Edición Impresa

Te aplaude y te recibe jubilosa: Central está de regreso en su lugar

La primera división le da la bienvenida a Central y toda su hinchada lo vivió como un gran desahogo. Goleó en Jujuy en una noche heroica de Toledo y retornó luego de tres temporadas a la categoría que por historia le pertenece.

Lunes 20 de Mayo de 2013

Ovación / En Jujuy.- La tercera fue la vencida nomás y lo más parecido a un calvario, llegó a su fin. Rosario Central hizo lo que debía en Jujuy: ganarle a Gimnasia y poner norte a primera división, la categoría a la que pertenece por la rica historia que supo forjar con la gloria de cuatro campeonatos y que nunca debió perder. Pero eso ya debe ser parte de un pasado con un duro aprendizaje. El momento es siempre presente. Y hoy dice que los colores auriazules volverán a pintarse en el firmamento del fútbol argentino, como lo pintaron sus emocionados hinchas copando el 23 de Agosto o a 1.200 kilómetros los que hicieron el aguante en casa y a la noche desataron el carnaval del desahogo disfrutando como locos el ascenso. Javier Toledo, por supuesto, fue aplaudido a rabiar.

Y es que el logro conseguido ayer en tierra de carnaval, sufrido como debía ser, aunque no pueda compararse a esas cuatro estrellas, sí significaron cerrar al fin una herida grande. Cómo no celebrar semejante alivio tras tanto sufrimiento. Cómo no renovar la esperanza de un futuro mejor, cómo no aunarse en un solo grito y fundirse en un solo abrazo, adentro y afuera de la cancha, mezcla de felicidad y descarga porque hay que entender de dónde se viene para valorar lo conseguido. Nada más justo el enorme reconocimiento además para este plantel que ayer dio la última prueba de carácter que le correspondía, asiéndose a la victoria, bregando por ella en un inicio de complemento fantástico de Toledo tras un flojito primer tiempo. Haciendo gala de la convicción que le inculcó Russo en los peores momentos para desembocar en una seguidilla de triunfos increíbles, el último de los cuales se consumó anoche como condición sine qua non para festejar el ascenso sin esperar nada de nadie. Y lo hizo en la primera oportunidad en que dependió de sí mismo.

Central fue en este duro peregrinar de casi tres años el aguante bien entendido de los hinchas que siempre estuvieron, hasta cuando regía la prohibición para ir fuera de casa. De todos los que ayer sabían que podía ser el día pero allá cuando avanzaba la primera rueda e intuían que otra temporada más en la divisional era más que posible, no aflojaron. Como dio el ejemplo Russo, que tuvo las espaldas más anchas que nunca para soportar esos embates y hacer de su equipo el mejor de la temporada que les devolvió a aquellos el lugar debido.

Y Méndez, uno de los que más sufrió por la promoción perdida en San Juan, ayer fue pura emoción. Jesús se quedó, como Ferrari, Valentini, Delgado, Carrizo, todos hombres de la casa, o Peppino, Medina y Toledo, todo un símbolo del antes y el después de Central. No se bajaron del barco que entonces era pura desazón, volvieron a intentarlo y tuvieron ayer su enorme recompensa.

A ellos se les adosaron Caranta y Lagos, regresó Encina, explotó Nery Domínguez, asomó Becker y con el resto crecieron bajo el paraguas protector de Russo.

Nunca una declaración altisonante, una polémica, nunca el carro delante del caballo, dentro y fuera del césped. Sin saltear pasos ni vender ilusiones, Central será otra vez uno de los 20 de elite del fútbol nacional. Ahora de a poco empezarán a alejarse las imágenes del naufragio, los vanos intentos por reflotar la nave. Será en cambio un buen momento para ir forjando el futuro, con el tiempo extra que le da este logro anticipado. Con Russo al mando, por supuesto, y la definición sobre el plantel que afrontará la primera temporada del retorno. Se sabe, lo difícil no es llegar sino mantenerse. Pero ya habrá tiempo para eso. Hoy el cielo para Central era volver. Sólo desde esta nueva realidad, desde este lugar que la historia le tenía reservado, podrá proyectarse. Paso a paso, sin marearse ni pifiar como tantas veces. Como fue esta campaña que desató tamaño alivio. De primera.

Lo que dejó este día

El cuarto ascenso del DT. Miguel Angel Russo logró su cuarto ascenso como director técnico. Dos los concretó con Lanús (1990 y 1992), uno con Estudiantes (1995) y ayer devolvió a Central a primera.

Ejemplo de comportamiento. Los hinchas canallas dieron un ejemplo de comportamiento en Jujuy. No invadieron la cancha para robar camisetas o pantalones y los jujeños aplaudieron el logro auriazul.

Escenario de ascenso. El estadio 23 de Agosto tuvo su segunda fiesta de ascenso rosarino. En 2005 Tiro Federal consiguió su pasaje a primera y ayer lo hizo Central, a cuatro fechas del final del torneo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS