Edición Impresa

Tensas negociaciones diplomáticas sobre el arsenal químico sirio

Rusia entregó ayer a Estados Unidos su plan para poner las armas químicas sirias bajo control internacional y destruirlas, en medio de tensas negociaciones y persistentes diferencias en la...

Jueves 12 de Septiembre de 2013

Rusia entregó ayer a Estados Unidos su plan para poner las armas químicas sirias bajo control internacional y destruirlas, en medio de tensas negociaciones y persistentes diferencias en la ONU sobre si contemplar o no la amenaza del uso de la fuerza en caso de que Damasco incumpla. "Rusia ya entregó el plan para la realización de la iniciativa de control internacional de las armas químicas", dijo un funcionario ruso a la agencia de noticias Interfax, y agregó que el plan será analizado hoy en Ginebra por el canciller ruso, Serguei Lavrov, y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry. El martes, Lavrov aseguró que Moscú y Damasco trabajaban en un "plan concreto, claro y eficaz" para poner bajo control internacional el arsenal químico, poco después de que el canciller sirio Walid Al Moallem, anunciara la aceptación de la propuesta rusa.

Paralelamente, y en medio de gran escepticismo de Francia sobre los alcances del plan ruso, el canciller galo Laurent Fabius, presentó al Consejo de Seguridad de la ONU un borrador de resolución, que ya los embajadores de los miembros del organismo comenzaron a discutir en Washington, Londres y París. El borrador presentado por Francia, uno de los más férreos detractores del gobierno sirio de Bashar Assad, incluye la condena de "la matanza química cometida el 21 de agosto", sanciones para los responsables del ataque y la exigencia de que Damasco declare en 15 días a la comunidad internacional su arsenal químico para que este sea "desmantelado". De este modo, tras la propuesta rusa, que atenuó los riesgos de un ataque militar estadounidense, ayer se abrieron nuevas chances de un cortocircuito diplomático, luego que Lavrov anunciara desde Moscú que "toda resolución que ponga sobre el gobierno sirio la responsabilidad del uso de armas químicas es inaceptable".

Marcha atrás. En un principio el plan implicó un sorpresivo giro en los acontecimientos alrededor del conflicto sirio, hasta el punto que el presidente estadounidense, Barack Obama, dio marcha atrás con un pedido al Congreso para que votara un ataque contra Siria, poniendo freno a la posibilidad de una acción militar inminente. Obama considera probado que Siria usó armas químicas en un ataque lanzado el 21 de agosto cerca de Damasco y dice que Washington tiene la obligación moral de garantizar que esta acción ilegal según las normas internacionales no quede impune. Sin embargo, en un discurso a la nación el martes, el mandatario norteamericano solicitó al Congreso que demore cualquier acción parlamentaria sobre Siria para dar una oportunidad a la implementación de la iniciativa rusa, aunque advirtió que urgió al Ejército a mantenerse listo a responder si la diplomacia fracasa.

La propuesta rusa fue además apoyada por la UE, Alemania, China y la Liga Arabe entre otros, y recibió críticas, las más ácidas de Turquía e Israel. Ayer, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, pidió aprovechar la oportunidad creada por la propuesta rusa y subrayó que por primera vez desde que comenzó el conflicto sirio la comunidad internacional "encontró un punto de unión". Moallem explicó que la decisión de Damasco de aceptar la propuesta de Moscú "deja sin argumentos la agresión norteamericana".

Fuentes de la ONU, por otra parte, anunciaron que el mediador internacional para Siria, Lakhdar Brahimi, espera reunirse en algún momento con los jefes de las diplomacia estadounidense y rusa durante la estancia de estos en Suiza.

Indicios y pruebas. El anuncio ruso de ayer se produce el mismo día que la comisión de investigación para Siria creada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU indicó que tanto las tropas del régimen sirio como los rebeldes cometen graves crímenes contra los civiles. La mayor parte de los ataques se produjeron con armas convencionales, pero tras el supuesto uso de armas químicas de mediados de agosto cada vez es más urgente poner fin a la guerra, afirmaron los expertos independientes durante la presentación de su último informe. El equipo, encabezado por el brasileño Paulo Pinheiro, no pudo presentar datos sobre el supuesto ataque tóxico de agosto, puesto que su investigación se refiere al período que va desde mediados de mayo a mediados de julio. Según esta comisión, en ambos bandos hay criminales de guerra que no temen ser castigados por sus actos. Los expertos instaron a que se les lleve a juicio, pues aseguran que cuentan con testimonios, indicios y pruebas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS