Gabinete

Sukerman: "La Legislatura le falta el respeto a la voluntad popular"

El ex concejal de Rosario fue confirmado ayer por Perotti como nuevo ministro de Gobierno. Dijo que buscará reencauzar la relación entre los Poderes y acusó a la oposición de bloquear la gestión

Sábado 16 de Enero de 2021

Tras la confirmación por parte del gobernador Omar Perotti de que Roberto Sukerman ocupará el estratégico ministerio de Gobierno, el ex concejal y ex candidato a intendente de Rosario señaló el principal objetivo político de su cartera: reencauzar la relación entre la Casa Gris y el Poder Legislativo, después de un año turbulento.

De todos modos, en diálogo con La Capital Sukerman advirtió: “Si la Legislatura legisla de espaldas a la sociedad lo vamos a hacer saber”.   

Ayer al mediodía, después de una reunión con el intendente Pablo Javkin en Rosario, el mandatario provincial terminó de despejar las incógnitas sobre la conformación de su gabinete. Con la mudanza de Sukerman de Trabajo a Gobierno, el secretario de Trabajo Juan Manuel Pusineri se convertirá en el titular de la cartera laboral. No es el único cambio: el rafaelino Marcos Corach, miembro del círculo más estrecho de Perotti, asumirá como Ministro de Gestión Pública en reemplazo de Rubén Michlig, quien continuará como asesor del gobierno.

Todos asumirán el lunes a la tarde en la ciudad de Santa Fe.

El ministerio en que desembarcará Sukerman está vacante desde el 12 de noviembre, cuando renunció Esteban Borgonovo. Más allá de que Gobierno incluye también áreas tan diferentes como Justicia, Derechos Humanos y Diversidad, la tarea central del ministro es tender puentes con los distintos actores políticos, sobre todo opositores.

Un escenario clave es la Legislatura, donde el peronismo está en minoría en ambas Cámaras. “Queremos reforzar el vínculo con la Legislatura, que ha sido muy selectiva: avanza con los proyectos que quiere la oposición y no con los del oficialismo, que quiere llevar adelante su programa de gobierno —planteó Sukerman—. Es una falta de respeto a la voluntad popular”.

  

—Perotti dijo hace unos días que le gustan los ministros con “perfil alto”. ¿Apuntará a la conciliación o tendrá una actitud más confrontativa? —le preguntó a Sukerman este diario.

Que sea una persona de diálogo no significa que no vaya a decir las cosas que tenga que decir. Cuando la Legislatura bloquea la gestión, como sucede con la cuestión de la conectividad, obstaculiza un beneficio para la sociedad.

  

Además del perfil alto, Sukerman cuenta con dos atributos que cotizan en un gobierno habitualmente cuestionado por mirar más al centro-norte que al sur de la provincia y lo reducido y hermético del círculo decisor: es rosarino y pertenece a La Corriente, el espacio referenciado en Agustín Rossi y que se convirtió en uno de los principales apoyos políticos del gobierno. Más, después de la ruptura con el sector liderado por el senador Armando Traferri.

Otro espacio con el que hay negociaciones es el Movimiento Evita. Uno de sus principales referentes, el concejal rosarino Eduardo Toniolli, también secretario general del PJ santafesino, suena para secundar a Sukerman en Gobierno pero todavía no hay novedades.

Desde la oposición se mostraron críticos con los movimientos que dispuso el gobernador. “El gabinete es más de lo mismo, un enroque de nombres para que nada cambie”, dijo a este medio el presidente del bloque del Partido Socialista en Diputados, Joaquín Blanco.

Y agregó: “Es la asunción de parte del gobernador de los graves problemas políticos y de gestión que tuvo en su primer año. Los cambios llegan de manera tardía, expresan un intento de equilibrar las distintas realidades de un peronismo en crisis; seguimos sin saber las prioridades de cada ministerio. Además, nos llama la atención que han sido todos varones, teniendo la ley era una obligación del gobierno empezar a ir hacia un gabinete paritario”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS