Edición Impresa

Superclásico con superpolémicas

La historia contará que el superclásico de ayer terminó empatado en uno, y que River tuvo una inmejorable chance de ganarlo en la última jugada en una jornada donde la incesante lluvia condicionó el juego en el estadio Monumental.

Lunes 06 de Octubre de 2014

La historia contará que el superclásico de ayer terminó empatado en uno, y que River tuvo una inmejorable chance de ganarlo en la última jugada en una jornada donde la incesante lluvia condicionó el juego en el estadio Monumental. Pero será recordado fundamentalmente por una gran polémica. Por una decisión que perjudicó notablemente a Boca. Porque el árbitro Mauro Vigliano sancionó un penal inexistente a favor del local a los 43', aunque luego el delantero Rodrigo Mora falló desde los 12 pasos, y dejó al visitante con un hombre menos por la expulsión del volante Fernando Gago. Y ese no fue el único error que cometió el encargado de impartir justicia (ver aparte).

Ese fue el punto de inflexión del partido. Porque el xeneize se imponía por 1-0 con el gol del zaguero Lisandro Magallán, a los 22', y River no le encontraba la vuelta al partido. Principalmente porque las malas condiciones climáticas no le permitían interpretar su habitual repertorio.

La sanción de Vigliano no tuvo incidencia inmediata en el marcador, sólo porque el remate de Mora pasó por arriba del travesaño. Pero sí condicionó el resto del trámite del encuentro.

De arranque River quiso imponer su estilo vertical con la salida por los laterales de Vangioni y Sánchez, la pegada de Pisculichi, más la movilidad de Mora y de Teo Gutiérrez.

Sin embargo, el agua frenó el ímpetu de River y lo hizo abusar del pelotazo por lo que su circuito de juego en el medio estuvo marcado por la imprecisión, a causa de la falta de asociación de sus mejores jugadores.

La fórmula boquense dio resultado cuando un envío desde la derecha de Carrizo fue conectado por Magallán, que en el corazón del área le ganó el duelo al arquero Barovero. Pero la posterior inferioridad numérica condicionó al xeneize.

En el segundo tiempo, las intenciones de ambos equipos quedaron evidenciadas con los cambios. Mientras el Vasco Arruabarrena hizo ingresar al lateral Insúa por Carrizo, el Muñeco Gallardo metió en la cancha al delantero Boyé por Vangioni.

Después de un comienzo a pura presión del local, en los cuales contó con dos chances por intermedio de Boyé y Mora, Boca se volvió a fortalecer en su esquema defensivo y alejó el peligro del arco de Orion.

Solamente rompió la monotonía del partido un cabezazo esquinado de Mora, tras un buen centro de Sánchez, que sacó el arquero boquense al córner.

Boca se conformó con aguantar el partido cerca de su arco y apostar a alguna réplica aislada. Ante esta situación, Gallardo hizo ingresar al defensor Pezzella (por Pisculichi) para que se pare de delantero por su buen juego aéreo.

La apuesta le salió bien al entrenador cuando Funes Mori mandó un centro largo que Pezzella conectó de cabeza, Orion dio rebote y le dejó servido el empate al defensor recién ingresado.

River intentó buscar la victoria para mantener su ventaja en el torneo, pero se fue correctamente expulsado Funes Mori a los 83' tras una fuerte infracción a Meli y el partido se hizo equilibrado.

El encuentro parecía liquidado. Pero en la última jugada Boyé tuvo una clara chance de gol, pero su cabazazo se fue desviado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario