Edición Impresa

Tarea coordinada para un problema inusual

Viernes 13 de Septiembre de 2013

El trasplante hepático a un bebé de 20 días es tan poco frecuente como el problema que afectó a Samuel. La hemocromatosis neonatal ideopática se da en uno de cada 3 mil nacidos vivos. Incluso fue durante décadas un verdadero enigma para los médicos. En los últimos años la ciencia acercó respuestas pero aún con más herramientas para enfrentarla la patología tiene un alto índice de mortalidad. "Aun si el paciente llega al trasplante las chances de que lo supere son bajas", relató el hepatólogo Alejandro Costaguta.

Por eso, la intervención que le dio una nueva oportunidad a Samuel Ojeda es un orgullo para el equipo de médicos, asistentes, enfermeros, anestesiólogos y administrativos del Sanatorio de Niños de Rosario.

"Quiero resaltar que nada de esto hubiese sido posible sin el apoyo enorme de muchísima gente que en distintas áreas puso profesionalismo y dedicación", señaló Costaguta.

Samuel pasó los días previos a la operación en neonatología (ahora transita el tramo final de la internación allí) y después de la cirugía estuvo internado en terapia intensiva en el sector donde se recuperan los trasplantados pediátricos. "Tuvimos que ensamblar el trabajo de los neonatólogos con los terapistas infantiles", explicó el hepatólogo.

Los representantes del equipo de cien personas que intervino durante todo el proceso son: Javier Escalante, gerente médico; Alejandro Costaguta, hepatólogo; Daniel Beltramino y Lisandro Bitetti, cirujanos; Jorge Morante, neonatólogo; María Alejandra Boretto, terapista; María Griselda Gutiérrez, coordinadora de recuperación; Hugo Tanno, médico asesor, y los anestesiólogos Sergio Plaza y Natalia Reyes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario