Edición Impresa

Tensión entre China y Japón, EEUU y Corea del Sur por un área marina

Conflicto territorial. Aviones militares estadounidenses, nipones y coreanos volaron sin pedir permiso a Pekín, que impuso una zona del control aéreo militar y amenaza con represalias militares.

Viernes 29 de Noviembre de 2013

Desde el sábado Pekín impuso unilateralmente una zona del control aéreo militar que las otras naciones desconocieron. Una nueva zona de defensa militar aérea decretada por Pekín en el mar de la China Oriental está avivando las tensiones en Asia, donde, en abierto desafío a la decisión china, Corea del Sur y Japón han enviado aviones militares a la zona sin comunicarlo a Pekín. Previamente había hecho lo mismo Estados Unidos, aliado de ambas naciones asiáticas. China decretó el pasado sábado una zona área de control militar que incluye a las disputadas islas Senkaku (para Japón) o Diaoyu (para China). Además, la nueva zona de control chino se solapa ampliamente con la preexistente zona de control de Japón (ver mapa en esta página).

Al igual que ocurriera con el vuelo de dos bombarderos estadounidenses B-52 esta semana, China no reaccionó ayer. Identificó los aviones y aseguró tener la situación "bajo control", según el Ministerio de Exteriores de Pekín. Pero no hubo incidentes, y de hecho China no actuó como amenazaba hacerlo. En toda "zona de control militar" se exige a quienes ingresan identificarse y pedir permiso de tránsito. Caso contrario, el país que ejerce el control puede interceptar las aeronaves infractoras, e incluso llegar a derribarlas. En el vuelo de la fuerza aérea japonesa sobre las Senkaku no hubo ninguna reacción, dijo Tokio. También los militares de Corea del Sur enviaron aviones de reconocimiento sobre un peñón que Seúl se disputa con Pekín. Los aviones de Corea del Sur sobrevolarán en el futuro la zona sin comunicarlo previa a China, dijo Seúl.

Novedad. De esta forma, queda claro que en la llamada "zona de identificación para la defensa áerea", China no tomó ninguna acción contra las naves estadounidenses, japonesas y surcoreanas que la desafiaron, lo que deja en duda la firmeza con que ejerce las reglas propias de toda zona de identificación para defensa aérea.

Pero China rechazó la petición de Estados Unidos y Japón de abandonar el control sobre esta nueva área, así como la petición de Corea del Sur de al menos establecer mejor los límites de la zona. La zona china se solapa en un 50 por ciento con la establecida por Japón, que ejerce la soberanía del archipiélago de las islas Senkaku (Diaoyu para China), también disputadas por Taiwán (que las llama Tiaoyutai).

Por otro lado, y en el marco de un diálogo estratégico con China, el viceministro de Defensa surcoreano, Baek Seung Joon, dejó claro que Corea del Sur no reconoce la zona establecida y exige "medidas correctivas", dijo el Ministerio de Defensa en Seúl. "La respuesta de China fue que no acepta la exigencia", dijo la misma fuente. La parte china estuvo representada en Seúl por Wang Guanzhong, segundo del jefe del estado mayor.

 

Tránsito comercial. El gobierno de Estados Unidos instó a las compañías estadounidenses a tomar por ahora todas las medidas de seguridad necesarias hasta que se esclarezcan las normas comerciales. Las aerolíneas japonesas por ahora sobrevuelan sin problemas el área militar, después de que el miércoles dejasen de transmitir sus planes de vuelo a la parte china.

Portaaviones. Y con toda esta tensión de telón de fondo, el portaaviones chino Liaoning, un viejo barco soviético reciclado por Pekín, surcaba ayer las aguas próximas a Taiwán bajo la atenta mirada de los militares de la isla, antes de emprender rumbo hacia el mar de China Oriental, donde están las islas Senkaku. La marina china dijo que se trataba de una misión "normal" del portaaviones, que tan sólo tiene fines de instrucción. El Pentágono, además de hacer volar sus B-52 esta semana, también recordó que un portaaviones nuclear y de última tecnología, acompañado por todo un grupo naval, hará pronto maniobras junto a la marina japonesa.

Visita. Estos viajes y anuncios sobre naves de guerra coinciden con la visita que el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, realizará la próxima semana a Japón, China y Corea del Sur. En Pekín abordará las preocupaciones de Estados Unidos por la zona de defensa aérea decretada, que Washington ha criticado duramente, al igual que Tokio y Seúl. De hecho, la primera reacción de Pekín a las críticas japonesas y estadounideses fue convocar a sus respectivos embajadores para entregarles una queja en duros términos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS