Edición Impresa

Superclásico con dudas importantes

Si en la previa de la nueva edición del superclásico entre Boca y River que se jugará hoy se atomizaran los problemas de ambos, y se analizaran sus contenidos, se llegaría a la conclusión de que las bacterias más peligrosas están del lado de Núñez. Es que el tránsito lento xeneize por el Clausura no impide que su sistema digestivo...

Domingo 19 de Abril de 2009

Si en la previa de la nueva edición del superclásico entre Boca y River que se jugará hoy se atomizaran los problemas de ambos, y se analizaran sus contenidos, se llegaría a la conclusión de que las bacterias más peligrosas están del lado de Núñez. Es que el tránsito lento xeneize por el Clausura no impide que su sistema digestivo siga su curso normal por las poderosas fuerzas que le otorga su andar por la Libertadores. En cambio, en el millonario el alimento siempre queda atascado en la garganta por el andar irregular tanto en el ámbito doméstico como en el internacional, y un resultado adverso podría darle lugar a un escenario complicado.

Más allá de esto, la característica más importante de este choque está dada por la cantidad de inconvenientes que deberán sortear los entrenadores para conformar sus equipos. Que Riquelme tiene un problema en el pie derecho, está inactivo hace diez días y está más afuera que adentro. Que Falcao tiene una contractura en el aductor izquierdo y tampoco jugaría. Al fin y al cabo, las principales figuras de ambos conjuntos están con un gran signo de interrogación.

Sin dudas, los jugadores que los reemplacen (Gaitán o Gracián en Boca y Fabbiani en River) si ellos no juegan intentarán potenciar su rendimiento para cumplir las expectativas depositadas en ellos.

Es por eso que Vega, en su primer superclásico, deberá responder. Lo mismo para Gaitán y Fabbiani, quienes podrían tener su estreno en los derby, aunque el Ogro deberá pagar la cuota con un precio superior debido a sus advertencias de buen rendimiento en La Boca.

Luego se podrá hablar de la motivación que generará La Bombonera, de las posibilidades de uno u otro equipo de acercarse a los líderes (River 15 puntos y Boca, 11) y las consecuencias que una victoria o una derrota puede traer consigo.

Lo cierto será que desde las 15, cuando la pelota empiece a rodar, comenzará a vivirse un espectáculo de lujo. Mientras tanto, bacterias, gérmenes o demás partículas, contaminantes o no, deberán cong

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS