclama una intervención internacional contra su dictadura, mientras el país se desangra en una guerra civil. El régimen de Assad utiliza armas pesadas contra la población civil, así como a recurrentes masacres de prisioneros y civiles para imponer el terror. La nueva estimación de muertos desde que se inició el conflicto hace dos años llegó a los 82.000.

El ministro de Información sirio Omran Zubi, al negar las acusaciones, aseguró que el gobierno turco ha permitido que su región fronteriza se convierta en "un centro del terrorismo internacional". Ankara tiene la responsabilidad moral y política de lo que suceda, añadió Zubi a la agencia estatal Sana. Los comentarios de Zubi fuero la primera respuesta oficial siria desde los atentados del sábado en la ciudad fronteriza turca de Reyhanli, a pocos kilómetros de Siria. El ministro sirio sostuvo que Turquía es responsable "por todo lo sucedido en Siria y lo ocurrido ayer en Turquía", pero no dio detalles de esta acusación. Criticó además crudamente al primer ministro turco y exigió que Recep Tayyip Erdogan "dimita como un asesino y un carnicero".

La policía turca anunció que detuvo a nueve sospechosos, todos turcos, en conexión con los dos atentados. El viceprimer ministro Besir Atalay aseguró que los sospechosos han confesado parcialmente los hechos. El sábado, Atalay dijo que los dos coches bomba fueron detonados por un grupo que tiene contactos con el servicio secreto sirio. Atalay dio ayer una conferencia de prensa transmitida por la televisión. Allí informó que los sospechosos fueron identificados "a través de sus propias confesiones y declaraciones". Fuentes policiales informaron que cinco de los sospechosos son miembros del Frente Revolucionario para la Liberación Popular, mientras otros cuatro integran un grupo escindido del primero, y que opera en la frontera.

Anteriormente, el ministro del Interior turco, Muamer Guler, había asegurado que los autores del doble atentado estaban vinculados a "organizaciones que apoyan al régimen sirio y a los servicios de información", del vecino país árabe. En este marco, el premier Recep Tayyip Erdogan llamó a mantener la calma:"Tenemos que mantenernos con extrema frialdad frente a provocaciones para arrastrarnos hacia el atolladero sangriento en Siria", expresó. Pero "Aquellos que ataquen a Turquía tendrán que rendir cuentas tarde o temprano", agregó. Los servicios secretos sirios son considerados autores de numerosos atentados en el vecino Líbano, donde Assad es un fuerte aliado del movimiento extremista shiíta Hezbolá.

El atentado en la ciudad de Reyhanli es el ataque más grave del lado turco de la frontera desde el inicio de la rebelión popular contra Bashar Assad en Siria en marzo de 2011. Turquía apoya a la oposición y ha dado refugio a más de 400.000 civiles sirios. La ciudad de Reyhanli es un punto de reunión muy activo de los refugiados sirios.

Cifra fatal: 82.000. Al menos 82.000 personas han muerto y otras 12.500 están desaparecidas después de dos años de guerra civil en Siria, estimó el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. La mayoría de los muertos perecieron a manos de soldados o milicianos de Assad, y se cree que la mayoría de los desaparecidos han sido detenidos por los servicios secretos del gobierno, agregó el Observatorio. Esta organización, con base en Reino Unido, posee una extensa red de informantes en el territorio sirio. Estos hombres deben documentar las muertes que informan a través de fuentes hospitalarias o familiares. Por esto las cifras del Observatorio son consideradas creíbles. En Siria está totalmente prohibida la actividad de periodistas extranjeros y de las ONGs.

"La amplia mayoría de las víctimas civiles murieron a manos del régimen. Las muertes en prisiones no oficiales son algo común y las condiciones bajo las cuales se mantiene a los prisioneros son horrendas", dijo Rami Abdulrahman, presidente del Observatorio. Abdulrahman detalló que hay 4.788 niños entre los 34.473 civiles muertos. Otros 12.916 son combatientes rebeldes, junto a 1.924 desertores del ejército. Entre las fuerzas leales hay 16.729 soldados y 12.000 milicianos caídos. El reporte dice que se desconoce el destino de cerca de 2.500 agentes leales a Assad.

"Las cifras que tenemos son las muertes documentadas", subrayó Abdulrahman. Pero "nosotros estimamos que el total de personas muertas desde el inicio de la revuelta ha superado las 120.000", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS