Edición Impresa

"Tenemos que perderle el miedo a la palabra orden", aseguró Sergio Massa

Hacia el 2015. El líder del Frente Renovador reclamó "decisión política" para enfrentar la inseguridad. "No es una sensación", indicó el precandidato a presidente de la Nación.

Miércoles 20 de Agosto de 2014

"Tenemos que perderle el miedo a la palabra orden; no hay progreso sin orden", señaló ayer el líder del Frente Renovador y precandidato a presidente, Sergio Massa, quien además dijo que el desafío del gobierno en los 478 días que quedan es combatir la inflación y bajar la presión en los impuestos.

Massa fue contundente al afirmar que se le puede ganar a la inseguridad, "lo que tiene que haber es decisión política de enfrentar el problema; no es una sensación, es un problema concreta con el que lidian todos los días los ciudadanos. Es una cuestión en la que hay que terminar con esa falsa dicotomía de si la inseguridad es de derecha o de izquierda", afirmó.

"Tenemos que perderle el miedo a la palabra orden, no hay progreso sin orden, y el orden se construye en base al Estado de derecho, por parte del Estado y también de los ciudadanos; hay que valorarlo como forma de convivencia y forma de vida de la sociedad", sostuvo el ex intendente de Tigre en declaraciones al programa Todos en La Ocho.

Respecto al debate sobre la modificación al Código Penal, el diputado consideró que "es una discusión que no ha terminado" porque el gobierno nacional "duda" sobre este tema al no enviar el anteproyecto al Congreso.

"Nuestro planteo es que era un mensaje muy malo para la sociedad bajar penas en 146 delitos en un momento en que la sociedad lo que nos reclamaba a los que tenemos responsabilidades institucionales es que seamos firmes en la lucha contra el delito".

En ese sentido indicó tres premisas. "La primera es que la lucha contra al delincuencia no debe ser una bandera de un sector político, debe ser una política de Estado y un compromiso de todos los sectores de la política. El Estado de derecho significa el respeto a la ley, y no solamente el respeto a los derechos de los delincuentes. Significa hacer cumplir la ley a quienes delinquen, pero también incluye a aquellos ciudadanos libres que pagan sus impuestos, que van a trabajar todos los días y están hartos de vivir con miedo por el delito, la droga..., porque el temor se apoderan de la calle producto del avance de los sectores que delinquen y del retroceso del Estado. En tercer lugar, hay una cuestión previa a discutir respecto de las sanciones, que es cómo prevenimos del delito".

Inversión. En ese sentido, Massa sostuvo que el delito se previene "con inversión, entendiendo que la inseguridad es un problema, no una sensación, y que por lo tanto debemos invertir recursos; para eso se necesita la logística de la prevención".

El legislador definió a "la logística de prevención" como "la instalación de mecanismos preventivos a lo largo y a lo ancho de los territorios de las ciudades que están sufriendo cuestiones de inseguridad" y consideró que para eso "la cámara es un instrumento más dentro de lo que tiene que ser un plan de prevención, que se construye con herramientas que sirvan para aumentar la capacidad de visualización del Estado en la calle y que sirvan para prevenir a los ciudadanos".

Massa detalló el ejemplo de Tigre, donde explicó que hay mil cien cámaras para 400 mil habitantes, con un móvil cada nueve mil habitantes durante las 24 horas, además de 32 móviles adicionales que patrullan, siendo un total de 112 móviles, en paralelo a la policía bonaerense. "Cuando la cámara ve un movimiento extraño emite una alarma, eso hace que el centro de monitoreo ordene a los móviles que están en la calle, dirigirse a la zona. Las cámaras sirven si se tiene a alguien sentado del otro lado mirando y trabajando en la acción de prevención junto a los móviles que están en la calle", detalló.

478 días. Massa además dijo que al gobierno nacional "le quedan sólo 478 días, el esfuerzo tiene que estar puesto en dos de los principales problemas de la economía, uno es la inflación y el otro es la presión impositiva; debería empezar ya con una reducción de impuestos, por ejemplo miles de rosarinos van a pagar 80 mil pesos por familia que dejan de gastarse en el mercado interno".

En ese sentido dijo que eso se puede financiar porque Argentina no pagó el cupo de PBI, que tenía asignado 28 mil millones de pesos en el presupuesto. "Si eso se quita de la presión de los impuestos a las economías regionales y en impuestos al trabajador vamos a mejorar la capacidad de compras de los trabajadores y la generación de empleo de las empresas", indicó el ex intendente de Tigre.

Respecto a su candidatura presidencial, afirmó que "falta mucho, hay que prepararse para el año electoral, hay que preparar equipos de gobierno, pero lo más importante es pensar en los problemas que la gente tiene hoy, que sufre el desempleo, la inflación, el miedo a perder el trabajo, la inseguridad, la falta de posibilidades de crecer".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario