F-1

Tarde pero seguro: la F-1 empieza en Austria

La Fórmula Uno vuelve después de 7 meses de espera y de 4 desde que se desató la pandemia. Prueba de fuego de la F-1, primer campeonato mundial que se reinicia

Viernes 03 de Julio de 2020

Nunca antes el inicio de un campeonato de Fórmula Uno generó tanta expectativa. Es que pasó demasiado tiempos sin carreras como para no extrañarlas. Aunque en la historia, sobre todo en los comienzos, el lapso sin competencias fue mayor, la pandemia de coronavirus marcó un mojón inédito en los 70 años de la máxima categoría. Por eso hoy, cuando se desarrollen los primeros entrenamientos de 2020 de la F-1 en el Red Bull Racing, sin público, con estrictas medidas sanitarias de control, habrá como una especie de alivio, aunque el GP de Austria también será una prueba. Todo el mundo tendrá puesto sus ojos en esta competencia que será la primera de un campeonato mundial que se habilite y todo el mundo cruzará los dedos para que todo salga bien, aunque ya se avisó que no habrá suspensiones si aparece un caso.

La última carrera de Fórmula 1 fue el 1º de diciembre de 2019, el Gran Premio de Abu Dabhi. Desde entonces, el fallido intento de iniciar el año como siempre en Melbourne extendió la cuarentena automovilística hasta el domingo, cuando desde las 10.10 se largue el GP de Austria (por Espn), inédito comienzo de un campeonato de F-1. Tan insólito, que a la semana siguiente el circo mayor seguirá en el mismo lugar, para el llamado GP de Estiria, el nombre de uno de los nueve estados federados del país, al que pertenece la ciudad de Spielberg, donde se encuentra enclavado el Red Bull Racing.

Con la carrera del domingo habrán pasado 7 meses y 4 días sin actividad oficial. No es un récord. Con la carrera del domingo habrán pasado 7 meses y 4 días sin actividad oficial. No es un récord. De la última carrera del primer campeonato de 1950, el GP de Italia, a la primera de 1951, el GP de Suiza, hubo un paréntesis de 8 meses y 24 días, aunque es cierto que en el medio sí se disputaron grandes premios sin puntos como era tan característico en la etapa pre F-1. No hay dudas de que en la era moderna nunca fue así, ni pasó tanto tiempo. De hecho, salvo en algunos países, no hubo actividad mundial en ningún deporte y tenía que ser la Fórmula 1 la que se transformara en una verdadera prueba de fuego.

Como se recordará, el campeonato estuvo a una hora y media de comenzar oficialmente en Australia. Hasta poco antes del primer entrenamiento se deliberó sobre si debía correrse, después de que se detectara el primer caso de coronavirus, en uno de los mecánicos de McLaren. El equipo inglés decidió retirarse entonces, hubo mucha presión de los pilotos para cancelar todo y finalmente se optó por lo más racional, pese a que el público se había agolpado en los ingresos del callejero de Melbourne para ver a sus ídolos. Fue una decisión acertada, porque de haber continuado la actividad ese fin de semana seguramente se hubieran multiplicado los contagios.

Lo que siguió en la Fórmula 1 fue lo mismo que ocurrió en todo el mundo y más específicamente en los deportes, muchos de los cuales aún no volvieron a la nueva normalidad, como se denomina a este recomienzo. Es que nada será como era entonces. Ya no lo es para las casi dos mil personas involucradas en el Gran Premio, no lo será para los que lo verán por TV. Pero a esta altura, los fans tuercas de la F-1 dirán que peor es nada y que el show debe empezar. A decir verdad, lo único que importa, la carrera, sí será como era entonces.

El circuito del Red Bull Racing se eligió por su cercanía al aeropuerto, porque tiene alojamiento cercano para todas las delegaciones y porque realmente se puede crear esa especie de burbuja donde se están moviendo todos los que fueron llegando desde el miércoles.

Cada equipo tiene habilitado un máximo de 80 personas y cada uno diseñó sus propias sub burbujas. Aunque antes de que sobreviniera la pandemia, ya era así, la atención de los dos autos está estrictamente dividida, nadie se mete en el espacio del otro y lo mismo ocurre para el resto de la logística.

En las tribunas no habrá público, ni en esta ni en las 8 carreras ya programadas desde aquí hasta el 6 de septiembre Por supuesto, en las tribunas no habrá público, ni en esta ni en las 8 carreras ya programadas desde aquí hasta el 6 de septiembre, el Gran Premio de Italia. Tampoco habrá podio al final de los mismos, sino que los tres integrantes, primero, segundo y tercero, estacionarán los coches en la recta para recibir los trofeos con todas las medidas sanitarias previstas.

Lo dicho, como pasa en un fútbol con tribunas vacías, lo importante será lo que ocurra en la pista y allí sí las cosas serán idénticas, porque hasta se permitirán los cambios de neumáticos, con todos los mecánicos habituales involucrados. Es decir, tres por goma, el que levanta el auto adelante, el que está atrás, y los que atienden directamente al piloto: 16 personas.

Pero tanto hablar de los cambios que trajo aparejado el coronavirus, hay que apuntar aquello que verdaderamente le importa a al amante de la F-1.

Embed

En ese sentido, esta vez no verá las Flechas de Plata en pista, sino las Flechas Negras, ya que por iniciativa de séxtuple campeón Lewis Hamilton, que hace rato tomó la bandera de la lucha contra el racismo, los autos fueron pintados de ese color.

También los McLaren, que mantienen el naranja y el azul, usaron los colores del arco iris en los pontones y el halo para apoyar la diversidad, mientras que habrá un auto totalmente nuevo en la grilla. En realidad, no tanto. A Toro Rosso lo siguen controlando los mismos, pero ahora le pusieron la marca de ropa Alpha Tauri como nombre, con los colores blanco y azul.

Williams, el otrora team glorioso inglés, sigue evitando la quiebra aunque ya anunció venta de acciones y de hecho debió cambiar los colores que presentó a principio de año porque se le cayó un patrocinador principal. En él debutará el canadiense Nicholas Latifi, la única cara nueva en la F-1 2020.

Embed

En Renault retorna Esteban Ocon, quien desplazó a Nico Hulkenberg e increíblemente el resto de las formaciones no sufrieron variaciones respecto a las que terminaron el 2019. Mercedes, Ferrari, Red Bull, McLaren, Racing Point, Haas, Alfa Romeo y Alpha Tauri mantienen los mismos nombres.

Pero la pandemia trajo las novedades que suelen ocurrir en medio de la temporada. Así Ferrari anunció a Carlos Sainz y Sebastian Vettel se quedó sin equipo, Daniel Ricciardo ocupará el lugar del español en McLaren y está libre la butaca de Renault. Para ese 2021, claro, falta una eternidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario